Convocatoria diaria de un minuto en favor de los toros

Ginés Marín esperando su
toro, visto desde la
tronera del
burladero. :: hugo cortés
/
Ginés Marín esperando su toro, visto desde la tronera del burladero. :: hugo cortés

La Unión Malagueña de Aficionados Prácticos Taurinos y la Fundación Toros de Lidia organizan una concentración

MANUEL GARCÍA

Emulando de alguna forma las concentraciones de los antitaurinos frente a las plazas de toros, pero a la inversa, la Unión Malagueña de Aficionados Prácticos Taurinos, que preside José Luis Jiménez, y la Fundación Toros de Lidia, que encabeza Aurelio López, convocan a todos los aficionado vs y profesionales a congregarse frente a las taquillas del Coso del Paseo de Reding con la intención de demostrar a la sociedad su apoyo incondicional a la fiesta, aprovechando la celebración de la feria taurina. Así, desde el martes un nutrido grupo de taurinos se cita junto a la plaza para exhibir una pancarta cuyo lema reza 'Por nuestra cultura, por nuestras raíces, por nuestra libertad. Vivan los toros'. Por ello, anima a la gente a sumarse a esta iniciativa todos los días hasta este domingo a las 19.15 horas, en el que durará tan solo un minuto, según recoge un comunicado de la asociación.

Una reunión que se mezclaba con el bochorno de la tarde de ayer que, aunque corría un poco de brisa en la plaza, los abanicos aparecieron rápido en los tendidos, del mismo modo que iniciaron sus protestas los aficionados nada más salir el primer toro, al no ser de su agrado. Algo que cambió con El Fandi cuando intervino con las banderillas, pese a que al final el público le reconoció las pocas posibilidades que tuvo y el diestro lo explicó así a SUR en el callejón: «Ha sido breve. Con el capote apuntó él ya que creo que tenía poco espíritu, pero tenía cierta calidad y quería coger los engaños como por fuera, pero con los dos puyazos, en banderillas también lo he intentado cuidar, moverlo lo menos posible, pero es que en la muleta no ha embestido dos veces seguidas. Muy parado, muy noble, pero eso no vale para ningún sitio».

Con López Simón la gente sí estuvo más expectante y su petición de oreja fue el premio que después consiguió. Pero el percance con el toro le supo a cornada al respetable y el ¡uy! fue unánime, sobre todo al ver al torero madrileño quejarse de dolor en el callejón junto al subalterno que, con aguja e hilo del mismo color de la taleguilla, se dispuso a enmendar el desaguisado sobre la marcha al cerciorarse de que todo quedó en un susto.

El ánimo de la gente fue a más con la actuación de Ginés Marín. Los asistentes demostraron que el diestro era merecedor de un apéndice, frente a la decisión de la presidenta, Ana María Romero. Opinión que no gustó al espada a tenor de su rostro, aunque no lo reconoció a este periódico. «Estoy contento a pesar de que el toro le ha faltado el empuje y la transmisión necesaria para llegar bien a los tendidos, pero creo que la faena ha cogido cierto vuelo y ha habido pases bellos. Y feliz de la respuesta del público», dijo.

En la segunda parte, de nuevo los aficionados volvieron a disfrutar con el diestro granadino y su espectáculo con los palos, al igual que con López Simón con su segundo. Llegados a ese punto, el apoderado de Ginés Marín y ex empresario de la plaza, José Cutiño, valoró el transcurso de la corrida. «Interesante. Los toreros han estado por encima de los toros», y sobre Marín, añadió: «No ha podido estar mejor con el capote y con la muleta». Un empresario que recordaba los buenos momentos vividos al frente del coso.

Muy cerca se encontraban los toreros Curro Vázquez, Salvador Vega y Rafael Tejada, y los diputados de Cultura y de Fomento e Infraestructuras de la Diputación, Víctor González y Francisco Oblaré, respectivamente; el presidente de la Academia de Bellas Artes de San Telmo, José Manuel Cabra de Luna; el presidente de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza; el vicepresidente de Cultura del Colegio de Médicos, Pedro Navarro; el presidente de la Agrupación de Cofradías, Pablo Atencia, y los hermanos mayores María del Carmen Ledesma, Emilio Betés y José Carlos Garín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos