Guillermo Díaz: «Otros se hunden, pero nosotros hemos cumplido con creces»

Díaz, junto a Arrimadas y Rivera durante el acto de apertura de campaña. /Ñito Salas
Díaz, junto a Arrimadas y Rivera durante el acto de apertura de campaña. / Ñito Salas

El candidato de Ciudadanos por Málaga se muestra «contento» por haber adelantado al PP en la provincia, una alegría amortiguada por la incapacidad de sumar mayoría con el PP y Vox en el Congreso

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Apenas ha dormido tres horas, pero «ha merecido la pena». El candidato de Ciudadanos en Málaga, Guillermo Díaz, ha conducido a su partido a adelantar en votos al PP para situarse como segunda fuerza política en la provincia, con el mismo número de escaños que el PP y Unidas Podemos pero casi dos puntos de diferencia respecto al primero y hasta cinco puntos por encima de la coalición liderada por Pablo Iglesias. El partido de Albert Rivera sólo ha sido superado por el PSOE. «Estamos bastante contentos con el resultado, porque en apenas dos años y pico, desde las últimas generales, nos hemos puesto segundos», explica Díaz, que reconoce que «lo ideal habría sido sacar a Pedro Sánchez de la Moncloa». Porque el crecimiento de Ciudadanos ha quedado frenado en seco por el desmoronamiento del PP: «Nosotros hemos cumplido con creces. Mientras otros se hunden, nosotros hemos cumplido con nuestro deber».

Las cuentas no le salen al bloque formado por el PP, Ciudadanos y Vox. Y Díaz tiene claro quiénes son los responsables: «Unos se muestran inútiles porque tienen un discurso que en España no tiene cabida», reflexiona en referencia al partido de Santiago Abascal, «y otros se hunden». Sólo queda esperar: «Ya tiraremos del carro en las siguientes elecciones. Creceremos más y ganaremos». En clave provincial, el cabeza de lista naranja considera que «honestamente hay una identificación grande de la sociedad con el mensaje de Ciudadanos», que plantea «una alternativa de gestión eficaz y moderna, libre, sin cuestiones rancias sobre la mesa». Díaz ha viajado esta mañana hasta Sevilla junto a su número dos, Irene Rivera, para mantener una reunión con el vicepresidente de la Junta y líder autonómico de la formación, Juan Marín, y otros miembros del partido para definir una estrategia con la vista puesta en los comicios municipales del 26 de mayo: «Lo que está claro es que hay un proyecto que se desmorona y otro que emerge con fuerza».

Ciudadanos es ya la segunda fuerza política en municipios como Málaga, Marbella, Torremolinos, Mijas, Benalmádena, Vélez-Málaga o Ronda, una situación que allana el camino naranja para el 26M. La fragmentación de la derecha y la mayoría socialista en el Congreso, sin embargo, aguan la fiesta en Ciudadanos: «No es el Parlamento que nos gustaría, pero más temprano que tarde vamos a dar la campanada porque somos una fuerza nueva, limpia, con ímpetu y optimismo y hablamos de cosas que le interesan a la ciudadanía». La posibilidad de pactar con Sánchez ha quedado definitivamente enterrada por ambas partes, como demostraron los afiliados y simpatizantes que se acercaron hasta Ferraz en la noche electoral para pedirle al presidente en funciones: «¡Con Rivera no!». Díaz les da la razón: «Aciertan diciendo que con Rivera no, porque quienes negocian con Otegi y Torra y prometen indultos no tienen nada que hacer con Ciudadanos».

Antes de volver a enfundarse el traje de diputado por segunda legislatura consecutiva, Díaz recuerda que su partido «no ha planteado propuestas grandilocuentes, como otros», e incide en la necesidad de mejorar las redes de saneamiento y abastecimiento para evitar decretos de sequía, proteger el litoral de los temporales mediante un plan común para toda la Costa del Sol y ampliar la plantilla de la Policía y la Guardia Civil.