La Feria Mágica convierte a los niños en protagonistas del Centro de Málaga

La Feria Mágica convierte a los niños en protagonistas del Centro de Málaga
Fernando Torres

'Sueño de una Feria de Verano' permanecerá en calle Alcazabilla hasta el domingo, de 12 horas a 15.30 horas

ESTHER LENCEMálaga

Mario, de 10 años, ha sido uno de los cientos de niños que este lunes ha inaugurado la Feria Mágica 2018. Este sector de la feria del casco histórico de Málaga dedicado a los niños recibe el nombre 'Sueño de una Feria de Verano', siendo la histórica obra de William Shakespeare 'Sueño de una Noche de Verano' la que inspira las actuaciones de este año. Así, en calle Alcazabilla, donde se ubica la Feria Mágica, se han reunido a partir de las 12 horas decenas de familias para acercar a los más pequeños de la casa al bosque mágico de Lisandro, Helena, Demetrio o Puck, lleno de hadas y duendes.

Los primeros niños esperaban al comienzo de las actividades admirándose por las hadas, el Árbol Mágico y el Espíritu del Bosque que allí estaban, escuchándose un repetido «Mami, ¿me puedo hacer una foto?». Con el inicio de los teatros, los pequeños no han dudado en separarse de las manos de sus padres para acercarse a los escenarios y disfrutar de las primeras obras. Tres compañías de teatro, Acuario Teatro, Petit Teatro y La Carpa, son las encargadas de representar la obra temática de la feria de este año y diferentes microcuentos, que duran alrededor de 20 minutos. Contando con marionetas, disfraces, bailes, música y un toque andaluz, se han ganado a su exigente público, consiguiendo la mayor entrega y risas de los pequeños. El éxito se ha corroborado con las súplicas a la salida de «dentro de una hora quiero volver» o comentarios como el de Grecia que compartía con su madre que «el duende era muy gracioso». Estas obras se intercalan para que los asistentes puedan disfrutar de todas. A lo que siempre pueden acudir es a un circuito, que hacía sentirse a los niños verdaderamente dentro del bosque, superando los desafíos que pequeños puentes les ponían. Su larga cola era la perfecta muestra de la experiencia, siendo cada vez mayor por los que pasaban admirados diciendo «mamá, yo quiero hacer eso».

El tiempo ha acompañado en este mediodía a todas las familias que se han acercado al Teatro Romano de Málaga para vivir nuevos espectáculos. Circus Acrobatic ha sido uno de los favoritos de los presentes, el cual, con acrobacias, malabares y equilibrios, no ha dejado indiferentes a los niños, pero tampoco a sus padres o a los malagueños y extranjeros que por allí pasaban. María José contaba que lo que más le ha gustado «ha sido 'el Duende del Aire' –un acróbata que ha subido a lo más alto del escenario con unas sábanas –aunque daba un poco de miedo», reacción que las caras de la primera fila también reflejaban. Laura, por su parte, ha seguido allí cuando todos ya se habían marchado para ser la primera en volver a disfrutar del espectáculo de la segunda función. Las tradicionales pinturas tampoco han faltado: ha sido una opción elegida por muchos de los pequeños, que plasmaban el momento con una fotografía de su obra y colgaban sus dibujos más tarde en una pared que decoraba la calle malagueña.

Por supuesto, la magia no podía faltar en una feria con esta temática y así lo ha mostrado 'Sueño de un Mago de Verano'. La Fábrica de la Magia es veterana en la feria para los más pequeños desde hace 20 años, especialmente en la persona de Paco Taconic, un mago que desde hace 30 años llena Málaga de magia. Taconic ha hecho a los niños plenos protagonistas de sus trucos, que eran recibidos con aplausos, sonrisas y peticiones de que siguiera el espectáculo. La mayor participación del público ha llegado con la representación de 'Sueño de una noche de verano', una actuación que ha llenado la plaza de risas.

Alberto Díaz de la Quintana, organizador de la Feria Mágica, inmerso en su papel de 'Espíritu del Bosque', tiene una visión muy positiva de la semana: Lllevamos haciéndola más de 30 años y aquí viene mucha gente: las expectativas siempre son buenas». Cerca de 9.000 personas suelen acudir a lo largo de la semana a este sector de la Feria del Centro para disfrutar con los pequeños de la casa de una alternativa siempre divertida. Así lo corrobora Mario, quien tras disfrutar de todos los espectáculos que había, se ha decantado por el circuito y por el mago, al que no olvidará tras convertirle en príncipe una tarde de agosto.

 

Fotos

Vídeos