La cara y la cruz de las generales en Málaga evitan mover ficha hasta las municipales

López considera que la victoria del PSOE «es incontestable». Montesinos acepta con deportividad la derrota electoral. Vídeo: Primera parte del programa / Migue Fernández

López aboga por un gobierno en solitario del PSOE y Montesinos hace autocrítica, pero ninguno desvela posibles pactos ni estrategias por el 26M

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Andan con pies de plomo. Nacho López y Pablo Montesinos forman la cara y la cruz de las elecciones generales en Málaga, pero ambos se muestran prudentes a la hora de revelar posibles pactos o estrategias con la vista puesta en las municipales. No quieren dar ni un paso en falso antes del 26 de mayo. Tanto la euforia del PSOE, encarnada en un López radiante, como la autocrítica del PP tras su debacle electoral, encajada con deportividad por Montesinos, están tamizadas por la próxima cita con las urnas. Han dejado de ser candidatos para garantizarse un escaño en el Congreso por primera vez, pero son conscientes de que los comicios locales pueden transformar el escenario político trazado el 28 de abril, como demostraron este jueves en La Alameda, el programa coproducido por 101TV y SUR, presentado por el director de este periódico, Manuel Castillo. Allí analizaron los resultados de las generales y se sometieron a las preguntas de los periodistas Javier Recio, Ana Barreales, Ana Pérez-Bryan e Ignacio Martínez.

López considera que el PSOE «ha sabido recomponerse» tras el batacazo que los dejó con 85 diputados en 2016. El crecimiento registrado el pasado domingo, cuando obtuvieron 123 escaños, obedece en su opinión «a un proyecto serio y un liderazgo fuerte», en referencia a Pedro Sánchez, a quien apoyó cuando casi nadie lo hacía. Aquel respaldo le valió el primer puesto de la candidatura socialista por Málaga, donde la victoria del PSOE ha sido incontestable: cuatro diputados y más del 30 por ciento de los votos en medio de un escenario más fragmentado que nunca. «¿Esperaban esa contundencia?», preguntó Pérez-Bryan: «Sí, lo percibíamos en campaña, en parte por la determinación y la astucia de Pedro, a quien se le ha infravalorado sin fundamento por cierta intelectualidad».

El futuro diputado socialista recordó que «se había generado la sensación de que Vox iba a arrasar y nos los creímos todos, pero mucha gente quiso votar para decir que no comparte esa idea de España», además de lamentar el tono bronco de la campaña, con dos bloques enfrentados. «Fueron ellos», aseguró en referencia al PP, Ciudadanos y Vox, «quienes plantearon los bloques porque querían seguir el modelo andaluz», añadió aludiendo al acuerdo que invistió presidente de la Junta de Andalucía a Juanma Moreno tras casi cuarenta años de mandato socialista. Recio respondió que Sánchez también ha «alimentado legítimamente» la imagen de Colón. «Es que ocurrió. A este país le plantearon dos opciones y ha elegido la de Sánchez. No son más ni mejores españoles que nosotros», contestó López. Sobre un posible pacto de gobierno con Unidas Podemos, la coalición entre Izquierda Unida y Podemos, el político malagueño insistió en que la prioridad de su partido «es gobernar en solitario».

«Se generó la sensación de que Vox iba a arrasar, pero mucha gente no comparte esa idea de España» nacho lópez, Número 1 del PSOE

«Los resultados han sido malos y es el momento de hacer autocrítica. No hemos sabido explicarnos» pablo montesinos, número 1 del pp

La número dos de Unidas Podemos, Eva García Sempere, entró por teléfono para reconocer que «nos hubiera gustado tener mejores resultados pero estamos contentas por mantener los dos escaños en Málaga, donde ha habido una resistencia grande a Vox, y porque España no está tan escorada a la derecha como parecía». Respecto a la intención de los socialistas de excluir a los de Pablo Iglesias del Ejecutivo, García Sempere reclamó a Sánchez «que entienda que la sociedad demanda servicios públicos, medidas para las clases trabajadoras».

Martínez reprochó que la expresidenta andaluza, Susana Díaz, «venda que Vox está a los mandos de la Junta», un mensaje «erróneo que mancha la imagen de Andalucía», ya que los de Santiago Abascal firmaron un pacto de investidura con el PP pero no entraron en el Gobierno autonómico. El líder socialista, que admitió que el término 'trifachito' «podrá ser más o menos elegante», considera sin embargo que los populares «han blanqueado la extrema derecha y eso tenemos que denunciarlo». Castillo cuestionó en este punto el posible final del 'susanismo', a lo que López respondió con ambigüedad: «Cuando toque ese debate, tocará».

«Mono de trabajo»

Montesinos quiso desde el inicio reconocer «lo evidente»: los malos resultados del PP obligan a «hacer autocrítica». Pese al hundimiento electoral, cayendo hasta los 66 escaños de los 136 obtenidos en 2016, el periodista no se arrepiente de haber aceptado la propuesta de Pablo Casado: «Ya me he puesto el mono de trabajo para las municipales. Toca trabajar con una sonrisa, aunque haciendo una reflexión necesaria porque los resultados son los que son». Barreales preguntó entonces por la última reacción del PP, que «se acostó de derechas y se levantó con un volantazo hacia el centro y diciendo que Vox es un partido de ultraderecha», a lo que Montesinos respondió que en su partido «no hemos sabido explicarnos para que los votantes de centro-derecha vuelvan a su casa» y adelantó parte de la nueva estrategia popular: «Yo quería centrarme en Pedro Sánchez y no hemos contestado a las críticas de Ciudadanos y Vox. Tal vez debería haber replicado».

«España no está tan escorada a la derecha como parecía. Málaga ha resistido a Vox» eva garcía sempere, número 2 de unidas podemos

«Mientras Unidas Podemos se hunde y el PP se desploma, nosotros crecemos» irene rivera, número 2 de ciudadanos

«Nuestro objetivo era tener representación y a partir de ahora nos conocerán» patricia rueda, número 1 de vox

La cabeza de lista de Vox, Patricia Rueda, intervino por teléfono para admitir que las expectativas de voto en torno a su partido habían llegado a estar muy altas: «Pero estamos contentos porque nuestro objetivo era tener representación y a partir de ahora nos conocerán». También telefónicamente entró la número dos de Ciudadanos, Irene Rivera, que sacó pecho porque «mientras Unidas Podemos se desploma y el PP se hunde, nosotros hemos crecido», una mejora que achaca al incremento de la participación, que cree que les ha beneficiado. Acaba una campaña, pero comienza otra.