Al Festival de Málaga le sale un doble en Colombia

Al Festival de Málaga le sale un doble en Colombia

La localidad homónima del país latinoamericano crea Málaga Festival Internacional de Cine, donde también triunfan las películas españolas

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

El éxito del Festival de Málaga siempre ha sido contagioso. Tanto que incluso le han salido imitadores y adaptadores por todas partes. Desde su inconfundible alfombra roja hasta su modelo de promoción del cine español, muestras más veteranas como San Sebastián o la Seminci de Valladolid han adoptado esas señas de identidad 'made in Málaga'. Pero hasta ahora nunca le habían copiado el nombre. Aunque tampoco se puede acusar de robar la denominación al recién creado Málaga Festival Internacional de Cine (MAFIC). Porque es un certamen audiovisual y también se celebra en Málaga. Solo que la sede no está en la Costa del Sol, sino en la localidad homónima de Colombia.

Enclavada sobre la cordillera oriental de los Andes, Málaga es la capital de la provincia García Rovira, que se encuentra en el Departamento de Santander. Precisamente, esta última administración es la impulsora del MAFIC que, pese a ser más modesto que el Festival de Málaga Cine Español, ha nacido con ambición. Así, en su primera edición celebrada entre los pasados 1 y 6 de octubre, contó con una sección de exhibición de películas de ámbito internacional, programó talleres, encuentros y conferencias para el público y celebró incluso el mercado Málaga Audiovisual and Art Marketing que posicionó el certamen en el sector de los negocios culturales.

«Conocíamos la existencia del Festival de Málaga en España y que tenía una buena trayectoria a nivel mundial», explica a SUR William Aparicio, gerente del MAFIC, que añade que optaron por esta denominación en siglas «con el fin de respetar las otras propuestas cercanas al nombre de nuestro festival» que ya existían. El responsable explica que el gran impulsor del certamen cinematográfico andino es el actor y cineasta Antonio Aparicio Sandoval ('La estrategia del caracol' y 'Técnicas de duelo'), que nació en la Málaga colombiana en 1947 y es el director de la muestra. «Sus más 40 años de trayectoria en la industria del cine, la televisión y el teatro nos permitió crear el festival y darle una dinámica joven generando una gran expectativa en el municipio y los espectadores», relata el gerente.

En la convocatoria inaugural del que ya es el principal certamen cinematográfico de la región García Rovira abundaron los largometrajes colombianos en la programación, aunque también se exhibieron cintas de España, Chile, Argentina, Japón, Corea, Francia y Perú, en su mayoría cortometrajes y documentales. El premio Ópera Prima fue para el chileno Felipe Izquierdo que debuta como director con 'Hecho Bolsa', una comedia negra inspirada en el monólogo teatral del propio cineasta y que narra la historia de un hombre con deudas y una vida familiar desastrosa que se propone llevar a la ruina la empresa que lo tiene asfixiado económicamente.

Los otros dos galardones se vinieron para España. Así, 'Still Love You', de Fernando Bonelli y protagonizada por Miki Esparbé, se llevó el premio al mejor corto con un formato ya poco habitual en este género -29 minutos de metraje- y una historia de amor sobre el reencuentro de una pareja en un restaurante. Por su parte, el primer premio de documental fue para 'Diez y nueve. Autorretrato con herida', en el que la directora Marta M. Mata indaga en la ruptura familiar que supuso la temprana muerte de su hermano mayor por un cáncer cuando ella tenía apenas meses. Paradójicamente, esta misma cinta ha unido a ambos festivales malagueños ya que también pudo verse en el Teatro Echegaray en la pasada edición de abril. Por último, el certamen colombiano también incluyó un homenaje a Javier Jerez, exhibidor de cine de los años 50 en la Málaga andina.

Parecidos y diferencias

El festival de cine no es lo único que comparten las dos localidades homónimas de Colombia y España. Ambas son cabezas de provincia, comparten el gentilicio de 'malagueños', tienen sus respectivas 'Catedral de Málaga' y coinciden en eslóganes parecidos, ya que si la nuestra presume de ser la poética 'Ciudad del Paraíso', la colombiana se anuncia como 'Paraíso terrenal'.

Lo que no comparten en absoluto es geografía, ya que si la capital de la Costa del Sol está a nivel del mar y es un territorio con una gran industria turística, de servicios y comercial, la localidad de la provincia García Rovira es montañosa y, aunque también es un centro turístico, su principal recurso económico es la agricultura. Unas diferencias a las que hay que unir una demografía sin puntos en común, ya que mientras nuestra Málaga cuenta con 569.000 habitantes, la ciudad colombiana solo alcanza los 18.700.

Pese a esa densidad demográfia más reducida, el MAFIC fue un éxito de público en su primera convocatoria. «Ya tenemos confirmada la segunda edición», avanza el gerente de la muestra, William Aparicio, que ya prepara para el próximo octubre los contenidos de este festival malagueño todavía emergente, pero al que no se le puede discutir su altura. De hecho, se celebra a 2.235 metros sobre el nivel del mar.

 

Fotos

Vídeos