Casado reivindica los principios del PP y apela al voto útil en Málaga

Casado reivindica los principios del PP y apela al voto útil en Málaga
Salvador Salas

El presidente de los populares pide el apoyo de los indecisos y los desencantados con los populares en torno a un partido «abierto»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La batalla por el voto del centro-derecha se presenta encarnizada en esta recta final de la campaña de las elecciones generales del 28 de abril. Ante la fragmentación en tres fuerzas políticas y en una jornada marcada por golpe de efecto de Ciudadanos al fichar el expresidente popular de Madrid, Ángel Garrido, que ha sacudido los cimientos del Partido Popular a cinco días de la cita con las urnas, Pablo Casado ha reivindicado esta noche en Málaga los valores y principios del PP y ha apelado al voto útil en torno a las siglas populares para que haya una alternativa real de Gobierno «a los socialistas, los comunistas y el independentismo» y que el mandato de Sánchez sea «un oscuro paréntesis en la brillante historia de España».

En el acto central de los populares en Málaga y donde estuvo acompañado por el presidente del PP andaluz y de la Junta, Juanma Moreno, su homólogo en la provincia, Elías Bendodo, el cabeza de lista provincial al Congreso, Pablo Montesinos, la número uno de la candidatura a las europeas, Dolors Montserrat, y el aspirante de los populares europeos a presidir la Comisión, Manfred Weber, Casado, sin una referencia expresa a Garrido, ha subrayado que el PP no debe moverse de sitio para intentar «cobijar a más gente» sino que tiene que seguir en los «principios y valores de siempre».

Ante unas 1.500 personas -según la organización- en el Palacio de Ferias y Congresos de la capital y en un mitin que ha concluido a los sones del Himno Nacional, el candidato de los populares a la Presidencia del Gobierno, tirando de símil, ha defendido que lo que el PP debe hacer es mantener «un tronco sólido con raíces profundos y abrir la copa y las ramas para cobijar más gente debajo» y ha asegurado que son un partido «abierto» donde hay integración porque «aquí caben todos los que quieren mejorar la vida de los compatriotas».

En este punto, Pablo Casado ha advertido que si se fragmenta el voto «se fragmenta España». Por ello, se ha dirigido a los indecisos para que le apoyen porque «sólo con el PP está garantizada la unidad de España»; a los votantes del PP que en su día dieron la espalda a los populares en las urnas y se marcharon a Vox o Ciudadanos le ha pedido que «vuelvan a casa y sepan que el futuro de sus hijos depende de que nos vuelvan a dar la confianza, porque no les vamos a defraudar»; y ha reclamado el apoyo a los socialistas «avergonzados con la deriva de Sánchez, que está vendiendo España a trozos por un puñado de votos».

Casado ha defendido que el PP es un partido «renovado y preparado para gobernar» y que tiene una «intachable» hoja de servicios a España.

Por su parte, Juanma Moreno ha subrayado que un Gobierno del PP en La Moncloa hará lo mismo que el Ejecutivo de la Junta que el preside y está haciendo en Andalucía y ha reivindicado que la gestión del PP trae progreso y bienestar: «En el Partido Popular gobernamos y gestionamos mejor que los socialistas«.

«En el PP somos expertos en levantar ayuntamientos en ruinas después de gobernar el PSOE, en gestionar comunidades autónomas y en levantar España dos veces después de los gobiernos socialistas«, ha sostenido Moreno, quien ha hecho balance de sus primeros cien días al frente de la Junta destacando el impulso en este periodo a las 21 medidas a las que se comprometieron. «Cumplimos lo que decimos siempre», ha apostillado.

El presidente andaluz, que ha asegurado que han logrado «desterrar el sectarismo de 40 años del PSOE», ha reprochado al PSOE que les «moleste» el cambio en Andalucía que ha suprimido entes donde «había enchufados del PSOE», que ha abierto quirófanos por la tarde y los fines de semana para reducir la lista de espera o que se haya iniciado la revolución fiscal con la bajada de impuestos.

En su turno de intervención, Pablo Montesinos ha subrayado que las sensaciones en la calle «no pueden ser mejores» y ha recalcado que el PP es «el partido de Málaga» y que la provincia va a ser «el impulso» para que Casado sea el próximo presidente del Gobierno.

«Con sus votos Málaga va a decir no a Pedro Sánchez, no a sus políticas económicas y no a su diálogo con los separatistas; y va a decir sí a Casado, sí a la defensa de la unidad de España, sí a la libertad, y sí a la recetas económicas del PP», ha afirmado Montesinos, quien ha agradecido el apoyo del PP de Málaga como cabeza de lista.

Por su parte, Elías Bendodo ha vaticinado que Málaga «se saldría del mapa» si Casado es presidente del Gobierno después de que tanto la capital, como la Diputación y la Junta de Andalucía estén gobernadas por el PP. «Pablo, tienes que cerrar el círculo», le ha espetado Bendodo al candidato de los populares a La Moncloa, de quien ha dicho que tiene «ilusión, amor por el país, proyecto, ganas y equipo».

El líder de los populares malagueños ha reiterado un mensaje que ha venido repitiendo durante la campaña en el sentido de que las elecciones de este próximo domingo son «la tercera llamada» que los ciudadanos españoles harán al PP para «rescatar» al país tras la gestión socialista como ya hicieron en 1996 con José María Aznar tras el mandato de Felipe González y en 2011 con Mariano Rajoy tras el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Dolors Montserrat ha destacado que Europa es el futuro para España y que no van a permitir que «los populistas y los independentistas rompan Europa», mientras que Manfred Weber ha recalcado que Europa está «con España, con el PP y con Pablo Casado; una victoria del PP es una victoria de España y de Europa».