Antitaurinos y vecinos se oponen a la celebración de un tentadero en Coín

Vista de la plaza portátil en la que se celebrará el tentadero. /SUR
Vista de la plaza portátil en la que se celebrará el tentadero. / SUR

Recogen más de mil firmas en contra de un festejo que cuenta con todos los permisos y en el que no muere ningún animal, según la organización

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Un grupo de antitaurinos y vecinos de Coín lleva varios días movilizándose para tratar de impedir la celebración de un festejo taurino en la localidad, que tendrá lugar este miércoles. Han recogido más de  en la plataforma digital Change.org, que presentaron el lunes en el Ayuntamiento para hacer notar su desacuerdo con la organización. Según el portavoz del grupo de vecinos que está coordinando las acciones en contra del evento, José Torres, no es la primera celebración con toros de lidia en el municipio y, por tanto, el lema que recoge sus movilización es 'No más corridas en Coín'.

El evento en cuestión es un tentadero, tal y como explican desde la organización, la Asociación Taurina de Coín, fundada hace tres años. Un tentadero es, por definición, un encuentro para tentar a los becerros, es decir, para conocer su comportamiento y su predisposición genética. Es decir, tal y como especifica el presidente de la asociación, Juan Becerra –ganadero de profesión–, es un evento «en el que no hay sangre ni muere ningún animal». Pero Becerra va más allá: «No tenemos que escondernos de nada, contamos con todos los permisos para celebrar este evento».

Los vecinos que se oponen a su desarrollo han emitido esta semana un comunicado en el que, además de criticar que se celebre el festejo, denuncian cierta mala fe en las formas en las que se ha anunciado el evento. Aseguran que la presentación pública ha tenido lugar tan solo a seis días de la fecha, por lo que los antitaurinos no tienen margen para organizar una manifestación pública autorizada por la Subdelegación del Gobierno (que requiere de un mínimo de diez días). Además, aseguran que el término 'tentadero' es una forma de camuflar una corrida «de las de toda la vida»: «Son (ambas cuestiones) una prueba más de las artimañas legales y lingüísticas a las que tienen que acudir para asegurarse el éxito de eventos de este tipo», expone Torres en el comunicado, que también critica la declinación del alcalde de Coín, Francisco Santos, a mantener un encuentro con los detractores del evento.

Fuentes municipales han desmentido ambos puntos del comunicado. La presentación pública del evento se ha hecho «una semana antes como todos los que se anuncian en la localidad», descartando así cualquier tipo de doble intención a la hora de impedir ningún tipo de movilización. De hecho, desde la asociación taurina aseguran que la fecha del festejo se conoce desde hace más de tres meses. En cuanto a la reunión con el regidor, las mismas fuentes del Consistorio aseguran que no hay «ningún registro de solicitud oficial».

El presidente de la Asociación Taurina de Coín explica a este diario que, en lo personal, respeta todas las opiniones, pero cree que no hay nada que criticar ya que el tentadero se ha organizado con «más precaución legal de la exigida». Habrá presencia sanitaria, la Guardia Civil velará por el buen desarrollo del evento y la coordinación y ejecución del mismo estará dirigida por «dos toreros consagrados». El año pasado el colectivo celebró otro evento similar y hubo protestas de diferente calado a la puerta del recinto portátil, que se ubica, al igual que este miércoles, en la salida de la localidad, cerca del Centro Comercial La Trocha.

Temas

Coín, Toros