Solitaria oreja y buen toreo de capote en la primera de abono de la Feria de Málaga

Garrido en el inicio de rodillas de la faena de muleta al tercero de la tarde. /Hugo Cortés
Garrido en el inicio de rodillas de la faena de muleta al tercero de la tarde. / Hugo Cortés

José Garrido consigue el primer trofeo del abono ante una descastada corrida de Lagunajanda donde El Cid brilla con la capa. Discreta actuación de Paco Ureña

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

No fue el inicio deseado para la apertura de la feria taurina.En el primero de los dos festejos que componen la sexta edición del Desafío Taurino, falló el ganado de Lagunajanda. De tierras jerezanas llegó una corrida descastada, donde cinco de los seis toros estaban a punto de cumplir los seis años y no ofrecieron ninguna opción a la terna, que venía con grandes esperanzas puestas en la corrida. Un festejo donde hubo una solitaria oreja para la garra de José Garrido y hubo aroma de buen toreo con el capote protagonizado por el diestro extremeño y El Cid. Ureña, que en los dos últimos años había cuajado buenas actuaciones en el coso del Paseo de Reding, en esta ocasión estuvo discreto.

Primera de abono

La Malagueta
Menos de media entrada
El Cid
Sin orejas. Ovación el primero. Ovación en el segundo
Paco Ureña
Sin orejas. Silencio en el primero. Silencio en el segundo y un aviso.
José Garrido
Una oreja. Aviso en el primero. Silencio en el segundo
Ganadería
Lagunajanda. De desigual presentación y juego; en general nobles, descastados y con poca fuerza. El tercero, el más manejable.
Los toros
'Papelera', 550 kilos, número 18, Colorado bragado, 10/12. 'Garboso', 500 kilos, número 20, negro bragado, 10/12. 'Farándula', 487 kilos, número 40, colorado, 11/12. 'Desalmado', 495 kilos, número 16, negro listón, 10/12. 'Patrullero', 521 kilos, número 51, negro mulato, 12/12. 'Flamenco', 489 kilos, número 57, negro, 01/13.
Incidencias
Se desmonteró Antonio Chacón tras banderillerar al tercero y se aplaudió al picador Pedro Iturralde en el segundo. Al concluir el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el médico Luis Méndez.

Tras cuatro años de ausencia, El Cid, con un terno azul noche y oro, volvió a Málaga, una plaza en la que cosechó, hace ya más de una década, importantes triunfos con la corrida de Guardiola. ¡Cualquier tiempo pasado, fue mejor! Y es que el de Salteras no se encuentra en su mejor momento profesional, aunque ayer regaló a La Malagueta un sobresaliente toreo con el capote de aroma clásico y torería.

En los días previos, durante la presentación de este festejo, El Cid declaró que esperaba que la corrida de Málaga fuera un punto de inflexión en su temporada para remontar y volver a entrar en el circuito de las ferias. Visto lo ocurrido en el ruedo, desgraciadamente para sus intereses y para sus partidarios, no pudo ser. Y no por falta de actitud, ya que el sevillano estuvo entregado durante toda la tarde.

Las seis verónicas con las que recibió a 'Papelera' tuvieron templanza y torería y las abrochó con una media cadenciosa, de cartel. El toro, noble, metió bien la cara, pero tras ser picado por Juan Bernal empezó a blandear y mansear. El Cid brindó al público una faena que tuvo que realizar a media altura para evitar que el burel se cayera. Le logró arrancar algunos muletazos buenos, sobre todo con la zurda; pero el trasteo estuvo falto de algo fundamental en la tauromaquia: la emoción. Dejó un pinchazo sin soltar antes de cobrar una estocada casi entera, tendida, trasera y algo caída.

Derechazo de El Cid.
Derechazo de El Cid. / Hugo Cortés

En el cuarto, el diestro sevillano dejó un ramillete de verónicas con sabor clásico, rematadas con dos medias que hicieron albergar esperanzas. Pero fue un espejismo. 'Desalmado' fue un toro que no se entregó y no facilitó el triunfo al diestro de Salteras, que brindó la faena de muleta al empresario José Luis Martín Lorca. Fue un trasteo insulso ante un toro con la cara siempre alta y que se quedó corto por ambos pitones. Voluntad del diestro para intentar justificarse. Un nuevo pinchazo sin soltar precedió a una media que fue suficiente para tumbar al burel. Tras recoger la ovación, El Cid se agachó, cogió albero de LaMalagueta y lo besó. ¿Su despedida definitiva de Málaga?

Con una gran disposición y entrega estuvo Garrido, con un terno verde y oro. A su primero, 'Farándula' le instrumentó un variado recibimiento con el capote en el que se mezclaron las verónicas con el compás abierto y a pies juntos rematadas con una media de rodillas. El extremeño llevó con torería al toro hasta el caballo con garbosas chicuelinas al paso. Brindó al público una faena iniciada de rodillas desde el centro del ruedo ante un toro que acudió pronto y le enjaretó una serie en redondo rematada, ya de pie, con el de pecho. A partir de ahí, tandas por ambas manos donde hubo firmeza y ligazón, pero también precauciones al torear despegado y sin terminar de someter por bajo la embestida. Mató de estocada desprendida.

Ureña se estira con la diestra.
Ureña se estira con la diestra. / Hugo Cortés

En el último del festejo, Garrido estuvo bullicioso con el capote en las verónicas de recibo. Lo llevó de nuevo con torería al caballo, donde 'Flamenco' se dejó pegar. El extremeño inició la faena al hilo de las tablas, destacando, una trincherilla y ahí quedó todo porque el toro empezó a defenderse y no hubo lucimiento. Mató de media desprendida.

De vacío se fue Paco Ureña de su paso por Málaga. Su primero, que brindó al público, fue un animal que acusó los dos puyazos y el costalazo que sufrió, amén de su falta de casta. El murciano lo intentó ante un toro tardo y sin viaje. Dejó media estocada tendida y necesitó cinco descabellos. En el quinto, un toro veleto, lo más destacable fueron unos muletazos por bajo en el inicio de la faena. El toro se rajó pronto buscando las tablas. El murciano estuvo porfión con él. Volvió a fallar con los aceros.

Cogida de Juan Carlos Benítez y triunfo de Mari Paz Vega

El novillero malagueño Juan Carlos Benítez resultó cogido ayer mientras toreaba en la localidad murciana de Blanca; un festejo donde también fue herido su compañero de cartel José Manuel. Benítez recibió una cornada en el que cerraba plaza, al ser alcanzado por el toro en el muslo izquierdo al rematar su saludo con el capote, que afectó al paquete vascular femoral y fue trasladado al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

En la primera novillada de la Feria de Blanca, se lidiaron cuatro astados de la ganadería de Monteviejo. José Manuel cortó una oreja en el único astado que lidió, mientras que Juan Carlos Benitez obtuvo ovación con saludos y palmas en el novillo que mató en sustitución de su compañero de cartel. El sobresaliente Alfredo Parra tuvo que matar al cuarto tras la cogida del malagueño.

Por otro lado, Mari Paz cortó dos orejas en el festival celebrado este domingo en la localidad leonesa de Valdepielago. La malagueña logró los trofeos en el primero de su lote, mientras que en el segundo fue ovacionada. El rejoneador Óscar logró un total de tres orejas, mientras que el novillero Javier Espallargas fue ovacionado en su lote.

La próxima cita de Vega será el próximo miércoles, 15 de agosto, en Sanchidrián (Ávila) en un nuevo festival en el que toreará mano a mano con Manuel Díaz 'El Cordobés' ante reses de Sepúlveda de Yeltes. Dos días después volverá a hacer el paseíllo, en esta ocasión en Macotera (Salamanca) en un festival flamenco junto a David Luguillano, mientras que el día 23 está anunciada en Alcoroches (Guadalajara).

Temas

Toros
 

Fotos

Vídeos