Un homenaje a los maestros vocacionales de la Guerra Civil

Un homenaje a los maestros vocacionales de la Guerra Civil

El historiador afincando en Alhaurín de la Torre, Carlos San Millán, da a conocer una nueva iniciativa de recuperación de la memoria de los maestros desaparecidos en la Guerra Civil. Cuenta con el apoyo de la Universidad, la Junta de Andalucía, la Diputación y el Ayuntamiento alhaurino

IVÁN GELIBTER

Cuando dar clase y ser un profesor era una profesión de riesgo. Eso, y además honrar la memoria de esos maestros vocacionales es prácticamente la intención del historiador afincado en Alhaurín de la Torre, Carlos San Millán, que presentó este sábado por la tarde su nuevo proyecto de investigación: 'Pizarras huérfanas en la provincia de Málaga. Maestros desaparecidos en la Guerra Civil'. En el acto, celebrado en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga, estuvieron presentes el alcalde, Joaquín Villanova; la diputada provincial Marina Bravo; el jefe de Servicio de Ordenación Educativa de la Delegación Territorial de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, David Márquez; el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, José Francisco Murillo, y la catedrática de Teoría e Historia de la Educación, Carmen Sanchidrián. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de las instituciones públicas y académicas de Málaga, al tratarse de un proyecto de recuperación de la memoria de los docentes que desaparecieron durante la Guerra Civil, de uno y otro bando, y en diversos municipios de la provincia.

San Millán puso de relieve la necesidad de profundizar en un aspecto histórico poco investigado en Málaga, para recuperar el vacío de conocimiento existente. El público asistente estuvo compuesto en su mayoría por profesores de Primaria, Secundaria y universitarios, así como el alumnado del investigador, procedente del colegio El Atabal, donde da clases. La conferencia resultó muy amena en todo momento y sorprendente en muchos de los hallazgos comentados, si bien el profesor incidió en la escasez de datos, por lo que requirió toda la ayuda posible encontrar material sobre los 29 profesores que abarca su investigación, como fotografías, información oficial, documentos o currículos. Una vez tenga terminado el trabajo, tal como comentó en su presentación, procederá a publicarlo a través de la editorial antequerana ExLibric.

San Millán, sin embargo, se mostró optimista y confiado en su riguroso método de trabajo, el mismo que le permitió afrontar el reto de conseguir una monografía completa sobre la Educación en Alhaurín de la Torre, tras localizar los nombres de los más de 1.500 alumnos y alumnas que pasaron por las aulas desde 1920, a los que ha conseguido poner nombre. Tampoco olvidó mencionar la intensa labor que dedicó a la única de las biografías que parece que está completa, que es la del profesor alhaurino Emilio Castro Robledo, asesinado en 1937, y que es una de sus obras más reconocidas. El investigador citó las numerosas fuentes que ha empleado para documentarse, como hemerotecas de periódicos y páginas dedicadas a este tema, así como archivos de Policía y Guardia Civil, familiares o profesores.