Confiesa ser el autor de la muerte a martillazos de su madre en Archidona

Puerta del domicilio donde sucedieron los hechos, en Archidona./
Puerta del domicilio donde sucedieron los hechos, en Archidona.

El hombre, que presenta una discapacidad próxima al 60%, llamó al 112 para alertar de que la víctima se había dado un golpe en la cabeza tras una caída

JUAN CANOMálaga

Llamó al 112 diciendo que su madre se había caído y que se había dado un golpe en la cabeza, pero se vio cercado por las pruebas y acabó confesando el crimen. Un hombre ha sido detenido por acabar con la vida de su progenitora, una mujer de 70 años a la que habría matado a martillazos en Archidona.

María vivía en el número 22 de la calle Salazar junto a su hijo, un hombre de unos 40 años con una discapacidad psíquica próxima al 60% motivada por una supuesta esquizofrenia que, no obstante, nunca había sido confirmada por un especialista y de la que, evidentemente, tampoco se trataba.

La tarde del sábado, sobre las 16.00 horas, el ahora detenido telefoneó a los servicios de emergencias para alertar de un accidente doméstico. Los guardias civiles que acudieron al domicilio encontraron a María tumbada boca arriba en un patio de la vivienda, totalmente ensangrentada.

Heridas de defensa

El hijo mantuvo que su madre se había caído, pero los investigadores encontraron desde el principio claros indicios de que la mujer había sido víctima de un crimen. La autopsia confirmó sus sospechas: María había recibido numerosos golpes en la cabeza y en el cuello con un objeto contundente. Al parecer, también presentaría heridas defensivas.

Al inspeccionar la vivienda, los agentes hallaron la que presumen es el arma homicida, un herramienta empleada en albañilería y en jardinería que tiene un lado con forma de martillo y, el otro, terminado en pico. Aún tenía restos de sangre. Los investigadores, que sospechan que el acusado trató de esconder el martillo, también han encontrado la ropa que, supuestamente, llevaba puesta el presunto autor y que, al parecer, habría intentado lavar tras el crimen. De hecho, según apuntan las pesquisas policiales, que se apoyan en la data de la muerte, el hijo se dio una ducha antes de llamar a los servicios de emergencias.

El hombre fue detenido el sábado y, desde entonces, ha permanecido en los calabozos de la Guardia Civil, que ayer por la mañana remitió el atestado inicial del caso al juzgado en funciones de guardia. El arrestado fue puesto también a disposición de la jueza. Según fuentes próximas a la investigación, al ser interrogado, acabó confesando la autoría del crimen.