Absuelven al alcalde de Jubrique de tomar parte en una trama de inmigración irregular

Además de David Sánchez, han sido absueltas otras 12 personas. /SUR
Además de David Sánchez, han sido absueltas otras 12 personas. / SUR

Una sentencia resuelve que la certificación que emitió, encaminada a que un extranjero lograse la residencia, no constituye falsificación

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

La Audiencia Provincial de Málaga, Sección Segunda, ha absuelto al alcalde de Jubrique, David Sánchez, y a otros 12 investigados, por su presunta participación en una trama de inmigración irregular, por la que se les acusaba de un supuesto delito de emisión de certificaciones falsas. Con ellas se pretendía que distintas personas extranjeras obtuvieran la residencia en España, acreditando su presencia en poblaciones, por arraigo, mediante la actividad de venta ambulante ejercida en las mismas durante fiestas.

Además de Sánchez, también se vieron implicados en esta causa un exprimer edil de Riogordo, dos agentes de la Policía Local de Benamocarra, un funcionario del Ayuntamiento de Sedella y una agente de promoción de empleo del Consistorio de Jubrique, entre otros. Todos han sido absueltos, según la sentencia de la Audiencia Provincial que está fechada en el 27 de marzo de 2019, ya que los documentos que fueron expedidos no constituyen falsificación, dicta la misma.

En el caso del primer edil de Jubrique, para el que el Ministerio Fiscal había solicitado un año de suspensión, el citado documento insiste en que no se ha acreditado que la certificación que emitió sea falsa. «El certificado se expidió por el acusado creyendo que era veraz», recoge la sentencia, al tiempo que califica, no obstante, de «imprudente y negligente», pero no «dolosa», la actuación del regidor, ya que éste certificó que una persona extranjera, que se acreditó que entró en Europa en 2010, se dedicaba a la venta ambulante en Jubrique desde 2009. También la Audiencia Provincial subraya la falta de control o registros en el Ayuntamiento sobre esta actividad.

El solicitante de estos documentos, en las distintas poblaciones, era Mahmoud Khan, residente legal en España conocido en las mismas por dedicarse a la venta ambulante. «Ideó la posibilidad de obtener certificaciones de entes municipales para acreditar la presencia del tiempo necesario en estas poblaciones de distintas personas, para poder obtener por arraigo la residencia en España», explica la sentencia.

«Actuaron en confianza»

Khan pidió que el alcalde de Jubrique le emitiera un documento para Waqas Ahmed, en el que constara que éste se dedicaba a la venta ambulante, en las fiestas de la localidad, desde 2008, a sabiendas, dice la sentencia, de que éste no había estado en España en ese año. Una funcionaria redactó el documento y ambos, ella y el alcalde, dice la Audiencia, actuaron en confianza de que Khan era una persona conocida en el pueblo y «confiaron en las manifestaciones verbales que éste les facilitó». «No se ha acreditado que Khan recibiera dinero por la obtención de documentos de Waqas», dicta la sentencia.

Esta operación saltó a la luz en 2013, cuando se conoció que la Policía Nacional había desmantelado una red que supuestamente proporcionaba documentación falsa a inmigrantes sin papeles para que pudiesen regularizar su situación. La policía, según publicó este periódico, detectó que en la provincia, numerosas personas de nacionalidad marroquí y paquistaní estaban presentando en la Oficina de Extranjeros solicitudes de permisos de residencia y trabajo con certificados expedidos en dichas poblaciones. Se comprobó que estos documentos, que acreditaban la venta ambulante, recogían fechas en las que estas personas aún no estaban en el país.