También existe una feria solidaria

Hay colectivos que ceden su real un día de la feria a una entidad concreta, entre otros ejemplos

Comida solidaria de AIOM. /Eduardo Nieto
Comida solidaria de AIOM. / Eduardo Nieto
Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Málaga es una ciudad generosa. Pocas provincias en España cuentan con el número de asociaciones y voluntarios que trabajan en pro de los que lo necesitan. Es más, hay colectivos y organizaciones que son un verdadero ejemplo y que han sido imitados en otras ciudades de nuestro país.

Como quiera que es una parte viva de la ciudad en la que se desarrolla, la Feria de Málaga tiene un importante componente solidario que hay que resaltar porque parece que en la fiesta nos olvidamos de todo, cuando en realidad no es así. La mayoría de las casetas de las cofradías (si no todas) destinan sus posibles beneficios para sus actos sociales, que no son pocos, comenzando por ese economato que tan extraordinaria labor desarrolla en pro de los más necesitados, como es la Fundación Corinto, y también hay muchas organizaciones que trabajan en pro de los que menos tienen que ponen casetas con el mismo objetivo, caso por ejemplo de la Fundación Nena Paine, que con el nombre de 'El Aprobao', debuta este año en el real en su intento de conseguir fondos para sus actuaciones en la zona norte de Málaga, con unos precios en su barra que son, sin duda, de los más económicos de toda la feria, tanto de la de día como de la de noche.

Avoi también cuenta con otra caseta, y así varias entidades socio-benéficas más. Hay muchos feriantes que aunque eligen otros puntos para desarrollar su jarana deciden darse una vuelta por estos puntos para dejar en la caja una pequeña ayuda, lo cual es una sana costumbre. Otras casetas, tipo Los Amigos de la Espiga, todos los años entregan un donativo a una entidad concreta, o por ejemplo los fondos que dedica El Pimpi, parte de ellos salen de su actuación comercial en la feria malacitana. También hay colectivos que ceden su real un día de la feria a una entidad concreta, como ocurrió ayer en la caseta privada La Tajá, que cedió toda su infraestructura esa ejemplar Hogar Abierto, que hizo una monumental paella para unas 200 personas al mediodía.

En el Centro, igualmente, hay muchas asociaciones y empresas que al menos una jornada la dedican a organizaciones no gubernamentales, como el día que el AC Málaga Palacio dedica a la Asociación Para la Investigación Oncológica de Málaga (AIOM), también celebrado ayer, en el que la totalidad del ingreso de su caseta El Ruedo va para los fines de esta asociación que ha conseguido dotar de secuenciadores para el estudio genético a Málaga. La curiosa coincidencia de muchas de estas actuaciones en el jueves ha hecho que se vaya a solicitar a la responsable de la organización de este tinglado, Teresa Porras, que se promueva por parte de la feria malagueña un día bajo el título 'Jueves de Feria Solidario', con lo que se animaría a muchos colectivos a donar sus beneficios o parte de ellos a actuaciones sociales que tengan como punto de actuación la provincia o la ciudad de Málaga, siempre de una forma voluntaria que es como las cosas aprovechan de verdad, porque nada puede o debe ser forzado.

La feria no es barata. Más bien al contrario. Pero sin duda gastarse los dineros sabiendo que una parte de los mismos va a redundar en casos concretos y reconocidos en quienes más lo necesitan es cuanto menos una alegría y un motivo más para celebrar la fiesta a gusto, porque es mucho lo que estas asociaciones hacen por los demás. Es el lado más hermoso de la feria, sin duda alguna, la de la Málaga solidaria, la que hace todo lo posible por los menos favorecidos, por aquellos a los que la vida no les ha dado la mejor de sus caras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos