La «resaca» de Marques-Marcet, el hijo adoptivo del Festival de Málaga

Marques-Marcet, el pasado miércoles. /SUR
Marques-Marcet, el pasado miércoles. / SUR

El director de 'Los días que vendrán', la película que ha arrasado en la sección oficial, se muestra encantado de que el certamen haya creado «una conexión tan bonita» con el cine en catalán: «Es algo que establece lazos y rompe tensiones»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

De camino a Málaga y «con resaca» por la celebración de anoche, cuando le comunicaron que 'Los días que vendrán' había ganado las Biznagas a mejor película española, mejor dirección y mejor actriz, Carlos Marques-Marcet atiende «muy contento» a SUR. Sabía que su película, un falso documental donde los límites entre realidad y ficción quedan diluidos, era una propuesta arriesgada: «No buscábamos resultados. Sólo queríamos explorar, sin presión ni expectativas». Pero la apuesta salió bien. El director catalán ha construido una emocionante historia sobre la incertidumbre que azota los cimientos de la pareja interpretada por María Rodríguez y David Verdaguer cuando descubren que ella está embarazada. Tanto la gestación como la relación entre los actores son reales, pero lo demás, insiste Marques-Marcet, surge de la creación: «No es su historia real, por eso tuvimos que trabajar mucho para crear una intimidad que no fuera la suya».

Consciente de que brilla especialmente cuando disecciona las relaciones de pareja, el director confiesa que su cine trata de «explorar la dificultad casi antológica de comprender al otro». El resultado se acerca a las 'home movies': «Los espectadores sienten que 'Los días que vendrán' es un documental, aunque no lo sea. Queríamos crear una sensación de cercanía, acceder a ese espacio tan difícil de capturar que es la intimidad, el aire entre dos personas». Para ello rodaron durante y después del embarazo de Rodríguez, reconocida por el jurado como mejor actriz: «Me hace mucha ilusión por ella. Es una actriz como la copa de un pino. Estoy seguro de que no parará de trabajar y se lo merece. Los dos se han expuesto mucho en esta película, aunque no sea su vida».

Más

Marques-Marcet, que acaba de concluir el rodaje de una miniserie para Movistar, ya ganó en Málaga hace cinco años con '10.000 kilómetros', la radiografía y posterior autopsia de una pareja a distancia. «Hay diferencias entre ambas Biznagas. La primera fue una sorpresa. Ahora será algo más reposado y compartido. La verdad es que siento un amor absoluto por Málaga, me quedaría aquí a vivir», comenta el también director de 'Tierra firme', que se muestra «encantado» por «la conexión tan bonita» que se ha creado entre el festival y el cine rodado en catalán, con largometrajes como 'Verano 1993' o 'Las distancias', y ahora 'Los días que vendrán', como indiscutibles ganadoras de la sección oficial en las últimas ediciones: «Málaga ha dado voz a un tipo de películas que tal vez no encajaban en otros festivales y ha demostrado que el cine establece lazos y rompe tensiones».

Temas

Cine