El Ayuntamiento de Ronda indemnizará con 25.000 euros a los familiares de la fallecida cuyo ataúd se cayó

Los hechos tuvieron lugar en mayo de 2014. /
Los hechos tuvieron lugar en mayo de 2014.

Un juzgado archiva la denuncia que abrió contra la ex edil de Cementerios tras romperse una escalera al introducir el féretro en el nicho

VANESSA MELGAR

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ronda ha emitido un auto en el que se decreta el sobreseimiento provisional del procedimiento penal iniciado de oficio por la magistrada contra la concejala María del Carmen Martínez (en 2014 responsable del área de Cementerio, ahora lo es el edil Antonio Arenas) tras el accidente que tuvo lugar en mayo del citado año en el camposanto rondeño en el que la rotura de unas escaleras durante un sepelio provocó la caída del ataúd de una vecina fallecida, delante de los familiares y amigos que acudieron al entierro, y también de varias personas que estaban ayudando a meterlo en el nicho, entre ellas, algún familiar. El ataúd llegó a romperse y el capítulo se saldó además con cinco personas heridas.

Por su parte, familiares optaron por no denunciar y sí interponer una reclamación ante el Ayuntamiento, dado los daños físicos y morales sufridos. Según indicó el abogado Francisco Montero, como portavoz de la mayoría de los familiares, se barajó una indemnización de hasta 300.000 euros. Según han indicado fuentes municipales, finalmente el Ayuntamiento, su aseguradora, y éstos han alcanzado un acuerdo mediante el que el Consistorio pagará 25.000 euros.

«La Disposición Transitoria Cuarta, en su apartado segundo, dispone que la tramitación de los procesos por falta iniciados antes de la entrada en vigor de la LO 1/2015 por hechos que resulten despenalizados y que lleven aparejada una posible responsabilidad civil, como es el caso que nos ocupa, continuarán hasta su normal terminación, salvo que el legitimado para ello manifestare expresamente no querer ejercitar las acciones civiles, en cuyo caso se procederá a la archivo de lo actuado. Y en el presente caso los perjudicados han renunciado a la acción civil», recoge el citado auto firmado por la jueza Teresa Patricia Maqueda.

Por su parte, Martínez no quiso realizar declaraciones al respecto. Ésta llegó a comparecer como imputada y, antes, ya explicó que desde el Ayuntamiento se había dado orden de no utilizar la escalera ante su mal estado. El abogado de los familiares insistió en que ésta estaba oxidada y que existía una clara responsabilidad del Ayuntamiento.