La boda que nació en un vídeoclip de Les Castizos

Noelia y Antonio disfrutaron de la sesión de fotos con el equipo de 4Events en los jardines de la Hacienda El Álamo./
Noelia y Antonio disfrutaron de la sesión de fotos con el equipo de 4Events en los jardines de la Hacienda El Álamo.

Noelia y Antonio acudieron al rodaje para participar en la filmación y fueron presentados a bordo de un barco

SUR

Asegura Noelia que cuando conoció a Antonio estaba «un poco desencantada del amor y de la vida». Fue en Almuñécar, en el rodaje de un videoclip de unos amigos comunes, Les Castizos. Ambos habían acudido para participar en la filmación y fueron presentados a bordo del barco en el que tuvo lugar el rodaje. En seguida entablaron amistad por redes sociales y al cabo del tiempo quedaron para subir a Sierra Nevada. Dice ella que cuando empezaron a salir «todo fue muy intenso, supe enseguida que era el hombre de mi vida, era respetuoso y educado y estaba muy pendiente de mis dos hijos».

Casi tres años después llegó la petición de mano por sorpresa. Fue durante un viaje a Barcelona, una escapada de fin de semana. Pasearon por toda la ciudad sin que Antonio encontrase el lugar idóneo para sacar el anillo y pedirle que se casara con él. Finalmente, de vuelta al hotel, había música en directo y un ambiente muy agradable en el hall. Noelia vio al camarero venir hacia ellos con una botella de champagne y se puso nerviosa. Antonio formuló la petición y a ella le entró una risa nerviosa de felicidad que no podía parar.

Los dos disfrutaron de la etapa de organización del enlace y mimaron cada detalle de la celebración. El día de la boda todo salió mejor de lo que habían imaginado y la pareja recuerda con cariño las imágenes de los suyos arropándolos en un día tan especial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos