De 'okupa' a futura alcaldesa de Barcelona con 2.200 euros al mes netos y sin dietas

Ada Colau, en una protesta en una oficina bancaria (archivo)./
Ada Colau, en una protesta en una oficina bancaria (archivo).

Ada Colau podría ser la primera mujer en ocupar la Alcaldía pese a que su abuelo le aconsejó que no se metiese en política

ESTER REQUENA

"Disculpe, señora alcaldesa. Yo la ayudo a levantarse". La frase se repite en redes sociales junto a una imagen que data de 2013 en la que se ve cómo Ada Colau es desalojada por un mosso d'esquadra de una oficina bancaria por oponerse a un deshaucio. Y solo una década antes vivía de 'okupa' en un antiguo cuartel de la Guardia Civil en la Barceloneta, aunque ella prefería refirse como vecinos que ocupan. Pero el 24 de mayo ha supuesto un cambio de 180 grados para la que fuese la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, como lucen ahora en los comentarios irónicos de la imagen que no para de repetirse en Facebook y Twitter. Ha ganado las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona, pudiendose convertir en la primera mujer en ocupar -sin k- el despacho. Y eso que su abuelo le aconsejó que no se metiese en política.

noticia relacionada

Pero la cuarta hija de un diseñador gráfico y una comercial, separados después, se crió con su madre recordándole todos sus cumpleaños que había nacido pocas horas antes de que fuera ejecutado el último reo de la dictadura de Francisco Franco. Con solo cinco años acudió a su primera manifestación.Y eso marcó mi compromiso con la lucha por el cambio social", desvela esta nacida el 3 de marzo de 1974 en Barcelona. Desde entonces el activismo corre por sus venas. Participó en sindicatos estudiantiles (le quedan dos asignaturas para terminar la carrera de Filosofía), movimientos antiglobalización, protestas en contra de la guerra de Irak y, sobre todo, asociaciones para reivindicar el derecho a la vivienda. En ellas ha volcado todos sus esfuerzos hasta que hace unos meses decidió liderar la plataforma Guanyem Barcelona.

Por supuesto, la que podría ser la alcadesa de la Ciudad Condal no quiere depender de los bancos y menos firmar una hipoteca. Vive de alquiler con su compañero, también activista, y su hijo Luca de cuatro años, que con poco más de un año ya sabía decir "sí, se puede". Se mueve en transporte público, viste camiseta y vaqueros. Y en su extenso curriculum figuran trabajos precarios como encuestadora, azafata, profesora particular... hasta que en 2007 entró en un centro de estudios económicos y sociales. Ahora se le podría unir el de primer edil, porque desde el Ayuntamiento quiere ser la punta de lanza de un cambio democrático en España y el sur de Europa. Por lo pronto seguiría el código ético que firmó hace unas semanas por el que ningún cargo municipal cobrará más de 2.200 euros (el actual alcalde, Xavier Trías, contaba con un sueldo anual bruto de casi 110.000 euros), se eliminarán dietas y coches oficiales, y el ciudadano podrá revocarlos si incumplen sus promesas electorales o cometen actuaciones ilícitas. Palabra de Ada.

 

Fotos

Vídeos