Muñoz apuesta por convertir Marbella en sede del torneo femenino de golf más importante

La candidata del PP, hoy, en el paseo marítimo de la Fontanilla. /Josele-Lanza
La candidata del PP, hoy, en el paseo marítimo de la Fontanilla. / Josele-Lanza

La candidata del PP presenta las líneas generales de su programa en materia turística para seguir creciendo en «la calidad de los visitantes»

Nieves Castro
NIEVES CASTRO Marbella

Convertir Marbella en sede del torneo de golf más importante de cuantos se celebran en el circuito femenino mundial es uno de los objetivos con los que la candidata del PP a la Alcaldía, Ángeles Muñoz, concurre a las elecciones del próximo 26M. La popular, que desgranó las propuestas de su programa turístico, afirmó que desde el gobierno municipal se lleva tiempo trabajando para traer la Solheim Cup a la ciudad en el año 2023 y que «ahora que tenemos la Junta de Andalucía» se cuenta con «mayor apoyo» para acoger la competición.

La número uno del PP puso encima de la mesa la potente oferta del destino y los esfuerzos que durante su gobierno se han hecho para fomentar la comunión de Marbella con la excelencia de las playas, peleando el proyecto de estabilización del frente litoral; el crecimiento en el segmento de congresos con citas importantes, como la presentación mundial del primer vehículo eléctrico de Audi; o el apoyo al deporte base y el trabajo desarrollado para celebrar pruebas internacionales de alto nivel. Al respecto, Muñoz explicó que la ciudad ha presentado su candidatura para acoger la citada prueba golfística y también se ha postulado para ser capital gastronómica en 2020, de acuerdo a los criterios de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo. «Al igual que nos hemos presentado para ser la sede del golf femenino a nivel mundial, también queremos que se visualice que somos la capital gastronómica a nivel nacional», dijo Muñoz.

La cabeza de lista aseguró que para el PP el turismo es una industria «transversal» con vinculación a todas las áreas de gobierno, ya que, afirmó, «nuestra imagen exterior tiene que ver con tres factores: marca, imagen y servicio». En este sentido, señaló que la hoja de ruta diseñada en este campo va enfocada a un objetivo concreto: «seguir creciendo no sólo en el número de visitantes, sino fundamentalmente en la calidad de los turistas que eligen Marbella».

La número uno de los populares defendió un modelo de servicios públicos de calidad para rentabilizar el tirón de las iniciativas turísticas que se impulsen y en concreto, el peso del transporte, el ornato de los espacios públicos y la limpieza de los mismos. «En este último año y medio el Ayuntamiento ha dado un claro ejemplo de cómo se tienen que gestionar estos servicios públicos; ahora y de manera más clara que nunca se ven los dos modelos», dijo en referencia al PSOE que gobernó en la primera mitad de la legislatura. «Desde luego, no hay color», remarcó.