La película malagueña 'Seis y medio' vive el "final del sueño" con el estreno en el Cervantes

El equipo de la película/
El equipo de la película

El drama romántico de Julio Fraga, que pone nota a las relaciones de parejas, recibida con calurosos aplausos en el festival

FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Se les veía emocionados. No lo podían ocultar. Y no es para menos. Después de meses de preparación, rodaje y postproducción de esta primera película, el director Julio Fraga, los actores Cristina Rojas y Homero Rodríguez, y el guionista Víctor Maña han vivido el "final del sueño" con el estreno del filme en el 18 Festival de Málaga Cine Español. Y, además, en el teatro Cervantes con un patio de butacas completo. Tras el pase, Fraga ha explicado que la película "pretende hacer reflexionar sobre en qué momento de la vida llegamos a amar como decimos que amamos y en qué momento nos aman como nos dicen que nos aman",

La sección Málaga Premiere ha acogido el estreno de 'Seis y medio', que se rodó en localizaciones del centro de Málaga, el Parque y los Baños del Carmen. El filme retrata la vida de una pareja que no se quiere con locura, sino que vive un "amor templado" que solo alcanza un seis y medio, ha explicado el guionista Víctor Maña. Así, frente a los habituales amores de película de "todo o nada", la película apuesta por "una relación que no tiene mucho futuro, pero que se puede vivir con optimismo".

Fraga también se refirió a los protagonistas, Cristina Rojas y Homero Rodríguez, "dos actores fantásticos que me han permitido meterme en su intimidad". Rodríguez confesó que este papel le ha hecho "crecer como persona", mientras que Rojas ha comentado que se sintió atraída por esta historia que "rompe con los estereotipos de la relación ideal".

Producida por Tenemos gato, Notienerrollo y Kai Visualutions, Fraga ha agradecido la selección y el estreno en el Festival de Málaga, ya que supone "un empujón" en el objetivo de encontrar una distribuidora para el estreno del filme en salas. Canal Sur también se ha sumado a este proyecto, que se rodó en 17 días y con un presupuesto de 60.000 euros gracias a las productoras, los propios profesionales que intervienen en el filme y a un crowdfunding en el que participaron algo más de un centenar de personas, la mayor parte malagueños. Poner nota a la película lo deja el director a los espectadores, aunque Fraga especificó que se ha quedado "con un diez de satisfecho" con el resultado final.