«La mediana empresa es la base de la economía de un país»

Lucrecia Prieto preside, 
desde hace ya una década, 
una empresa que da 
empleo a medio centenar 
de personas. ::  r.c./
Lucrecia Prieto preside, desde hace ya una década, una empresa que da empleo a medio centenar de personas. :: r.c.

Lucrecia Prieto Directora General de Priasa

Ha pasado ya casi una década desde que Lucrecia Prieto Palacio (Zaragoza, 37 años) cogió las riendas de la empresa que fundó su padre a mediados de los años setenta. Arquitecta de profesión, aún se recuerda, recién acabada la carrera, llegando a las oficinas de Priasa (Tordesillas, Valladolid) decidida a demostrar a su padre de lo que era capaz. «Al principio hice de todo. La mejor manera de aprender era trabajar a pie de obra; cubriendo todas las facetas y aprendiendo de todo y de todos y muy especialmente de mi padre», explica, orgullosa de capitanear un proyecto que hoy factura 12 millones de euros anuales y que da empleo a casi medio centenar de trabajadores. Lucrecia es el perfecto representante del sector de la pequeña y mediana empresa de este país, en donde el 29,4% de los negocios están dirigidos por mujeres altamente cualificadas. Ella cree que, por más que se haya avanzado y se vayan alcanzado metas que hasta hace no tanto estaban al alcance de muy pocas, todavía queda mucho camino por recorrer. «Entiendo que con el esfuerzo y el empeño que hoy en día le ponemos las mujeres, junto con esa otra visión y normas de comportamiento que se registran en nuestra sociedad, llegará el momento en el que se logre una equiparación real».

SSi Lucrecia es la imagen perfecta de la nueva clase empresarial, Priasa es la prueba de que hay empresas de construcción que supieron reinventarse cuando en este país las cosas pintaban fatal. Luis Miguel Prieto Sogo fundó Priasa en 1977 cuando llevaba una década de trabajo en el sector a sus espaldas. Eran tiempos en los que la mayor parte del trabajo llegaba de la mano de organismos públicos de la comunidad autónoma y de la edificación de viviendas de promoción propia a los que seguiría la peor crisis jamás recordada y la decisión de reinventarse. Quizá sea por eso, porque Luis Miguel Prieto lo vio venir y decidió que no era una buena idea anclarse en la promoción de viviendas, por lo que Lucrecia y sus hermanos, Beatriz y Nicolás, también parte de la compañía, hoy lo miran con absoluta admiración.

La readidad es que no es para menos. Hoy el Grupo Pria lo componen la constructora Priasa, su filial en Marruecos (Priasa Maroc), el almacén de material de construcción Prieto Palacio, la Residencial Vista Castro y la patrimonial Inpripa. Un conglomerado de empresas estrechamente ligado al sector de la alimentación que tiene a sus espaldas el orgullo de haber levantado bodegas y ampliado queserías de renombre. Por eso, ahora que a la vuelta de unos días toca elegir un nuevo Gobierno, Lucrecia Prieto no tiene problema en levantar la voz para reclamar medidas que impulsen a la mediana empresa como simplificar los trámites burocráticos y hacer accesible la contratación de mano de obra cualificada potenciando la formación profesional. «La mediana empresa es la base de la economía de un país. Es la que genera más empleo y riqueza, y entiendo que es la que proporciona más estabilidad para la región en la que se encuentra. Por esto el futuro es y tiene que seguir siendo de la mediana empresa», dice convencida de que es importante que interioricemos esa suerte de máxima sin dejar de pensar en nuevos proyectos.