La biblioteca de Alhaurín abrirá en marzo tras dos contratos fallidos

Exterior de la biblioteca durante las obras. :: f. t./
Exterior de la biblioteca durante las obras. :: f. t.

Mantendrá el nombre de Garrido Moraga y permitirá la apertura del Museo de la Educación en el actual archivo

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Alhaurín de la Torre ha conseguido anunciar la fecha de apertura de la biblioteca municipal que comenzó a construirse el mes de octubre del año 2015. El equipamiento municipal entrará en funcionamiento a mediados de marzo de este 2019, una fecha mucho más tardía de la planteada inicialmente y que responde a un proceso de desarrollo del proyecto accidentado por partida doble: la primera empresa que ganó el concurso se declaró en bancarrota al año de comenzar los trabajos. La constructora que tomó el relevo también dejó desierto el concurso con el centro al 80% de ejecución.

Según apuntan fuentes municipales, los trabajos para la finalización del centro se reiniciaron en julio del pasado 2018, después de que el Ayuntamiento adjudicara por tercera vez el contrato de obras, en este caso a la empresa Abolafio Construcciones, por un importe de 244.026,76 euros (impuestos incluidos). El plazo de ejecución ha sido de 6 meses y las últimas tareas se han centrado principalmente en rematar en el interior del inmueble, donde quedaban pendientes actuaciones de cristalería y aluminio, y en los acabados exteriores. Una vez terminada, contará con 1.553,13 metros cuadrados construidos distribuidos en planta baja, primera y segunda. El diseño se compone de dos volúmenes, uno para la biblioteca en sí y otro de usos asociados, los cuales quedarán unidos por un patio central cubierto.

Habrá un periodo de tiempo, entre el 25 de enero y la apertura, en el que se trabajará en intercambiar los casi 40.000 volúmenes que nutren la biblioteca actual y que se transportarán a la nueva mientras que se amuebla el edificio.

La nueva biblioteca, que conservará el nombre de la actual, Antonio Garrido Moraga, en honor al político y académico fallecido que ejerció en la localidad, tendrá una capacidad para unos 40.000 volúmenes y sala de lectura para unas 200 personas, así como zona infantil, sala de informática, área de administración, archivo, club de lectura, sala polivalente y terraza-mirador. El diseño está orientado hacia una arquitectura moderna y funcional y que multiplicará considerablemente la capacidad de la actual biblioteca de la plaza Santa Ana, la cual albergará el Museo de Educación de Andalucía una vez se concrete el traslado de los servicios.

Este último punto es especialmente relevante para el equipo de Gobierno, tal y como apunta la concejala de Cultura Marina Bravo. «Por fin inauguramos los dos equipamientos culturales más importantes de esta legislatura, con permiso del teatro municipal, que ha estado bloqueado hasta ahora por la Junta de Andalucía y después por Ciudadanos de la Diputación», apunta a SUR, en relación a la última polémica que ha sacudido al municipio tras la petición de la formación naranja de retirar los tres millones de euros para el teatro como condición (entre otras modificaciones) para aprobar los presupuestos provinciales de 2019.