Pérez se presenta como el candidato «del cambio» para repetir la victoria del 28A

Pérez, rodeado de Medina y Ruiz Espejo, este jueves frente al Ayuntamiento. /Salvador Salas
Pérez, rodeado de Medina y Ruiz Espejo, este jueves frente al Ayuntamiento. / Salvador Salas

El cabeza de lista del PSOE reclama a afiliados y simpatizantes «que no se confíen» y llama a la movilización de la izquierda para que «el PP no siga en el poder, esta vez con la ultraderecha de Vox»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Confiesa que lleva «dos años» esperando este momento, desde que fuese nombrado portavoz e iniciase la carrera hacia la Alcaldía. Pero la verdadera cuenta atrás comienza ahora. Dani Pérez está dispuesto a desalojar a Francisco de la Torre de la Casona del Parque. Por eso la primera parada de su autobús de campaña tuvo lugar este jueves frente al Ayuntamiento que aspira a gobernar, donde lanzó un mensaje sobre el que vertebrará su estrategia electoral. «Sólo hay dos opciones: que el PP siga en el poder, pero ahora con la ultraderecha de Vox, o el cambio», exclamó el candidato socialista, convencido de la necesidad de mantener la movilización de la izquierda que atornilló la victoria de Pedro Sánchez el 28 de abril.

Acompañado del secretario general del PSOE en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y de su número dos, Begoña Medina, Pérez arrancó el 'sprint' final convencido de que ganará los comicios del 26 de mayo pero consciente también de que una victoria no basta: debe sumar mayoría absoluta con las fuerzas políticas situadas a su izquierda, como Adelante Málaga y Málaga Ahora, si quiere evitar un pacto a la andaluza entre PP, Ciudadanos y Vox.

El cabeza de lista del PSOE defendió que su partido «está acariciando la Alcaldía de Málaga con la punta de los dedos» pero pidió a los afiliados y simpatizantes congregados en el Paseo del Parque «que no se confíen», apelando a los 93.000 votantes que depositaron la papeleta socialista en las últimas elecciones generales: «Ahora hay que volver a frenar a la extrema derecha y hacer posible un cambio histórico después de 25 años de políticas del PP».

Aferrado al reciente triunfo electoral de Sánchez, el alcaldable reclamó «que refrendemos la victoria que conseguimos el 28 de abril, porque lo que no queremos para España tampoco lo queremos para Málaga». A pocos metros, hace sólo unos meses, grababa un polémico vídeo donde simulaba cerrar las puertas del salón de plenos a Vox. El mensaje, pese a las críticas recibidas por utilizar la institución, continúa intacto: «De nada habrá servido cerrar las puertas del Gobierno de España a la ultraderecha si ahora le abrimos las del gobierno municipal de nuestra ciudad».

Pero no sólo hizo alusión a la derecha. Pérez aseguró que «cada voto cuenta, porque somos el cambio que suma frente a una extrema izquierda dividida y una derecha fragmentada con un PP en descomposición», en referencia al batacazo electoral de los populares, que obtuvieron 66 diputados en abril frente a los 123 escaños del PSOE. Como adelanto de los compromisos que lanzará en campaña, el candidato socialista reivindicó la necesidad de introducir mejoras en los barrios de la ciudad: «Son los grandes olvidados». También tuvo palabras para «los expoliados por las plusvalías, los bomberos, los policías locales y los que aspiran a vivir en una ciudad que aman pero donde no pueden vivir».

En clave más abstracta, Pérez anunció su apuesta para cambiar «la resignación por esperanza, la tristeza por ilusión, la corrupción por ejemplaridad, transparencia y buen gobierno y el pasado por futuro». También Ruiz Espejo situó al PP en el centro de su diana al afirmar que «ya no da más de sí». El desgaste de la gestión de De la Torre centrará la campaña socialista, como demostró el secretario general del partido en Málaga: «El alcalde quiere hacernos creer que se presenta como independiente y no por el partido que lleva gobernando los últimos 25 años. Pero los malagueños ya están cansados. Cansados porque las calles están sucias, los barrios siguen abandonados y la ciudad está perdiendo oportunidades».

También Medina azotó al regidor, especialmente por su última legislatura: «Serán recordados como los cuatro años en blanco», un mandato donde «el desgobierno ha presidido el Ayuntamiento» y De la Torre se ha mostrado «incapaz de poner en marcha ninguno de los grandes proyectos que Málaga necesita para avanzar». Ahora, considera la concejala socialista y candidata número dos, «hace falta alguien que tome las riendas y haga los cambios que la ciudadanía demanda».