Moreno avisa de que está en juego un gobierno que «acompase las reformas» de Andalucía o que las «intente bloquear»

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante su intervención en un acto de campaña en el Mercado de la Victoria de Córdoba./
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante su intervención en un acto de campaña en el Mercado de la Victoria de Córdoba.

El presidente de la Junta de Andalucía ha asegurado que el PP va a ganar las elecciones «porque Jaén, Andalucía y España se merecen merece un gobierno mejor»

EUROPA PRESS

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ha advertido de que en las elecciones del próximo domingo está en juego «un gobierno que acompase las reformas» que se están poniendo en marcha en Andalucía con el nuevo gobierno de coalición o uno que las «intente bloquear».

Así lo ha señalado este jueves durante su intervención en un acto celebrado en Jaén, acompañado por el presidente provincial del partido, Juan Diego Requena, y los candidatos al Congreso y el Senado María Luisa del Moral y Javier Márquez.

Moreno ha asegurado que el PP va a ganar las elecciones «porque Jaén, Andalucía y España se merecen merece un gobierno mejor». Por ello, tras criticar que «cada vez que los socialistas cogen una institución los socialistas la dejan tiritando», ha reivindicado, especialmente ante quienes «no saben a quién votar o desconfía del PP», el ejemplo de esta comunidad.

En este sentido, ha lamentado que, a pesar de haber tenido que «aguantar la cantinela» de que había que mirar al gobierno andaluz del PSOE para «aprender gestión de servicios públicos», se han encontrado una situación muy distinta.

Es un panorama que ha resumido en cuatro datos: que «durante diez años ha dejado de gastar 27.000 millones de euros», «3.000 millones en subvenciones repartidas »sin justificar«, el »capricho« de modificar proyectos ya planificados en una »chapuza administrativa« por la que se ha »tenido que pagar 762 millones en sentencias desfavorables« y la falta de mecanismos en la Junta para cobrar la deuda de sus acreedores con »4.665 millones que se le deben«.

Unas cifras que reflejan, a su juicio, el «nivel de indolencia, incapacidad y negligencia del socialismo», a las que ha sumado otras de carácter «más personal» y que «duele más», como el «medio millón de andaluces escondidos esperando una prueba diagnóstica o quirúrgica» o los «34.000 dependientes que no existían».

«Que jamás venga un socialista a hablarnos de que son capaces de defender políticas sociales, sanitaria, en dependencia... Se acabó el cuento de los socialistas en Andalucía», ha asegurado. Por ello, se ha reivindicado ante quienes desde el PSOE piden el voto diciendo que «puede pasar lo que ha pasado en Andalucía».

Según ha añadido, lo que ha ocurrido es que se han «desterrado 40 años de políticas sectarias, rancias y antiguas», se han eliminado «85 entes que no servía nada más para que amigos se colocaran», se ha reducido los cargos eventuales, se ha impulsado un plan de choque en sanidad, se piensa en autónomos y empresarios y se ha iniciado una bajada de impuestos.

Al hilo, Moreno ha animado a los socialistas a «que lo sigan diciendo por ahí» porque en el PP, frente al «mucho hablar y nada hacer del PSOE», se hace lo que se dice y por ello también se han comenzado los trámites para la limitación de mandatos, para otorgar a los docentes el reconocimiento legal de autoridad o la ley de formación profesional.

Unas medidas para mejorar la región que tendrán continuidad a lo largo de la legislatura y que, según ha valorado, empiezan a dar frutos. De este modo, ha destacado que mientras, según la EPA del primer trimestre, «el paro ha aumentado en España en casi 50.000 personas», «Andalucía por primera vez lidera la creación de empleo con 16.000 nuevas personas que se han incorporado al mercado laboral»

Al respecto y aunque «queda mucho por hacer», ha considerado que el «cambio político en Andalucía es a mejor» y «de eso se trata el próximo domingo» ante un Pedro Sánchez con las mismas «pésimas» recetas económicas que Zapatero, pero con el «problema añadido» de que «no entiende lo que es España».

«Para seguir en la Moncloa, seguir montado en el Falcón, seguir disfrutando del lujo oficial, que es lo que le gusta, va a hacer lo que tenga que hacer», ha dicho Moreno, para el «significa que va a pactar con Podemos» y que está «dispuesto a ceder al chantaje de los independentistas, de quienes quieren romper España, de los amigos de los terroristas.

Así las cosas, ha subrayado que estas elecciones generales «son muy importantes». «Nos jugamos nuestro país, nuestra economía, nuestra familia, muchísimo. Y los andaluces más. Podemos tener un gobierno que acompase las reformas en Andalucía a las de España o uno que intente bloquear las reformas que estamos haciendo», ha manifestado.

Y es que, tras tres meses, incluso personas que reconocen que no lo votaron en diciembre le dicen que «no les disgusta la música y la letra del nuevo Gobierno» y «se va por el buen camino». «A todas esas personas que cometieron el primer error de no votarme, que los subsanen el domingo votando al PP y a Pablo Casado», ha bromeado el dirigente popular.

En su opinión, «no se van a arrepentir» porque Casado «va a ser un buen presidente», tiene la «ilusión y el ímpetu de la juventud» y también la fortaleza y la capacidad para saber entender España« y plantear un proyecto en materia territorial, social y económica.

«Debemos echar el resto», ha animado en esta recta final de campaña y, especialmente, en Jaén, que «tiene pendiente un despertar», una vez eliminado «el yugo socialista» que ha impedido su progreso. Ha valorado, además, la «gran campaña» encabezada por Del Moral, cuyo «tesón, solvencia», «humildad y cercanía» ha recalcado.

Igualmente, se ha referido al trabajo de Márquez en estos días, pero también en el Ayuntamiento de la capital, donde lo tiene «difícil» por su mala situación económica. Tras mostrarse convencido de que seguirá siendo alcalde tras el 26 de mayo, ha asegurado «a Jaén le vendrá bien» que esté en el Senado, ya que el PP va «a gobernar España» y podrá «coger» a los ministros en las sesiones y plenos «para pedirle cosas para Jaén».