«Cuando tienes cáncer hay días en los que no te apetece luchar»

Virginia Muñoz, conocida por formar parte de la compañía de teatro Caramala, se estrena como directora de un largometraje. /Félix Palacios
Virginia Muñoz, conocida por formar parte de la compañía de teatro Caramala, se estrena como directora de un largometraje. / Félix Palacios

A la actriz malagueña Virginia Muñoz le diagnosticaron cáncer de mama el 11 de marzo de 2016. Su doctora le dijo que grabase el proceso y ayer en el Echegaray «cerró un ciclo» con el estreno de su historia con final feliz

FERNANDO MORGADO

Si se tratase de una producción de Hollywood, Virginia Muñoz (Málaga, 1977) aparecería en los créditos del documental 'Ellas: la historia de la princesa y la guerrera' como «as herself». Es la primera vez que la actriz sale en pantalla sin el parapeto de un personaje, pero al mismo tiempo interpretando el papel más complicado de su vida: el de enferma de cáncer. El 11 de marzo de 2016 a Muñoz le confirmaron que padecía cáncer de mama y los interrogantes le inundaron la mente. El problema es que se estaba haciendo la pregunta equivocada. «Mi doctora me dijo que no tenía que pensar '¿por qué?', sino '¿para qué?' y que podía aprovechar para contar el proceso a otras mujeres. Entonces mis padres me regalaron una cámara y empecé a grabarme. Ahora pienso que si hubiese escrito un blog nos habríamos ahorrado todo el proceso de edición», bromea Muñoz –conocida por su trabajo como miembro de la compañía de teatro Caramala– junto al gallego Pablo de Vila (La Coruña, 1984), con el que codirige el largometraje.

Ayer, sentada en las butacas del Teatro Echegaray pocos minutos antes del comienzo de la proyección, Virginia Muñoz sentía que «se cerraba un ciclo». «Una de las cosas más bonitas que podía pasar es que el estreno fuese precisamente aquí. Hace apenas una semana yo estaba en este mismo escenario y va a venir mucha gente muy especial. Es una forma de dar las gracias», explica Muñoz, que saludó al personal del teatro malagueño como si fuesen de su propia familia.

'Ellas: la historia de la princesa y la guerrera' es un documental que busca ayudar a otros enfermos a aceptar mejor la enfermedad

El mayor miedo de la actriz, ahora totalmente recuperada de la enfermedad, era que no se entendiese el motivo por el cual se implicaba en un proyecto tan personal. «No quería que se viese como una frivolidad y eso me dio muchísimo miedo cuando ya el documental estaba muy avanzado. Necesitaba que se entendiese perfectamente, porque yo no tenía ninguna necesidad de hacerlo e incluso había días en los que no tenía ganas de grabar. Pero cuando me comprometo con algo lo tengo que hacer. Fue un proceso que duró un año, imagínate la de gente que me conoció con la cámara en la mano. Y todos me animaban a seguir grabando», apunta.

Aceptación

La «palabra estrella» del documental es 'aceptación'. «Al principio te comparas con la mujer que eras antes y vas descubriendo otro tipo de mujeres que también van contigo: la que está cansada, la que no puede, la que no es tan guay, la que no tiene pelo... Y todas ellas forman parte de ti, pero normalmente no las dejamos salir. En el cáncer siempre te dicen que tienes que luchar, pero hay días en los que no tienes ganas. Te rebelas con el término. Unas veces prefieres luchar, otras bailar, cansarte o mandarlo todo al 'carajo'. Todas esas mujeres son igualmente válidas», apunta Muñoz.

Para el director Pablo de Vila, la historia de 'Ellas' es, sobre todo, muy personal. «Virginia rompe totalmente la intimidad que tiene. Se descubre por completo en un momento muy frágil de su vida. Haber hecho eso y entregárnoslo a todos es muy fuerte. Yo, que he visto muchos documentales sobre este mismo tema, en muy pocos es tan real el discurso que se ofrece al espectador. Eso es lo que más me engancha de la historia», asegura De Vila.

Muñoz contactó con el director gallego Pablo de Vila para que dirigiese la cinta junto a ella

Es por eso mismo que la protagonista del documental no se encontraba nerviosa en su gran día en el Festival de Málaga. «No es una película que yo quiera que guste, eso me da igual, es nuestra forma de contar las cosas y la historia que queríamos contar. ¿El objetivo cuál es? Que quien pase por algo parecido no se sienta solo. 'Gustar' es un término que pertenece a otro campo», contesta con determinación la actriz y ahora también directora.

La transformación

Muñoz y De Vila se conocieron cuando el gallego ya había visto todo el material que había grabado la malagueña en su proceso de curación. «Yo había visto a una persona en los vídeos, pero estaba conociendo a otra. Entonces ya empiezo a ver un arco en la historia y entiendo que tengo que contar su transformación por ese año que vivió», explica De Vila. En esas conversaciones entre amigos «no quedó nada por hablar», según Virginia Muñoz, para la que grabar 'Ellas' ha sido «muy sanador». «Pensé que todo terminaría antes, pero ahora me doy cuenta de que acaba realmente hoy», comenta emocionada.

«Mi mayor temor era que el documental se viese como una frivolidad», explica la actriz

La productora de Pablo de Vila, Blubalum Films, está detrás del documental, que se ha hecho realidad con «muy pocos medios». «A partir de lo que Virginia grabó hemos intentado construirlo todo nosotros solos. Era tan íntimo que la propia historia lo pedía. Si entraba más gente se distorsionaría la confianza que habíamos creado entre los dos. Al final estoy muy contento con el resultado. Aún me cuesta ver ciertas partes sin llorar», confiesa el realizador.

En la tarde de ayer el patio de butacas del Echegaray se llenó de personas que quisieron arropar a Virginia Muñoz en un papel que no quiere repetir, pero que le ha enseñado más que ningún otro al que se haya enfrentado en su carrera sobre los escenarios.