Los procesos judiciales apenas pasan factura a los partidos con dirigentes imputados o condenados en Málaga

Los procesos judiciales apenas pasan factura a los partidos con dirigentes imputados o condenados en Málaga

Todos los candidatos en esta situación logran apoyos suficientes que le garantizan contar con representación en sus ayuntamientos

AGUSTÍN PELÁEZ

Caso Acinipo, en Ronda. Caso Troya, en Alhaurín El Grande. Caso Manilva, sobre presunto enchufismo. Alcaldes condenados que se presentan como candidatos. Candidatos imputados o que están siendo investigados por la Justicia. Alcaldes que han cumplido condena, que regresan con partidos independientes y que además consiguen representación. En el escaparate electoral de Málaga en los comicios del pasado domingo abundan los ejemplos. Y, además, a juzgar por el respaldo que han obtenido, estar envuelto en algún proceso judicial apenas pasa factura.

Benamocarra es un ejemplo claro donde el electorado no parece haber valorado que un candidato tenga incluso una condena firme. Este es el caso de Abdeslam Lucena, que ha encabezado la candidatura de Por mi Pueblo y ha logrado la mayoría absoluta, seis concejales, uno menos que en 2011, cuando se presentó con el PP, a pesar de estar condenado por los delitos de injurias, calumnias y desobediencia.

En Ronda, Antonio Marín Lara, exalcalde de la ciudad es investigado en el Caso Acinipo sobre presunta corrupción urbanística, ha logrado convertirse en la tercera fuerza política con tres concejales con Alianza por Ronda. Marín llegó a ser detenido, junto a tres exediles, además de otras tres personas en 2011. La representación que ha obtenido puede ser decisiva en la formación del nuevo gobierno.

Juan Martín Serón, que fue suspendido un año para ejercer su cargo de alcalde tras la condena del Caso Troya, ha sido el candidato más votado en Alhaurín El Grande con Por Alhaurín. Aunque se ha quedado a un concejal de la mayoría absoluta, las dos partidos que le siguen como segunda y tercera fuerza política tienen seis concejales menos. Curiosamente, el peor resultado en el municipio lo ha tenido el PP, con sólo un edil. Con Martín Serón a la cabeza, la formación popular consiguió 13 concejales en 2011.

Buenos resultados

Otro ejemplo de que no siempre los electores tienen en cuenta los procesos judiciales en los que sus candidatos están envueltos es Manilva. De los seis candidatos que han concurrido a las elecciones municipales, tres están imputados: el exintegrante de Izquierda Unida y cabeza de lista de Compromiso Manilva, Diego Urieta; el número uno del PSOE, Diego José Jiménez, y el candidato de Agrupación Socialista de Manilva (ASM), Emilio López Berenguer. El primero, que se presenta por primera vez con Compromiso Manilva y que quiso volver con IU, pero la formación lo rechazó por estar imputado, ha logrado cinco ediles, convirtiéndose en la segunda fuerza política. Jiménez ha conseguido un concejal mas que en 2011, pasando de cuatro a cinco como candidato socialista. Y López Berenguer, que aunque ha bajado en votos, consigue un acta. La Justicia los investiga por más de 470 presuntos casos de enchufismo, entre los que se encontrarían familiares de la exalcaldesa Antonia Muñoz, que tuvo que abandonar el cargo y que también está dentro de la investigación.

 

Fotos

Vídeos