Jesús Romero abre la puerta grande tras una compacta faena en La Malagueta

Romero, por la puerta grande de La Malagueta. /Hugo Cortés
Romero, por la puerta grande de La Malagueta. / Hugo Cortés

El malagueño Cayetano López corta una oreja en un festejo marcado por el buen juego de las reses y el mal uso de la espada por parte de los alumnos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Fiel a su cita con la afición de Málaga llegó el Certamen Internacional de Escuelas Taurinas y aunque se le ha cambiado la fecha, el público respondió con una muy buena entrada. Fue la primera nota positiva de un festejo donde destacó el buen juego del ganado de Eliseo Morán y sobresalió Jesús Romero, quien abrió la puerta grande 'Manolo Segura' tras una compacta faena. El alumno de la escuela de Guadalajara presentó sus credenciales para ocupar un hueco en la final del domingo.

Romero dejó un buen recibimiento a la verónica abrochado con una media de rodillas al novillo de mejor clase del encierro. Banderilleó con solvencia siendo el tercer par, al quiebro por los adentros, el de mayor vibración. Con la muleta demostró oficio y un buen concepto del toreo. Fue un trasteo bien configurado, donde se colocó siempre bien y logró tandas templadas, ligadas y de mano bajo, especialmente por la derecha. Mató de una gran estocada y el público pidió las dos orejas.

Una había cortado en el toro anterior, segundo de la tarde, Cayetano López. Muy animoso y entregado estuvo toda la tarde el malagueño que se fue a porta gayola a recibir al eral con una larga cambiada en la que perdió el capote y a la que siguieron otras dos largas en el centro del ruedo. Después dejó unas voluntariosas verónicas. Respondió al quite de Romero. Con la muleta dejó una faena con altibajos y mucha voluntad. Mató de estocada casi entera arriba y paseó un trofeo junto a una pancarta de Minotauro Joven, el grupo de universitarios defensores de la tauromaquia.

Abrió cartel el murciano José María Trigueros, que saludó a su oponente con verónicas voluntariosas. Este eral tuvo poca fuerza y se lesionó una mano. Llegó a la muleta con muy poco recorrido y cayéndose reiteradamente por lo que no pudo haber lucimiento. El joven novillero lo intentó a media altura pero no pudo lograr el triunfo. Además, estuvo fatal con la espada.

Lo mismo que a Trigueros a Jesús García le hace falta hacer mucho carretón aún para aprender a matar. El alumno de la Fundación El Juli estuvo mal con los aceros tras una faena que brindó al público y donde dejó constancia de que tiene una buena técnica pero su faena no transmitió emoción. Cerró cartel Francisco Fernández que tuvo frente a sí al novillo menos manejable y que se encerró muy pronto en tablas. Voluntad y fallo con la espada.

El festejo

Lugar.
Plaza de toros de La Malagueta.
Ganadería.
Erales de Eliseo Morán Gómez, de procedencia Martín Lorca, muy bien presentados, nobles y manejables. El mejor el tercero
Alumnos de Escuelas Taurinas.
José María Trigueros (Murcia): silencio tras aviso; Cayetano López (Málaga): oreja; Jesús Romero (Guadalajara): dos orejas tras aviso; Jesús García (Fundación El Juli, Arganda): silencio tras dos avisos; y Francisco Fernández (Algeciras): palmas tras aviso.
Incidencias.
Primera semifinal del XIV Certamen Internacional de Escuelas Taurinas 'La Malagueta'. Casi media entrada en los tendidos de la plaza con una gran presencia de niños y jóvenes. Presidió Manuel Rosa, asesorado por el novillero retirado Adolfo Ramos.

Temas

Toros