Almáchar presume de ajoblanco

Los premiados y el alcalde, José Gámez, brindan por la fiesta. /
Los premiados y el alcalde, José Gámez, brindan por la fiesta.

La pequeña localidad axárquica reparte 3.500 litros de la típica sopa fría a base de almendras, acompañada de uvas moscatel

EUGENIO CABEZAS

Fiel a su cita con el primer sábado de cada mes de septiembre desde hace 46 años, Almáchar ha celebrado la Fiesta del Ajoblanco, uno de los platos más genuinos de la gastronomía malagueña. La típica sopa fría elaborada a base de almendras ha servido para mitigar el sofocante calor reinante en toda la jornada, aunque la fiesta, que arrancó a las 17.00 horas se prolongará hasta la madrugada con una verbena popular.

El ajoblanco, un plato humilde que tomaban los campesinos para soportar las duras labores del campo, fue en 1968 el reclamo que emplearon los vecinos de Almáchar para organizar una fiesta a la que invitaron a los políticos de la época para reclamarles mejores conexiones con la capital malagueña por carretera. El ajoblanco sirvió de excusa para invitar a las autoridades a que tomaran conciencia de la necesidad de mejorar las comunicaciones entre la localidad axárquica y Málaga capital, y los políticos fueron agasajados con este plato, que fue elaborado por los vecinos a mano, con el resultado de que tan solo tres años después, se construyó una carretera.

La celebración se convirtió de esta manera en la pionera de las fiestas gastronómicas de la provincia de Málaga y propició la construcción de un vial de ocho kilómetros entre Almáchar y Moclinejo, lo que redujo la distancia con Málaga de sesenta a treinta kilómetros. El producto que dio lugar a esto fue el ajoblanco, una sopa fría elaborada con almendras, ajo, aceite de oliva, vinagre y sal, a la que opcionalmente se le puede añadir miga de pan, y que se toma habitualmente acompañada de uvas. En la fiesta de hoy se han repartido gratuitamente 3.500 litros de este producto típico, 125 litros de vino moscatel, 400 kilos de uvas y 100 de pasas.

Además de las degustaciones gastronómicas, la localidad acoge actuaciones de pandas de verdiales, grupos de baile y un coro rociero, que darán paso a una velada flamenca y a una verbena con orquesta, sangría y tapeo gratuitos, que comenzará en torno a las 23.00 horas.

Por otro lado, la cantante Pasión Vega ha recibido el premio 'Ajoblanco Andalucía', uno de los cuatro que se han entregado en el acto institucional de la fiesta, por su carrera discográfica y por ser una embajadora excepcional de la comunidad autónoma. La artista ha confesado en su visita a Almáchar que recuerda "acudir al pueblo de adolescente con los amigos" y ha destaco "la belleza del entorno y lo rico que está el ajoblanco". No sé prepararlo yo muy bien, a ver si aprendo a hacerlo en casa, ha confesado. El cocinero malagueño Dani García tiene una receta muy rica, a ver si aprendo a hacerlo como él, ha bromeado.

También han sido galardonados Bancosol Málaga, por su labor humanitaria hacia las familias más necesitadas de la provincia, un premio que ha sido recogido por su presidente en la provincia, Javier Peña, y la cooperativa axárquica de subtropicales Trops, por ser ejemplo de liderazgo y desarrollo económico del sector de los frutos subtropicales de la Axarquía. Han acudido a recoger el galardón su presidente, José Lorca, y el gerente de la firma, Enrique Colilles.

Ha completado la nómina de los premiado la asociación de mayores La Viña de Almáchar, mientras que el pregón de esta fiesta declarada de Singularidad Turística Provincial y de Interés Turístico Nacional de Andalucía ha corrido a cargo del periodista Ezequiel Martínez, quien durante más de una década dirigió el programa de Canal Sur 'Tierra y Mar'. Martínez ha alabado la hospitalidad y el buen hacer de los vecinos de Almáchar con el campo, las viñas y los almendros, elaborando platos tan genuinos y exquisitos como el ajoblanco, ha considerado.