Alhaurín de la Torre inaugura su biblioteca con un sentido homenaje a Garrido Moraga

Juanma Moreno, Francis Salado, Joaquín Villanova y Sonia, viuda de Garrido Moraga. /Fernando Torres
Juanma Moreno, Francis Salado, Joaquín Villanova y Sonia, viuda de Garrido Moraga. / Fernando Torres

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, acude a la localidad para poner en funcionamiento una «infraestructura ejemplar»

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La expectación era máxima. La nueva Biblioteca de Alhaurín de la Torre es una de las infraestructuras más esperadas de la localidad, más aún tras los múltiples retrasos en su apertura definitiva por distintos problemas con las empresas encargadas de su construcción. Por eso las distintas administraciones hicieron este viernes un esfuerzo por acudir a la puesta de largo del edificio. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francis Salado; el consejero de Presidencia, Elías Bendododo y la delegada del Gobierno Andaluz, Patricia Navarro acompañaron al alcalde, Joaquín Vilallanova, para vestir de largo a la biblioteca, que lleva funcionando sin inauguración oficial desde el pasado mes de mayo.

Pero la importante presencia política (además de representantes de otras instituciones, como el Centro Penitenciario Málaga I), quedó a un lado tras la foto oficial y la visita de rigor a las instalaciones. El verdadero protagonista de la jornada fue Antonio Garrido Moraga, que daba nombre a la anterior biblioteca y también a la nueva. El académico, referente de la cultura y la gestión política, que falleció en enero de 2018, comenzó su labor docente en uno de los colegios de Alhaurín de la Torre, y en su corazón «siempre hubo un hueco» para la localidad, según expresó Moreno durante su intervención.

Además de la presencia institucional, entre los encargados de inaugurar la biblioteca estaba Sonia, la mujer de Garrido Moraga, que no habló en público, aunque recibió un ramo de flores por parte del alcalde y fue mencionada con palabras de cariño por el presidente de la Junta.

Moreno recordó al académico como un «buen amigo y compañero». «Hoy estamos orgullosos e ilusionados de recordar su figura, una persona muy destacada del mundo de las humanidades que nos dejó un gran legado». El presidente recordó una idea que Garrido Moraga le comentaba a menudo y que ayer se materializaba: «Tenemos que convertir la cultura popular en cultura cum laude». «Él quería que la cultura llegase a todos los rincones posibles de Andalucía y que las tradiciones se protegieran como signo de singularidad».

Además, recordó que su figura era nacional, pero su corazón estaba ligado a «Andalucía, Málaga y Alhaurín de la Torre», haciendo de nuevo referencia a sus primeros pasos docentes en el municipio. «Por eso queremos que esta inauguración se haga con la mente puesta en nuestro compañero, no pasa un día sin que nos acordemos de él, de su vida, de sus chistes, nos llenó a todos».

El presidente aprovechó la ocasión para anunciar que su equipo de Gobierno tiene en mente aumentar la dotación presupuestaria a las bibliotecas municipales de cara al próximo año, para favorecer a las más de «450.000 personas» que utilizan a diario las distintas infraestructuras de la región. «Es algo fundamental».

Con respecto a las materias pendientes de la Junta con Alhaurín de la Torre, Moreno aseguró que hay «voluntad» para saldar las conocidas en la localidad como «deudas» de la administración andaluza. Con respecto a la Ciudad Aeroportuaria, paralizada desde hace años por los planes autonómicos de inundabilidad, afirmó que es «un proyecto positivo» pero que necesita solventar «varios obstáculos legales». En cuanto a la construcción de un teatro en el pueblo, un proyecto que se estancó cuando llegó a manos de la Junta tras un acuerdo entre la Diputación y el Consistorio, Moreno expresó su decisión para buscar «un nuevo acuerdo» que permita crear esa infraestructura.

La realidad nacional se coló en la presentación, a preguntas de los periodistas. Sobre la falta de acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para conformar un acuerdo que permita la creación de un Gobierno estable, Moreno aseguró que las negociaciones entre ambos partidos están siendo «perniciosas y diabólicas». «Es un juego en el que los únicos que estamos perdiendo somos los españoles, que tenemos un Gobierno inerte, y eso se paga».