La aristócrata que hizo la revolución a golpe de claqueta

Margarita Alexandre falleció en 2015./Juan Lázaro
Margarita Alexandre falleció en 2015. / Juan Lázaro

Un documental rescata a la olvidada pionera del cine español Margarita Alexandre

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

«Lo único que me interesaba era estar detrás de la cámara». La que firma esta frase es Margarita Alexandre (León, 1923-Madrid, 2015). Casada con un conde, esta pionera cambió el título aristocrático por el de cine. Fue actriz, directora, productora y guionista, aunque lo que le gustaba era crear más que interpretar. Llegó a la pantalla con pequeños papeles en el cine español de los años 40 y acabó haciendo la revolución en Cuba cámara en mano. Su compromiso y espíritu crítico la obligó a exiliarse del régimen de Fidel Castro como antes lo había hecho de la España franquista. Una mujer irreductible que ayer contó su historia de película en 'Margarita Alexandre', que se estrenó en el Echegaray dentro de los pases especiales de la sección de documentales.

«Fue una pionera de nuestro cine y una mujer por encima de su tiempo», avanza Ana Gutiérrez, productora del documental 'Margarita Alexandre' y amiga personal de la cineasta. Junto al director Félix Aio, Gutiérrez se sintió fascinada por el personaje cuando la conoció hace ocho años con motivo de la entrega de un premio a su carrera. Entonces descubrieron no solo a una mujer con una biografía fascinante, sino a una mujer culta y «con una capacidad para seducir impresionante». Y no se pudieron resistir. Con la complicidad de la propia cineasta se lanzaron a rodar este documental durante cinco años hasta que Alexandre falleció en 2015.

Su antifranquismo la llevó a la Cuba de Castro donde fue pieza clave del instituto de cine, pero su espíritu libertario también la obligó a exiliarse de nuevo

La película nos presenta así a esta mujer de familia acomodada que se casó muy joven con el aristócrata Juan José Melgar y Rojas, conde de Villa Monte. Pero el matrimonio no funcionó y se separaron. En una España en la que no existía el divorcio, Margarita Alexandre renunció a los privilegios de su posición y se lanzó a su sueño de hacer cine. Primero como actriz, «aunque ella lo que quería es hacer sus propias películas», explica Ana Gutiérrez, que añade que en los años 50 fundaría la productora Nervión Film, junto al crítico Rafael Torrecilla, con el compartió su vida y sus proyectos.

Antifranquista convencida, Alexandre codirigió con su pareja 'Cristo', un filme que paradójicamente fue considerado de interés nacional. No tuvo tanta suerte con sus siguientes películas. Con 'La gata', un drama rural en Andalucía introdujo el cinemascope en España. Pero la dificultad para producir y dirigir, unido al ambiente opresivo que no le permitía llevar vida de pareja, fue determinante para que decidiera exiliarse a México. Pero entonces estalló la revolución cubana y ambos viajaron a la isla para visitarla. Una estancia que acabaría prolongándose once años.

Alexandre, con Fidel Castro, durante su etapa en Cuba.
Alexandre, con Fidel Castro, durante su etapa en Cuba. / SUR

Margarita Aleixandre se convirtió en una de las creadoras del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficas y participó en la producción de las películas de Gutiérrez Aela. Pero su espíritu libertario y crítico estaba por delante de cualquier ideología y acabó siendo apartada. Para el documental sobre su vida, la cineasta volvió a la isla, donde fue recibida con honores. «Amaba Cuba porque allí vivió la parte más importante de su vida», sostiene Ana Gutiérrez, que explica que el exilio de la inquieta cineasta hizo que fuera poco conocida en España. Un legado que este documental combate con un retrato en primera persona de esta mujer que renunció a su clase social para hacer lo que quería: una vida de cine.

Temas

Cine
 

Fotos

Vídeos