El campo contra el paro

En total, con otras ayudas, les han prestado unas 30 fanegas de tierra antes improductivas./
En total, con otras ayudas, les han prestado unas 30 fanegas de tierra antes improductivas.

Desempleados crean una cooperativa y siembran más de 2.000 kilos de ajos en 1,5 hectáreas y una nave cedidas por una empresa

VANESSA MELGAR

Agachados, sembrando ajos, sin sueldo pero con la ilusión de que su proyecto eche raíces. Vecinos en paro de Arriate, en la Serranía de Ronda, han creado una cooperativa agrícola como salida a la situación que están padeciendo muchas familias en este municipio cercano a Ronda. Acaban de empezar a sembrar, ajos, en un parcela de tierra, con un extensión de alrededor de 1,5 hectáreas y una nave, que les ha cedido, de forma gratuita, para su explotación una empresa de la zona, Panadería Miramón S. L., una superficie que se ubica junto a las instalaciones de ésta. «Llevo años en paro, bastantes, era agraria, he trabajado en la aceituna y ahora estoy aprendiendo a sembrar ajos», explicó Asunción Gamarro sin apenas levantar la cabeza e indicando que el campo es la única solución a crisis.

Ella comenzó como voluntaria en la Cooperativa Blanca y Verde de Arriate y ahora forma parte de la junta directiva. No obstante, tal y como afirmó Alejandro Serrato, otro miembro de ésta, no hay distinciones entre los componentes: «Ahora somos voluntarios, cada uno echa las horas que puede. Hay días que sembramos dos, tres, cinco, diez... Ahora no cobramos ningún jornal pero cuando se pueda, será el mismo para unos y otros. La junta está compuesta por seis personas», relató al tiempo que indicó que para crear la cooperativa muchos solo han podido poner 20 euros.

«Vamos a sembrar 2.100 kilos de ajos gracias a un acuerdo que hemos alcanzado con una empresa de Cabra, en Córdoba, Proaco, que nos ha vendido los ajos. Ha sido muy difícil encontrar alguien que nos ayudara. Esta producción la tenemos asegurada ya que se la queda esta misma empresa», comentó Serrato y continuó: «No tenemos ninguna ayuda ni medios económicos. Ni el Ayuntamiento ni la Junta nos ha subvencionado», lamentó.

«La intención es comercializar nuestros propios productos y crear una línea de envasado. Empezamos con el ajo pero no descartamos otros. Contamos con estas tierras y otras más pequeñas y olivares en los que también vamos a recoger las aceitunas», afirmó. En total, dijo Serrato, disponen de unas 30 fanegas, que han proporcionado sus propietarios y que antes eran improductivas.

«Lo sufren los hijos»

«Es muy duro, necesitamos voluntarios que quieran sumarse a nuestro proyecto, pero la ilusión no nos va a faltar. Si no nos concienciamos de que aquí el campo es la salida, lo único que nos queda es irnos a Francia», destacó Serrato y dijo que IU Arriate sí ha colaborado dando dinero para comprar abono.

Juan Cintado está jubilado pero no duda en colaborar con sus conocimientos sobre agricultura con la cooperativa: «Aquí no hay industrias ni construcción ya. Hay familias que lo están pasando muy mal y lo peor es que lo sufren los hijos... que las personas mayores pasemos hambre, bueno... pero un niño de dos, tres o cinco años, ya no. Tenemos que dejar algo para los que vengan detrás», lamentó este arriateño al que le pesa, y mucho, que su pueblo con alrededor de 4.075 vecinos tenga 582 parados, según los últimos datos de la consejería de Empleo de la Junta.