Tiempo de pactos en Málaga

Tiempo de pactos en Málaga

Casi un tercio de las alcaldías de la provincia están abocadas a las alianzas o los gobiernos en minoría

ANTONIO M. ROMERO

Con su voto el pasado domingo, los malagueños han dibujado un mapa político en la provincia que estará presidido por la necesidad de pactos bien para conseguir mayorías absolutas en los ayuntamientos o, en los casos que haya gobiernos en minoría, para garantizar la estabilidad en la gestión municipal durante los próximos cuatro años. El resultado de las elecciones municipales obligará a los partidos a poner en práctica el diálogo, el consenso y la negociación y a tener mano izquierda en una treintena de las alcaldías y en la propia Diputación de Málaga. Y es que la ola de cambio que sopla en la política española, hija de la crisis económica y de la paralela aparición de nuevas formaciones con la consiguiente fragmentación del voto, han llevado al establecimiento de un tiempo de pactos.

De las 103 alcaldías de la provincia, casi un tercio están abocadas a alianzas o a gobiernos en minoría. Entre ellas se encuentran diez de las grandes ciudades malagueñas: Benalmádena, Málaga, Marbella, Mijas, Nerja, Rincón, Ronda, Torremolinos y Vélez-Málaga todas actualmente gobernadas por el PP y donde los populares han sido el partido con mayor respaldo y Alhaurín el Grande en manos del independiente Juan Martín Serón. En este sentido, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, en su artículo 196, establece que es elegido alcalde el candidato que obtenga la mayoría absoluta de los votos. En caso de que ninguno lo logre, es proclamado regidor quien encabece la lista que haya obtenido el mayor número de votos en el municipio.

Hasta la constitución de los nuevos ayuntamientos, prevista para el sábado 13 de junio, todo está abierto y se acaba de inaugurar un tiempo en el que los líderes de los partidos malagueños abrirán negociaciones con el resto de fuerzas para perfilar las estrategias y tender puentes. Los primeros contactos telefónicos se produjeron ayer cuando hablaron el popular Elías Bendodo con el socialista Francisco Conejo y José Antonio Castro de IU, o el alcalde en funciones de la capital, Francisco de la Torre, con el líder de Ciudadanos y concejal electo en Málaga, Juan Cassá; las conversaciones se repetirán a lo largo de los próximos días.

Un hecho que mantendrá la incertidumbre hasta dentro de dos semanas. Además, sobre esos contactos planeará el tacticismo de los partidos a nivel nacional y hechos políticos como la investidura de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, o la celebración de elecciones generales en otoño.

Posturas

Las formaciones ya han definido sus posturas de partida. Los socialistas no establecerán un pacto global en la provincia, sino que se analizará cada caso particularmente en función de las características y la realidad de cada municipios. «Serán acuerdos puntuales no globales y actuaremos con responsabilidad para garantizar la estabilidad», según afirmó el secretario de Política Institucional del PSOE andaluz, Francisco Conejo. Por su parte, los populares están abiertos al diálogo con «todo el mundo», según palabras de su líder provincial, Elías Bendodo.

En la misma línea se expresó el subdelegado territorial de Andalucía en el comité ejecutivo de Ciudadanos, Juan Cassá, cuyo partido tiene la llave en cinco de las grandes ciudades de la provincia. Por su parte, el coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, mostró su disposición al diálogo con todas las formaciones, aunque reconoció que será difícil llegar a acuerdos, por las discrepancias programáticas, con partidos como el PP o Ciudadanos. Mientras que desde los partidos a los que ha apoyado Podemos, fuentes consultadas, sostuvieron que las políticas de pactos estarán sujetas a la decisión que adopten sus bases.

Tripartitos y cuatripartitos

Más allá de la coincidencia en que no hay mayorías absolutas, las diez grandes ciudades presentan un cuadro político distinto que abre la posibilidad a que haya tripartitos o cuatripartitos para desalojar al partido en el poder, en la mayoría de los casos el PP. En el supuesto de que no hubiera acuerdos, los populares continuarían en el poder, aunque gobernarían en minoría.

En la capital, la única opción para que Francisco de la Torre no siga como alcalde, en minoría, es que haya un frente anti-PP formado por PSOE, Málaga Ahora (Podemos), Ciudadanos e IU. En Marbella, donde el partido naranja no se presentó, los hechos y las declaraciones apuntan a un cuatripartito entre socialistas, IU, Costa del Sol Sí se Puede y Opción Sampedreña para desbancar a Ángeles Muñoz. Los contactos empezaron la misma noche electoral y, en los últimos cuatro años, la oposición ha funcionado en bloque en el Ayuntamiento marbellí.

En Mijas, la continuidad de Ángel Nozal dependerá de la postura que adopte Ciudadanos, liderado por el exconcejal socialista Juan Carlos Maldonado. Lo mismo sucede en Nerja, donde el partido de Albert Rivera tiene la llave para que José Alberto Armijo continúe o no en la Alcaldía, de la que podría ser desbancado si hay un pacto cuatripartito (PSOE, IU, Ciudadanos y EVA).

En manos del partido naranja también están Francisco Salado en Rincón de la Victoria y Pedro Fernández Montes si finalmente no abandona la política en Torremolinos. En el primer caso, el actual alcalde dejaría de serlo si hay un acuerdo a cinco bandas entre PSOE, Ciudadanos, ARincón (apoyado por Podemos), IU y PA; lo mismo que sucede en el segundo caso, donde sería necesario un tripartito para mandar a la oposición a un regidor y un partido, el PP, que llevan dos décadas gobernando.

En el caso de Vélez-Málaga, una plaza siempre complicada, el alcalde popular Francisco Delgado Bonilla se ha quedado a tres ediles de la mayoría absoluta, que podría conseguir si se apoya en el PA o en los independientes de Torre del Mar cada uno de ellos tiene dos ediles y en Ciudadanos. Un cuatripartito encabezado por el PSOE e IU podría desalojarlo de la Alcaldía.

En Ronda, donde no se presentó Ciudadanos, un tripartito entre PSOE, PAe IU podría arrebatar a María de la Paz Fernández la Alcaldía. La regidora popular, con 7 ediles, necesitaría al menos pactar con dos formaciones para seguir en el cargo: sus hasta ahora socios de gobierno del PA y el APR del exalcalde Antonio Marín Lara. Fernández ya dijo a SUR en la campaña que no pactaría con este último. En Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, que se ha presentado como independiente, se quedó a un edil de la mayoría absoluta por lo que una unión del PSOE, ASAHL, IU y el PPle podría arrebatar la Alcaldía.

Aunque el mayor sudoku sobre los pactos está en Benalmádena, una ciudad acostumbrada en los últimos años a la ausencia de mayorías absolutas y a los vaivenes en la Alcaldía a través de las mociones de censura. En el Ayuntamiento han obtenido representación siete partidos es el Consistorio de la provincia con más fuerzas políticas lo que deja abierta todas las posibilidades de gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos