La contraferia: Fuegos y caballos

La contraferia: Fuegos y caballos
Migue Fernández
Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

La romería urbana más importante de España dio la bienvenida a la primera jornada de feria tras una innovadora noche de fuegos artificiales que sigue con un debe: la ausencia de altavoces en puntos concretos de los paseos marítimos y del puerto impide 'conectar' el impacto visual con la música, que debe ser uno de los conceptos más llamativos y hasta cierto punto explicativo de lo que se ve reflejado en el cielo. Digo debe porque los que estábamos no muy lejos, en la plaza de la Marina, nada más que escuchamos el estruendo pirotécnico. En un montaje tan complicado y costoso como el de nuestros festejos, no debe ser muy complicado este 'añadido', aunque alguna explicación o pero ha de tener porque no se explica por qué no se hace. La diferencia, mínima pero suficiente, entre el momento directo exacto y la emisión del mismo en una retransmisión televisiva hace imposible colocar grandes pantallas para seguirlos con sonido por la ciudad, pero sí se podría con la conexión de altavoces distribuidos estratégicamente para que la música acompañara al baile de los destellos de colores.

Con sonido o sin él, la gente salió en masa a la calle para ver los fuegos, una tradición en la que hay que incidir. La noche preferia se ha convertido en algo especial, con una importante repercusión económica, porque hasta la ciudad se desplazan muchísimas personas de otras localidades para ver unos momentos cuasi mágicos, que no pueden ni deben defraudar a nadie.

De la noche a la mañana pocas horas de descanso y la romería urbana más importante de España tomó las calles. No es lo que fue, pero comienza a recuperar su tono, su cuerpo. La herencia de Nono Medina y los 33 Amigos de la Pringá sigue siendo también el plato fuerte del primer día, en el que la gente se lanza al Centro y al real para disfrutar del día, aunque haga el calor que hizo ayer. El resurgir (o el 'nacimiento', porque esa tradición nunca existió en Málaga) del real de día es un hecho, y la prueba está en que cada vez hay más empresas que han apostado con su presencia en el mismo, y nadie hace nada por favor simplemente, sino que eso significa que se le ve color. El Centro, de todas formas, es imbatible, y como nadie va a acabar con esa concentración diurna por el corazón de la ciudad (inventada en estos lares, no lo olvidemos), lo que hay que hacer es mantener unos parámetros organizativos, que un mínimo orden es lo que evita las concentraciones 'macrobotellónicas', aunque ni en ésta ni en ninguna otra feria de este bendito país se pueden eliminar, porque ni se sabe hacer pero tampoco se debe, que la libertad está ahí también, aunque esa libertad, repito, tenga unos márgenes que no se pueden traspasar. Ya se sabe, uno es libre de hacer lo que le dé la gana hasta que le metes el dedo en el ojo al vecino, famosa frase más o menos textual que cuentan (ya se sabe que en estas cosas hay también mucha farfolla) le soltó un día de guerra el peculiar Churchill a un general estadounidense, que depende la fuente, unos le ponen uno u otro apellido.

La feria ha tenido un buen arranque. Por la noche, el encendido del real, una ceremonia que sin embargo ha perdido algo de fuelle, quizás porque falta una recepción oficial más fuerte, por la que se apueste de verdad, como correspondería a una de las tres ferias más importantes de Andalucía. No se trata de comer o beber, sino de conformar un verdadero 'pacto ciudadano' en torno a las fiestas de nuestro pueblo, y que nadie mal interprete las palabras, y eso se correspondería con una presencia cualificada de todos los sectores ciudadanos en un acto que, además, debiera ser una cita importante e imprescindible a nivel social, como ocurre, sálvese quien pueda, en Sevilla, donde ir a esa recepción es casi dogma de fe. Ni apretados ni lo contrario, que de todo tiene que haber en la Viña del Señor, pero no estaría mal devolverle la vidilla que tuvo esa recepción oficial que se perdió por culpa de la maldita crisis económica, que, por cierto, uno nunca acierta a saber si se ha superado o no ya de una vez. Día 1 de feria listo.

Temas

Málaga
 

Fotos

Vídeos