María Ruiz, la aspirante malagueña a Miss España

María Ruiz representa a Málaga en el certamen de Miss España./
María Ruiz representa a Málaga en el certamen de Miss España.

Rondeña. Acaba de cumplir 20 años. Estudió en los centros Juan Martín Pinzón y Martín Rivero. Ahora estudia tercero de Turismo en la UMA. Precisamente, fue en la facultad donde le propusieron competir para ser la más guapa

IRENE QUIRANTEmálaga

Hoy cumple 20 primaveras. Un día después, representará a Málaga en la gala de Miss World Spain. María Ruiz tiene una sonrisa de anuncio, unos ojos de un color azul intenso y mide 1,77 centímetros de altura. Su belleza salta a la vista, pero la rondeña se considera mucho más que una cara bonita. Además de ser Miss, estudia el grado de Turismo en la Universidad de Málaga, cursando el tercer año. A pesar de su físico, destaca de sí misma otros atributos como la simpatía, la perseverancia o el optimismo.

María creció en el barrio de San Francisco, Ronda, y pasó buena parte de su infancia y adolescencia en los centros educativos Juan Martín Pinzón y Martín Rivero. Con 18 años, cambió su Ronda natal por Málaga para dar inicio a la vida universitaria. Su primera opción era Magisterio, pero acabó decantándose por el grado en Turismo. El interés por conocer otros rincones del mundo y acercarse a nuevas culturas fue determinante para tomar esa decisión. Precisamente, fue en la facultad de Turismo donde la organización de Miss Málaga localizó a María y le insistieron hasta que consiguieron un 'sí'.

Sin el apoyo de su familia, María nunca se hubiera embarcado en esta aventura. "Cuando lo conté en casa se pusieron locos de alegría. Ellos siempre están de acuerdo con mis decisiones, aunque intentan prevenirme de los posibles peligros", cuenta. Entre los consejos que ha recibido de los suyos, que nunca deje de ser ella misma y disfrute de la experiencia, pero sin perder la humildad por el camino.

La joven cuenta que tiene la sensación de estar viviendo dos vidas. Por un lado, está la Miss, y, por otro, María Ruiz. Y no es de extrañar, ya que, durante los últimos meses, ha estado compaginando la facultad por las mañanas, con su preparación para el certamen. Desde el pasado abril, ha estado recibiendo lecciones de peluquería, maquillaje, pasarela y oratoria, entre las materias necesarias para aprender a ser una Miss.

Para el futuro, tiene claro que, pase lo que pase, quiere seguir formándose. Entre sus prioridades, terminar la carrera y estudiar un máster especializado en gestión y dirección de empresas. Y ver cómo evoluciona su carrera como modelo.

Desde luego, María se siente preparada para darlo todo en la gala que se celebrará el domingo en el teatro Felipe VI a las 20.00 horas. Y lo más importante, afronta la experiencia con calma. "No quiero ir con expectativas demasiado altas. Yo estoy preparada para lo bueno y para lo malo. Estoy viviendo todo esto con mucha ilusión, pero tengo los pies en el suelo", resume la rondeña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos