El Arrebato, un «músico de guardia» en uno de sus días grandes

Un momento de la actuación de El Arrebato./Francis Silva
Un momento de la actuación de El Arrebato. / Francis Silva

El artista se arrancó por fandangos y alegrías en una noche mágica en el Auditorio Municipal

ELENA CABEZA

La esencia de El Arrebato está más viva que nunca. Y así lo demostró el artista la noche de este sábado en el Auditorio Municipal del Cortijo de Torres, durante uno de sus conciertos más mágicos e intensos de su gira de 2018.

Tras la actuación inaugural de la malagueña Encarni Navarro, que comenzó poniendo los ritmos flamencos con grandes éxitos tradicionales como 'Contigo Aprendí', 'Volando voy' o 'Si pudiera olvidar, Javier Labandón, más conocido como El Arrebato, se hacía de rogar por un público que lo esperaba impaciente a los gritos de «¡Arrebato!, ¡Arrebato!».

A compás y al son de Encarni Navarro, que actuó como telonera abriendo las actuaciones de la feria de la ciudad, el Auditorio Municipal bailaba y daba palmas en los inicios de lo que prometía ser una noche mágica y especial.

Una vez en el escenario, El Arrebato, con su característica bandana siempre en la frente, presentó su noveno álbum, 'Músico de guardia', un disco lleno de temas optimistas y románticos que vio la luz en mayo de 2017 después de casi tres años sin publicar. Con la canción que da nombre a este nuevo álbum, el artista abría el concierto del Auditorio lleno de energía y vitalidad, una 'chispa' que no perdió en toda la velada y que supo transmitir a un público entregado y participativo.

Encarni Navarro.
Encarni Navarro. / Francis Silva

Junto a estos nuevos temas, el sevillano también sacó su as de la manga y volvió a revivir momentos de gloria eterna con clásicos como 'Dame cariño niña', 'A mí na más', 'Hoy todo va a salirme bien', 'Durmiendo en tu ombligo' o 'Búscate un hombre que te quiera'. Además, el artista, que desprendía vitalidad en todos los sentidos, se arrancó por fandangos y alegrías en un homenaje a su Andalucía, sintiendo «el calor del sur y de la gente de su tierra», tal y como reconoció el propio artista ante un público que no dejaba de aplaudir. «Llevo una gira muy bonita y muy intensa, pero no es lo mismo cuando uno baja al sur; no sabéis las ganas que tenía de estar aquí, en Málaga, en su feria y con su gente», confesaba El Arrebato.

Con un lleno absoluto y miles de malagueños a los pies del cañón, el cantante demostró una vez más que el amor es para él el eje que lo mueve todo. Habló de la importancia de cuidar «a la gente que tenemos al lado», y lo hizo al son de la canción 'Aquí me tienes', de su álbum 'Campamento Labandón', lanzado en el año 2012. En una noche llena de reflexiones, El Arrebato derrochó buenas vibraciones y energía positiva, como demostró con su tema 'Hoy todo va a salirme bien', en el que aseguró que el día de su concierto en Málaga era para él «un día grande».

También hubo tiempo para los recuerdos. A compás de un fandango, el cantante rememoró a José Ortega 'Manzanita', uno de los artistas más destacados del mundo del flamenco. «Málaga gitana, como diría Manzanita, vengo a traerte recuerdos», y desde lo más profundo de su alma, Javier Labandón se lanzó a las alegrías, al flamenco, a su Andalucía.

Estaba a gusto y el público lo sabía. «Como no voy a estar bien aquí, si a mí lo que me gusta es el mar y el olor a sal; no sabéis los recuerdos que me trae», admitía El Arrebato que se abrió al público y lo hizo partícipe de sus memorias más íntimas y familiares. Así, el artista se atrevió con el tema 'Todo tiene su fin', de los Módulos, una canción que le ponía su padre cada vez que iba a recogerlo a Barbate, el pueblo de sus abuelos maternos, cuando finalizaba el verano.

Con más de quince canciones que pusieron las notas musicales y el ritmo a la primera noche de conciertos del Auditorio Municipal del Real de la Feria, El Arrebato demostró que nunca ha dejado de ser 'un músico de guardia'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos