Las impresoras 3D, rentables para sus usuarios

Un estudio ha analizado los costes de esta tecnología, capaz de imprimir recambios de objetos cotidianos, y calcula que pueden ahorrar entre 300 y 2.000 dólares al año

INNOVA+
Las impresoras 3D crear objetos en plástico./
Las impresoras 3D crear objetos en plástico.

Las impresoras tridimensionales pueden ayudar a los hogares a gastar menos, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Tecnológica de Michigan. Su capacidad para crear toda clase de objetos cotidianos por un coste mínimo permitiría ahorros de varios cientos de euros al año.

Para hacer su análisis los investigadores eligieron 20 objetos comunes en una casa que estuvieran disponibles en Thingiverse, una comunidad que aglutina diseños tridimensionales para que cualquier usuario pueda descargarlos e imprimirlos. Después miraron cuál sería el coste de comprarlos en una tienda. Según sus estimaciones, solo con que una familia imprimiese en vez de comprar 20 objetos al año, podrían ahorrar entre 300 y 2000 dólares al año (entre 230 y 1500 euros).

Como las impresoras 3D más básicas ya han bajado su precio a alrededor de 400 euros, los investigadores calculan que se podría recuperar la inversión en pocos meses o, en el peor de los casos, en un par de años.

«Con el crecimiento exponencial de los diseños tridimensionales de aceso libre y la expansión de la impresión 3D estamos creando un enorme potencial de riqueza para todo el mundo», argumentó Joshua Pearce, líder del estudio.

Objetos cotidianos

Entre los objetos de ejemplo utilizados por el investigador hay bases para teléfonos móviles, un organizador de joyería, un machacador de ajos, anillas para la cortina de ducha, un llavero, plantillas ortopédicas, un trípode para el teléfono móvil, un soporte para el papel de cocina, y otros accesorios. Todos objetos más o menos comunes, y que se pueden imprimir en 3D por el coste del plástico y la electricidad, puesto que sus diseños están disponibles de forma gratuita en Thingverse.

Pearce y su equipo hacen énfasis en su estudio en el fenómeno de las páginas web que aglutinan diseños creados por usuarios. En Thingverse, afirman, ya hay más de 100.000. Solo hace falta una impresora 3D para transformarlos de bits en objetos físicos. Incluso, propone, esta tecnología puede ayudar a muchos negocios. «Imagina que trabajas en el mundo del equipamiento para campismo», explica Pearce, «y no quieres tener estacas de plástico que brilla en la oscuridad en stock. Simplemente ten plástico con estas características y si te las pide algún cliente las imprimes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos