Ronda, por la memoria de Carlos

Ruiz, con su esposa, Velasco y una de sus hijas. /
Ruiz, con su esposa, Velasco y una de sus hijas.

La familia de un joven fallecido en un accidente de tráfico, con 24 años, sigue pidiendo justicia

VANESSA MELGAR

La verdad es que ese señor venía corriendo, que invadió el carril contrario y que se subió encima del coche y que el muchacho de Ronda tuvo la mala fortuna era él el que pasaba en ese momento, que si pasa otro, es igual. Yo no conozco a este señor, pero no es posible que esté en la calle tranquilo. Son las palabras, esta tarde, de Carmen Velasco, una mujer que vive en Fuengirola, aunque natural de Málaga, que el 28 de diciembre de 2013 tuvo la mala fortuna de presenciar un fatal accidente de tráfico, en la carretera A-357, entre Campillos y Málaga, en el que perdió la vida un joven de Ronda, Carlos Ruiz Moya, con tan solo 24 años, cuando regresaba a la ciudad del Tajo desde la capital después de pasar una jornada con sus abuelos.

Esta señora y la familia del fallecido, su padre, Carlos Ruiz, presidente de la plataforma Stop Accidentes en Málaga, siguen pidiendo justicia y que se aclaren los hechos en los que Carlos se dejó la vida. Yo veo esto una injusticia, el día 28 yo venía de Ronda para Málaga y en un momento veo que me adelantó un coche con una velocidad vertiginosa, un Q 7, me quedé paralizada y de pronto veo que ese coche impacta con algo y se levanta, como si volara, empecé a frenar y de pronto veo que el señor sigue dando bandazos hasta que veo un coche que viene para mí, se me atraviesa delante, no a más de dos metros, y con el impacto chocó contra el otro y el otro señor se quedó de pie, relató Velasco sobre su vivencia y continuó: Este señor iba echando leches, hay un testigo que dice que el muchacho le adelantó kilómetros antes que a mí, yo venía sola en la carretera, no venía nadie para acá, no podía adelantar el muchacho puesto que yo no vi ningún coche que me adelantara, ni sabía la velocidad a la que venía el chico puesto que no me había pasado, continuó. Velasco se puso ayer en contactó con el padre del fallecido, tras verle en televisión y está extrañada de que no la hayan vuelto a llamar para testificar.

Por su parte, Ruiz expresó: Yo tengo el testimonio de mi hija (las dos hermanas de Carlos iban en el coche con él), la Guardia Civil no identifica a ningún vehículo delante, no podía estar realizando un adelantamiento, nadie nos va devolver a mi hijo, a su hermano, pero iba a 83 kilómetros por hora en una carretera que podía ir a cien, no estaba haciendo ningún adelantamiento y se le vino un salvaje a una velocidad mínima de 179 kilómetros por hora y hasta 217. Durante un año nadie lo ha llamado. A mí esto me resulta bastante sospechoso, solo llamaron al conductor del Q 7 que dijo que no se acordaba de nada y no han llamado a nadie, describió el padre del joven.

Estoy no es justicia. Nadie nos va a devolver a mi hijo pero por lo menos en su memoria va a quedar que iba a 83 kilómetros por hora y se le echó un coche encima y lo mató. No había vehículo por delante ni por detrás y la Guardia Civil no es capaz de decir qué tipo de vehículo era... si un camión, si un burro... nosotros solo queremos que se esclarezcan los hechos, terminó Ruiz que agradeció, de por vida, el testimonio de la vecina de Fuengirola.

Ruiz ya explicó a este periódico en noviembre del año pasado que su hijo murió en una colisión frontal con un vehículo, el Q 7 que, según dijo citando el informe de la Guardia Civil, circulaba a 179 kilómetros por hora. El Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga ya le comunicó entonces que se acordaba el sobreseimiento provisional de la causa por lo que al delito contra la seguridad vial se refiere debiendo continuar el trámite con arreglo a lo previsto en la Ley para el juicio de faltas.

Ruiz criticó entonces que al conductor del Q 7 le permiten que siga conduciendo... ni siquiera le retiran el carné. No se contempla la velocidad a la que iba... cualquiera podemos circular a esta velocidad sin seguro, sin ITV y con las ruedas gastadas... solo hace falta tener dinero para pagar una multa. El presidente de Stop Accidentes en Málaga recordó entonces que la Fiscalía señala que el joven sería el presunto responsable al realizar un adelantamiento, un argumento que no se sostiene por ningún lado para este padre, y para el resto de la familia, que perdió a su hijo en diciembre de 2013 y que desde entonces intenta seguir adelante.