Mariví Romero dice adiós al sillón de concejal tras 17 años

Mariví Romero (derecha), sigue los resultados de la noche electoral./
Mariví Romero (derecha), sigue los resultados de la noche electoral.

La hasta ahora edil de Ciudad Jardín se queda a un puesto de entrar en el posible equipo de gobierno del PP

JESÚS HINOJOSAMálaga

Los resultados de estas elecciones municipales, que han otorgado al PP 13 ediles, obligan a que no vuelva a sentarse en el salón de plenos del Ayuntamiento de la capital una de sus concejalas más veteranas: Mariví Romero. Ella iba en el número 14 de la lista de Francisco de la Torre, así que salvo que se produzca alguna baja en las filas de los populares a lo largo del mandato, Romero no podrá mantener el acta de concejal que adquirió hace ya 17 años, con Celia Villalobos como alcaldesa.

Desde entonces, su trayectoria ha tenido diferentes etapas. Destaca su permanencia al frente del área de Bienestar Social o de Derechos Sociales del Ayuntamiento desde su llegada al Consistorio, cuando contaba con 27 años de edad, hasta hace cuatro años, cuando fue relevada en este puesto por el hasta ahora también concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares. Su contacto durante más de una década con los diferentes colectivos sociales y entidades ciudadanas la hizo ser una de las concejales más conocidas del equipo de gobierno del PP, del que fue portavoz entre los años 2003 y 2007.

Ha pasado por tres distritos de la ciudad. Empezó como concejala del distrito Este, luego asumió Carretera de Cádiz y en los últimos años ha sido la concejala del distrito de Ciudad Jardín. También llegó a estar al frente durante una etapa del Instituto Municipal de la Vivienda, compatibilizándolo con su responsabilidad en Bienestar Social. La última encomienda de De la Torre para ella fue hacerla responsable de lo que denominó como Gobierno Abierto, en su proyecto por enfatizar la transparencia de la gestión municipal.

La relevancia que llegó a alcanzar Mariví Romero en el equipo de gobierno del PP hizo que algunos la vieran como posible aspirante a la alcaldía en algún momento, buscando en ella el testigo de mujer con cierto carácter que dejó Villalobos. Sin embargo, no llegó a darse este supuesto.

En los últimos años, Romero, que empezó a trabajar en el ámbito público en 1995 como técnico del grupo popular en la Diputación Provincial, ha sido protagonista fundamentalmente por su intensa presencia y actividad en la redes sociales, lo que la llevó a ser designada como responsable de comunicación 2.0 en el PP malagueño y andaluz.

Esa notoriedad en las redes (en Twitter cuenta actualmente con 22.637 seguidores) la ha llevado a protagonizar no pocas polémicas. Una de las más sonadas se produjo cuando lanzó varios mensajes en los que alababa las instalaciones de un hotel de Huelva al que había sido invitada junto a un grupo de personas a pasar unos días. A principios de este año, también fue objeto de controversia la deuda que al parecer mantenía con la comunidad de propietarios del edificio en el que se reside y que finalmente saldó.

El que ella considera como su principal mentor en el PP, el malagueño Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del partido en Andalucía, la incluyó como número 8 de su lista al Parlamento Andaluz para las elecciones del pasado mes de marzo. Pero finalmente no obtuvo escaño en la cámara regional al quedarse el PP con cinco asientos por la circunscripción malagueña.

 

Fotos

Vídeos