Ambiente festivo antes de la traca final de la Feria de Málaga 2018

A la feria cada vez acuden más grupos de personas conjuntadas en su vestimenta. /Ñito Salas
A la feria cada vez acuden más grupos de personas conjuntadas en su vestimenta. / Ñito Salas

Las calles del Centro se preparan para vivir un fin de semana que se prevé intenso

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Parece que fue ayer cuando los fuegos artificiales y el pregón de Pablo Aranda daban comienzo a la edición de la feria de este año, y sin embargo la jornada del viernes pasó rápidamente con la sensación de que esto ya se va acabando. Los días de fiesta, tradición y encuentros entre los malagueños entró ayer en su recta final, aunque este año el domingo dejará un día más para disfrutar de las fiestas del sur de Europa más importantes del verano.Ya sea por una llegada de turistas importante, o porque los malagueños se pidieron un día de fiesta en el trabajo, lo cierto es que la mañana ya prometía que sería un viernes intenso.

Apenas rozaban las 13.00 horas cuando la calle Larios ya era un hervidero de feriantes dispuestos a bailar al son de la música. Los coros, las charangas, los verdiales y la música más tradicional en general llenaban las calles para seguir sorprendiendo a los que venían por primera vez. El público local tenía ganas de fiesta y llenaron las casetas a pie de calle y los restaurantes de la zona de la Constitución y la plaza del siglo. A partir de hoy esta ciudad tiene un 'minipuente', y eso se nota con la llegada de tanto público en las primeras horas.

La música en las calles es la actividad preferida de los feriantes.
La música en las calles es la actividad preferida de los feriantes. / Ñito Salas

Sin embargo, ese cambio de público que ocurre en torno a las 17.00 horas, protagonizado por aquellos que son más de ir a bares de copas, se retrasó algo más en llegar. Eso se notaba en el 'botellón', que siempre ejerce como termómetro de la asistencia a la feria del Centro. No fue hasta bien pasadas las 18.00 horas cuando los aledaños a la plaza de la Merced comenzaron a llenarse de gente (muy joven), que poco a poco se fueron acomodando en sus espacios elegidos a lo largo de toda la semana.

Precisamente en la Merced se ha producido esta feria un fenómeno muy curioso, y que los habituales han llamado como 'feria de terrazas'. La instalación de este nuevo escenario está enfocada justo en dirección a la decenas de bares y restaurantes de esta plaza, por lo que se ha planteado como una buena alternativa sentarse en estas terrazas para disfrutar de la música por las tardes. De nuevo en este punto, una lástima que estos conciertos acaben a las 18.00 horas, porque lo cierto es que no solo no molestan a nadie, sino que animan una plaza que en los últimos años se había quedado desangelada tras el fin del 'botellón'. Aun así, poco a poco a lo largo de la semana se ha ido consolidando este nuevo espacio entre los más habituales, y es casi seguro que el año que viene los hosteleros de esta zona pelearán porque se vuelva instalar en el mismo sitio.

En cuanto al resto de espacios, la plaza del Obispo volvió a brillar en el mediodía malagueño, aunque siempre seguido muy de cerca por la plaza Mitjana, la plaza San Pedro Alcántara y la plaza de las Flores, que se viene arriba cada día con la Free Soul Band haciendo de las suyas.

Intercambio de turistas

La jornada del viernes dejó también una sensación de que muchos turistas se iban, pero otros venían para disfrutar del último fin de semana. El trasiego de maletas por las calles aledañas del centro era tremendo, lo que da la pauta de que este evento sigue teniendo una gran acogida entre los turistas.

Además, si el PSOE entregaba su premio Liderazgo Social a las 'kellys' el jueves, ayer fue el premio Populares del Año del PP, que homenajearon a Salvamento Marítimo por su labor frente a la crisis migratoria que está produciendo que cada día lleguen decenas y centenares de personas a las costas andaluzas, evitando en muchos casos que los inmigrantes pierdan la vida en el trayecto. Así lo trasladó el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, al patrón de uno de los buques Salvamar, Alejandro Rodríguez Moncada, quien recogió el premio en un acto en el que participaron también el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Los grupos de música y coros amenizan las primeras horas del día en la calle Larios.
Los grupos de música y coros amenizan las primeras horas del día en la calle Larios. / SUR

 

Fotos

Vídeos