Carmen Lomana vende su armario

Carmen Lomana vende su armario

La empresaria decide hacer hueco para nuevas adquisiciones poniendo a la venta parte de su gran colección

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

Carmen Lomana necesita renovar su faraónico vestidor, repartido en varias habitaciones. Una oportunidad para quienes quieran hacerse con alguna de las piezas de su sublime fondo de armario. Bolsos de ediciones limitadas, piezas únicas, prét a porter de sus firmas fetiche –y la mayoría de las cuales solo ha lucido una vez- se pueden adquirir online en elarmariodecarmenlomana.com o en la boutique online especializada en productos nicho ikonsgallery.com

«Me lo pedían mis seguidores y lo cierto es que tengo un problema importante de espacio. Como sabéis soy una apasionada de la moda y realmente es una lástima almacenar prendas que solo he usado en una ocasión y seguramente nunca volveré a utilizar. Me parece una idea maravillosa que otras mujeres las puedan lucir a un precio muy ajustado», explica Lomana.

Se pueden encontrar desde vestidos de cóctel hasta piezas más casuales, además de bisutería, complementos y algunas piezas icónicas con las que ha asistido a importantes eventos.

Una colección de museo

Su fondo de armario es digno de ser expuesto en un museo, como ya ocurrió el pasado mes de febrero, cuando prestó 77 conjuntos de su guardarropa al Museo del Traje ,«ni el 10% de las piezas que posee», aseguró Juan Gutiérrez, comisario de una exposición que tomó forma tras muchos años persiguiendo a la empresaria.

Lomana es dueña de una asombrosa colección de prêt-a-porter y Alta Costura que utiliza habitualmente. Una colección en la que comparten espacio 'balenciagas' vintage, Pedro Rodríguez, Galliano, Marc Jacobs, Louis Vuitton, Azzedine Alaïa, Marcel Rochas, Óscar de la Renta, Valentino, Chanel, Azzaro, Prada, Gucci, Missoni, Dolce&Gabbana o Yves Saint Laurent, entre otras prestigiosas firmas.

«Detrás de cada pieza que compro hay una historia de amor o deseo. No compro compulsivamente», afirma antes de aclarar que en ocasiones no se ha podido hacer con piezas que quería porque no podía permitírselo o porque no consideraba que fuese una compra inteligente.

Más información