Un alhaurino galardonado en Luisiana

Manuel de Molina, archivero del Centro de Estudios Sesmero. /SUR
Manuel de Molina, archivero del Centro de Estudios Sesmero. / SUR

El historiador José Manuel de Molina es el primer español en recibir el Living Legend por su aportación a la cultura Cajún

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Hasta que no se publicaron sus estudios, nadie conocía las importantes raíces españolas presentes en la cultura Cajún, en el pasado de Luisiana y el corazón de Estados Unidos. El paso del tiempo y la erosión de los años hicieron que la mayoría de población francesa absorbiese las principales e importantes influencias ibéricas, pero en el Archivo General de Indias de Sevilla había pruebas de que muchos de los elementos populares de Luisiana tienen origen castellano. Incluso malagueño. Solo había que buscar en el lugar adecuado, algo que hizo el alhaurino José Manuel de Molina, quien encontró el registro de un grupo de colonos que partieron de distintos puntos de la provincia hacia el territorio americano en 1776.

Su primera publicación al respecto se hizo en 2005 y ayer sábado, tras casi quince años de influencia y reconversión cultural, el Acadian Museum de Erath (ciudad de Luisiana) incluyó al alhaurino en la Orden de las Leyendas Vivientes ('Living Legends'), un reconocimiento que esta entidad entrega desde 1997 a aquellos que ayudan a definir las características de la cultura Cajún. De Molina se ha convertido en el primer español en entrar en esta selecta orden. Fue nominado por Ebrar Reaux, presidente de la Asociación Española de Nueva Iberia.

Esta pequeña ciudad fue fundada por los colonos malagueños que partieron al territorio de Luisiana con la promesa de tierras y subsidio agrario. El Estado Español necesitaba colonizar los nuevos territorios gobernados por Bernardo de Gálvez. Familias de Macharaviaya, Alhaurín de la Torre, Málaga, Mijas y Cártama se montaron en un barco en busca de un nuevo futuro. Desde que Nueva Iberia conoció la historia de los malagueños que fundaron su hogar, celebran un festival español en el que reviven algunas de las tradiciones de la península. Nueva Iberia está hermanada con Alhaurín de la Torre desde 2009.

De Molina ha demostrado que muchos apellidos americanos son derivaciones españolas

De Molina explica a SUR antes de recibir el galardón que la distinción es «un reconocimiento excepcional al trabajo». Pero, además de entrar en la orden, el historiador se siente afortunado de haber podido aportar información a los estudiosos de la cultura Cajún, que hasta sus publicaciones atribuían la mayor parte de sus características a los franceses. De hecho, De Molina ha demostrado que muchos de los apellidos de la zona son derivaciones americanas de términos españoles, pasando por una pequeña variación francesa. Así, el apellido Gary proviene de Garrido;Viator de Villatoro, o el propio apellido de Ebrar Reaux, que es una derivación del apellido almeriense Riao.

Las evidencias de esta ascendencia española llega incluso a la música. Los cantos del Cajún son curiosamente muy similares a los verdiales de los montes de Málaga, con la adhesión del acordeón francés.