«Ha sido un camino largo y duro, pero el resultado es más que satisfactorio»

F

torres. Uno de los aspectos más relevantes que ha tenido el proceso de apertura del Hospital Comarcal del Guadalhorce es el movimiento ciudadano que ha velado porque las administraciones cumplan su palabra. La Plataforma Pro-Hospital del Guadalhorce ha velado por la veracidad de la información durante los momentos más confusos del trance, especialmente en aquellos en el que la política ha hecho uso (en las dos direcciones) de la situación: la asociación siempre ha estado ahí.

Ayer, el portavoz de la plataforma, Miguel Esteban, reconoció en declaraciones a SUR que el anuncio de la Junta merece ser valorado positivamente. «Al menos han cumplido con su última palabra», dijo, en relación al plazo de dos semanas una vez terminó la construcción de la línea eléctrica. «Ha sido un camino largo y duro, pero el resultado es más que satisfactorio; ahora tenemos un hospital por el que hace quince años nadie daba un duro».

Aun así, Esteban ha recordado la importancia de que el centro no se conforme con la mitad de los servicios y pide un «plazo razonable» para que se pongan en funcionamiento todas las camas y los otros dos quirófanos.

Coincide con él Paco Rueda, uno de los activistas que más ha luchado por los servicios públicos de la comarca. «No se deben olvidar del resto de las consultas externas que todavía no están operativas».

Ambos recuerdan que los quirófanos del hospital están destinados a acoger más de 40.000 intervenciones anuales que actualmente se desarrollan en el Clínico, por lo que la apertura no es solo positiva para la comarca sino para toda la red sanitaria, que comenzará a descongestionarse aunque la apertura se haga de forma gradual. El futuro de la plataforma no está escrito, aunque su éxito sí: «Esto ha sido gracias al trabajo de decenas de asociaciones», recalca Esteban.

 

Fotos

Vídeos