«Hay que revertir la subida de la base mínima de cotización»

Daniel Lacalle, candidato del PP, en un momento de la entrevista. :: virgina carrasco/
Daniel Lacalle, candidato del PP, en un momento de la entrevista. :: virgina carrasco

Daniel Lacalle Economista. Número 4 del PP por MadridConfía en que más crecimiento, empleo y natalidad garanticen la sostenibilidad de las pensiones

AMPARO ESTRADA MADRID.

Daniel Lacalle es el asesor económico de Pablo Casado y número 4 del PP por Madrid. Economista jefe de Tressis, una sociedad dedicada a la gestión de patrimonios, defiende la reforma laboral y la rebaja de impuestos.

-Prometen una bajada de impuestos superior a los 16.000 millones de euros. ¿Habrá que ajustar el gasto para cumplir el déficit?

LAS CINCO MEDIDAS PRIORITARIAS PARA EL PP

Revolución fiscal
Rebaja del IRPF, cuyo tipo marginal máximo sería el 40%
Rebajar el Impuesto sobre Sociedades cuyo tipo máximo quedará por debajo del 20%. Suprimir el Impuesto sobre el Patrimonio. Eliminar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para las transmisiones entre padres e hijos y al resto de la línea descendente, y entre cónyuges. Blindaje fiscal del ahorro para la jubilación. Reducir las cotizaciones sociales, especialmente para la contratación de jóvenes y parados de larga duración.
Ley de unidad del mercado
Impulsar normas armonizadoras que aseguren la unidad de mercado
La proliferación de nuevas figuras tributarias la rompe.
Autopista administrativa
Eliminar trabas burocráticas y reducir los trámites administrativos para que los autónomos puedan crear una empresa en cinco días.
Sanidad, educación y pensiones
Una tarjeta sanitaria individual, válida para todo el sistema nacional de salud
Utilizar recursos de la colaboración público-privada para los hospitales. La revalorización de las pensiones tendrá en cuenta el IPC y otros indicadores que garanticen el poder adquisitivo y la sostenibilidad del sistema. Aproximar el periodo de cálculo a toda la vida laboral.
Facilidad de contratación
Profundizar los avances en flexibilidad alcanzados con la reforma laboral de 2012
Implantación de la 'mochila austríaca'.

-Devolver dinero a los ciudadanos es una oportunidad para permitir que las empresas inviertan y crezcan más, que los ciudadanos tengan más capacidad de consumo, y con ello se recauda más y mejor. La bajada de impuestos es necesaria, es justa y es beneficiosa para la economía. Por otro lado lo que se tiene que hacer es un ejercicio de eficiencia de las administraciones para que no se pongan en peligro las cuentas públicas; en los últimos presupuestos había 29.000 millones de euros en administraciones paralelas, que son todos esos entramados sin actividad o duplicados. En Andalucía, por ejemplo, hemos cerrado más de 280 entidades sin actividad.

«No puede ser que las comunidades autónomas que incumplen salgan beneficiadas»

-Sobre el papel se cuadran todas las cuentas. ¿No es voluntarista pensar que se va a recaudar más?

-Ya hemos demostrado que bajando impuestos aumenta la recaudación.

-¿Qué nuevas medidas incorporarían a la reforma laboral?

-La reforma laboral ha sido esencial para parar la sangría de empleo que se dio con las políticas socialistas. Pero tenemos que fortalecer la reforma laboral facilitando la contratación: reducir el número de contratos, reducir la burocracia y los requisitos administrativos que supone contratar. También reducir los impuestos al trabajo.

-¿Bajarían las cotizaciones sociales?

-Hay que hablar con propiedad: impuestos al trabajo. Hay que revisar el sistema impositivo para que no se convierta en un desincentivo para contratar. Eso no merma los ingresos de la Seguridad Social porque lo que hay que conseguir es reducir el paro y que las empresas inviertan más y crezcan.

-Quiere bajar las cotizaciones a pesar de que la Seguridad Social arrastra un déficit de miles de millones desde hace años.

-Los pilares para la sostenibilidad del gasto son el crecimiento y el empleo. Lo que no se puede hacer es poner escollos a la contratación y luego decir que no se ingresa lo suficiente. Lo que hay que hacer es reducir el paro, fortalecer el crecimiento y fortalecer el tejido empresarial y con todo ello se recauda más y se mantienen los servicios sociales. Nosotros ahora mismo estamos en una recuperación frágil; se ha parado la sangría del desempleo, se ha conseguido que la economía empiece a recuperarse. Pero venimos de la devastación entre 2008 y 2011 de la economía española. Lo que no podemos pensar es que, mágicamente y en unos pocos años, se va a aumentar la productividad, el crecimiento, el empleo, los salarios, todo.

-Con salarios más altos se ingresaría más por cotizaciones.

-Lo que han hecho el PSOE y Podemos es una penalización a la contratación a largo plazo con la enorme subida de impuestos al trabajo que se ha llevado a cabo escondida en la subida del salario mínimo interprofesional. El Gobierno de Sánchez y Podemos no son generosos subiendo el salario mínimo. Lo que han hecho es una brutal subida de impuestos a todos los asalariados. A ver si entendemos esto.

-¿Qué haría el PP con el salario mínimo porque no ha quedado muy claro?

-El salario mínimo interprofesional se tiene que decidir entre los agentes sociales. El Gobierno tiene la capacidad de reducir los impuestos al trabajo, lo que no tiene es la capacidad de subir los salarios. Por lo tanto, lo que proponemos es que se acuerde entre los agentes sociales.

-¿Bajarían el salario mínimo que ya está aprobado de 900 euros?

-Lo que vamos a hacer en cuanto lleguemos es revertir la enorme subida de impuestos escondida bajo el subterfugio del salario mínimo interprofesional.

-Habla de revertir la subida de la base mínima de cotización.

-Con un 14% de paro deberíamos estar todos indignados con esa subida brutal. Eso le supone a los empresarios contratar muchísimo más caro y está teniendo un efecto negativo en la creación de empleo.

Pensiones

-¿Las pensiones deben subir con el IPC?

-Las pensiones tienen que subir con el poder adquisitivo.

-¿Cómo se calcula el poder adquisitivo si no es con el IPC? ¿Sería como el índice de revalorización que aprobó el Gobierno de Rajoy aunque también lo ligaba a la sostenibilidad del sistema?

-Las pensiones son un contrato social a largo plazo. No sólo tenemos que pensar en las pensiones de 2019, tenemos que pensar en las pensiones de 2059, porque si no se generarán mayores desequilibrios. Lo que decimos es que se revalorizarán, manteniendo y aumentando el poder adquisitivo, y, además, como estamos convencidos de que habrá más empleo y más inversión, se garantizará que sean sostenibles a largo plazo.

-¿Cómo serán sostenibles? ¿Mantendrán el factor de sostenibilidad que aprobó el Gobierno del PP?

-No puede ser más claro. Las pensiones tienen que estar ligadas a la realidad demográfica del país. La sostenibilidad de las pensiones es una cosa, el factor de sostenibilidad, otra. Si tenemos más crecimiento, más empleo y más natalidad, el factor de sostenibilidad no es un elemento del que tengamos que hablar. Sí de atracción de inversión, mejora del empleo, mejora del tejido productivo, políticas serias de natalidad y de inmigración.

-¿Quieren más corresponsabilidad fiscal de las comunidades?

-No es solamente gastar más o tener más impuestos cedidos, es responsabilidad crediticia también. Soy un gran, gran defensor de las comunidades autónomas, pero no estoy en nada de acuerdo con el concepto de armonizar que tienen los socialistas, que es subir impuestos.

-¿Debería reducirse la solidaridad interterritorial?

-No es lo mismo un sistema de solidaridad, que siempre va a existir, que uno de incentivos perversos en el que hay algunas regiones que siempre reciben más y si incumplen se las rescata, con lo que llevan a cabo constantemente una política equivocada. Lo que no podemos hacer es que los que aportan siempre sean los mismos y los que reciben siempre sean los mismos; que los que incumplen salgan beneficiados porque reciben más financiación. Tiene que haber límites de endeudamiento y límites de gasto.

-¿Habla de endurecer el sistema de financiación autonómica?

-Eso no es endurecer, es gestionar bien.