La mujer se empodera en la sección oficial

Jaurrieta, en el centro, con las actrices Mona Martínez (izquierda) e Ingrid García-Jonsson (drecha.). /Migue Fernández
Jaurrieta, en el centro, con las actrices Mona Martínez (izquierda) e Ingrid García-Jonsson (drecha.). / Migue Fernández

Andrea Jaurrieta y Valeria Bertuccelli debutan en el largo con historias donde ellas toman las riendas de su vida

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Era uno de los titulares de esta edición:una de cada tres películas seleccionadas en el Festival de Málaga está dirigida por mujeres. La sección oficial a concurso puso ayer rostro a lo que hasta ahora era un número con 'Ana de día' y 'The queen of fear (La reina del miedo)'. La española Andrea Jaurrieta y la argentina Valeria Bertuccelli debutan en el largo con dos historias protagonizadas por mujeres que toman las riendas de su vida. El estreno de la animación 'Memorias de un hombre en pijama', de Carlos Fernández de Vigo, completó ayer una jornada en la que se habló de feminismo, machismo y del empoderamiento de la mujer en el cine.

«Si esto es una moda, llevamos ya 123 años de moda masculina. Sí creo que algo está cambiando y es muy necesario que reivindiquemos. Todas estamos alzando la voz porque venimos de una generación en la que nos hemos educado así. Si nunca me he sentido inferior, ¿por qué tengo que sentir que mi película es para un género minoritario?», se preguntó Andrea Jaurrieta. La navarra dirige 'Ana de día', una película que baja al submundo de la noche madrileña de la mano de una chica «que intenta encontrarse a sí misma». Le da cuerpo Ingrid García-Jonsson y con ella comparte pantalla la malagueña Mona Martínez en un destacado papel secundario.

Las tiras cómicas del dibujante Paco Roca se transforman en comedia animada en 'Memorias de un hombre en pijama'

La película lanza un guiño a Luis Buñuel con su título ('Belle de jour' o 'Bella de día') y con la «premisa surrealista» que da comienzo a la historia: Ana, una chica con una vida perfecta en lo profesional y lo personal, aprovecha la aparición de una doble para fabricarse otra existencia que muchos considerarían poco modélica, la de una bailarina de revista en un trasnochado club. Para ella es un acto de valentía.

Se trata de una constante en sus cortos que ahora extiende al largo: «Siempre me fijo en personajes femeninos que aparentemente no tienen ningún problema, pero que en algún momento se plantean si es la vida que ellos deciden o la que les ha venido impuesta por educación». Un dilema que no le resulta ajeno a Ingrid García-Jonsson. «Yo dejé la carrera de Arquitectura para ser actriz, así que algo me parezco. A todas las mujeres se nos impone una manera de vivir, de encajar en unos estándares. Yo intenté hacerlo a mi manera dedicándome a esto y Ana lo hace a su manera en la película», declaró.

Valeria Bertuccelli actúa, escribe y dirige el drama 'La reina del miedo'.
Valeria Bertuccelli actúa, escribe y dirige el drama 'La reina del miedo'. / Francis Silva

Encontrarse a sí misma es también el reto de Tina, la protagonista de 'The queen of fear'. Valeria Bertuccelli actúa, escribe y dirige por primera vez –junto a Fabiana Tiscornia– en esta película premiada en Sundance. La intérprete se llevó el reconocimiento a la mejor actriz: «Y si estoy bien actuando también es mérito de la dirección». Dejó claro que sin ser autobiográfica (la protagonista es actriz), la cinta tiene algo muy suyo: «una observación del miedo». «Siempre fui muy miedosa», confesó.

Bertuccelli, que reconoció la lectura feminista de su película, toma el miedo como elemento «transformador», como algo que a veces paraliza y otras saca fuerzas de no se sabe dónde. 'The queen of fear' muestra todo eso a través de las «miserias» de una actriz en un constante estado de ansiedad, llena de inseguridades y con fobias que rozan lo absurdo. Un golpe de realidad, la enfermedad de un amigo, le hará plantar cara a sus obsesiones. Satisfecha con la experiencia y la acogida, la argentina garantiza que repetirá tras la cámara.

Ingrid García-Jonsson y la propia Bertuccelli son las protagonistas absolutas de sus filmes

El personaje de 'Memorias de un hombre en pijama' tampoco escapa a los miedos, en este caso, a perder la creatividad y a dejar escapar por ello a un amor. Carlos Fernández de Vigo dirige la adaptación de la novela gráfica de Paco Roca, convertida aquí en una comedia romántica para «la chavalada de entre 30 y 60 años». Raúl Arévalo debuta en la animación poniendo voz y rostro al protagonista de este filme que combina dibujos en 2D e imagen real. Y aporta algo más: un toque «canalla» al perfil más «naif» que tiene Paco Roca. A su lado en la pantalla está María Castro y de fondo, las canciones de Love of Lesbian.

Raúl Arévalo debuta en la animación con 'Memorias de un hombre en pijama' y no descarta repetir la experiencia.
Raúl Arévalo debuta en la animación con 'Memorias de un hombre en pijama' y no descarta repetir la experiencia. / Migue Fernández

A través de diferentes gags inspirados en las tiras autobiográficas que Roca ('Arrugas') dibujó para el diario 'Las Provincias' en 2010, el filme retrata la vida de un joven urbanita, su relación con los amigos, con un oficio creativo que le permite trabajar en pijama y con las mujeres. Lo hace en tono de humor, rozando «lo ridículo» y exagerando ciertas situaciones. Tanto que, como advirtieron dos periodistas en la rueda de prensa, algunas podrían ser consideradas incorrectas por su tono machista. Arévalo pidió que no se sacaran las «cosas de quicio» porque, en su opinión, el mensaje crítico es evidente. «Es algo que me ofende. ¿Quién no piensa que es incorrecto eso (en referencia a los comentarios o actitudes machistas)? Ya mencionarlo me parece algo absurdo», reflexionó. De una u otra forma, ayer se habló –y mucho– de género.

La crítica de Francisco Griñán Ellas tienen premio

Ana de día ***

Memorias de un hombre en pijama **

La reina del miedo *

Ya tenemos dos aspirantes. Ingrid García-Jonsson y Valeria Bertucelli presentaron ayer sus candidaturas al premio a la mejor actriz de esta edición. Con dos películas de poderosos personajes femeninos que se adueñan de sus respectivas tramas. Aunque los filmes alcanzan metas dispares. García-Jonsson protagoniza 'Ana de día', el potentísimo debut en la dirección de Andrea Jaurrieta que revela a una creadora que, con sus excesos y defectos, posee discurso propio y capacidad para crear un hipnótico mundo visual. Bertuccelli se multiplica como guionista y codirectora –junto a Fabiana Tiscornia– en un filme sobre los miedos cotidianos que deambula buena parte del metraje con el único sostén de la solidez de la protagonista. Menos mal que la realizadora debutante hace pleno con el casting. Lo que fue evidente es que el Festival de Málaga volvió ayer a demostrar olfato para los nuevos talentos, que en la jornada de ayer tuvieron nombre de mujer.

'Ana de día' planteó la historia de una joven infeliz con su vida previsible que ve como una doble asume su existencia como si fuera uno de aquellos clones de 'La invasión de los ultracuerpos'. Un planteamiento que da para un relato de terror –lo parece por momentos–, pero que se convierte en una liberación para la protagonista que huye sin mirar atrás para hacer todo aquello que nunca se permitió. La cinefilia se respira en el filme, desde la transformación física de Kim Novak en 'Vértigo' de Hitchcock al surrealismo de la doble vida de Catherine Deneuve en 'Belle de jour' de Buñuel. Un complejo personaje que asume con absoluta entrega y profundidad Ingrid García-Jonsson. A su lado, la casera Mona Martínez también se descubre como la revelación de una película de poderosos y fascinantes roles femeninos y feministas. La directora asume una arriesgada puesta en escena no exenta de desequilibrios narrativos. Pero el descenso a los infiernos de su protagonista y el magnetismo de sus fotogramas convierten a Andrea Jaurrieta en una cineasta que merece la pena seguir de cerca.

En cuanto a la película de las debutantes argentinas Bertucelli y Tiscornia, 'La reina del miedo' nos habla de algo que las autoras conocen muy bien: la inseguridad de los artistas. Aunque aquí convertido en el desasosiego patológico con el que vive una diva del teatro que está a punto de estrenar su nueva obra, se acaba de separar y vive sumergida en el móvil y sus propias inseguridades. Una cinta que se beneficia de una última parte que dispara la fuerza el relato, pero a la que le falta pulso para escapar de una trama lánguida y falta de interés. El debut en la dirección de Valeria Bertuccelli –y cía– es discreto, aunque como protagonista vuelve a demostrar por qué es una de las grandes actrices latinoamericanas.

Por último, 'Memorias de un hombre en pijama' introdujo la única animación de la sección oficial a concurso de esta edición. Adaptación de las tiras cómicas que el dibujante Paco Roca realizó para el periódico 'Las Provincias', el director Carlos Fernández de Vigo nos propone un pequeño filme sin pretensiones que narra la historia de un dibujante cuarentón, misántropo y Peter Pan que consigue el trabajo soñado: trabajar desde casa. En zapatillas y pijama. Pero la felicidad le dura lo que un sueño. Lo que tarda en darse cuenta de que la vida y el amor no se puede vivir sin salir de casa. Una comedia a secas que acaba en otra comedia romántica más. Con el tino suficiente para que el metraje –apenas 74 minutos– no se estire innecesariamente y arruine una película para pasar el rato.

La crítica de Alberto Gómez Un esperado golpe en la mesa

Ana de día *

Memorias de un hombre en pijama *

La reina del miedo ***

A estas alturas ya sabrán que una de cada tres películas programadas en el Festival de Málaga está dirigida por mujeres. El porcentaje se acerca a la lógica poblacional; si ellas suponen la mitad del censo mundial, lo normal sería que la producción cinematográfica representase esa igualdad. La realidad, también lo saben, es bien distinta. En ese desequilibrio pierden las mujeres, claro, porque absurda e injustamente han de pelear el doble para contar sus propias historias, con independencia de su calidad, pero también perdemos los espectadores, huérfanos de más puntos de vista. Como un golpe en la mesa, la sección oficial nos recordó ayer, con dos propuestas dirigidas e interpretadas por mujeres, buena parte de todo lo que dejamos en el camino por no terminar de coser esta brecha por la que sangran nuestras vergüenzas.

Empecemos por lo mejor. Una omnipresente pero soberbia Valeria Bertuccelli deslumbra en 'La reina del miedo', hasta ahora la película más sólida e interesante de la sección oficial. La argentina interpreta, escribe y dirige, esto último junto con Fabiana Tiscornia, una cinta compleja y personalísima que oscila entre el drama y la comedia, la historia de una reconocida actriz en plena crisis creativa ante el inminente estreno de su próxima obra. Aunque la ansiedad y los temores vacilantes de su protagonista («No sé si se fue de viaje o me dejó», dice sobre su marido a modo de confesión aplicable al resto de su vida) sirven como hilo conductor durante todo el metraje, la segunda mitad ofrece un emocionante retrato sobre la amistad recuperada tras años de desidia y la capacidad de olvidarse de uno mismo. Bertuccelli construye un personaje poliédrico y fascinante, tan paranoico que no sabrías si darle un abrazo o alejarte para siempre.

Igual de singular, aunque mucho más irregular, resulta 'Ana de día', el relato de una joven (magnífica Ingrid García-Jonsson) que trata de encontrarse a sí misma tras descubrir que una doble idéntica a ella ha ocupado su sitio. El debut de Andrea Jaurrieta en el largometraje inquieta por momentos, aunque termina dando vueltas sobre sí mismo, como una peonza imparable que genera más mareo que interés. La seducción del planteamiento, con poderosas referencias (inevitable recordar 'Belle de Jour') tras las que se vislumbra el amor por el cine y la personalidad de su directora, se desvanece entre el empeño experimental, algo impostado, del guión. El reparto, con secundarios formidables como Mona Martínez, salva los muebles pero no alivia la deriva narrativa de la película.

Tampoco 'Memorias de un hombre en pijama', la única cinta de animación de esta sección oficial, evita la amnesia inmediata, esa agria sensación de que una película está condenada al olvido cinco minutos después de salir del cine. Si 'Ana de día' peca de indefinición por enrevesamiento, el filme de Carlos Fernández de Vigo basado en las tiras cómicas de Paco Roca resulta tan plano que ni siquiera su corta duración ahorra algún bostezo más o menos disimulado. El escrupuloso respeto del director por el trabajo de Roca es digno de admirar pero provoca que la película no funcione más que como una sucesión de 'sketches' con las canciones de Love of lesbian como atinada banda sonora. Aunque no termine de lucir en la gran pantalla, la cinta revela la plausible vocación de reivindicar el humor gráfico.

Temas

Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos