Rivera reitera que no respaldará ningún Gobierno en el que esté Rajoy

Albert Rivera, ayer, durante la ejecutiva de Ciudadanos junto a la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas. :: reuters/
Albert Rivera, ayer, durante la ejecutiva de Ciudadanos junto a la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas. :: reuters

Se abre a negociar con PP y PSOE, pero advierte al líder popular de que si insiste en repetir como presidente «Ciudadanos estará en la oposición»

ALFONSO TORICES MADRID.

Albert Rivera quiso dejar muy claras las cosas al líder del PP solo unas horas después de finalizado el recuento electoral. «No vamos a apoyar ningún Gobierno de Mariano Rajoy», insistió.

Durante la comparecencia para valorar los resultados de las generales y explicar las estrategias ante los pactos de gobierno acordadas por la ejecutiva de su partido, no dejó lugar a las medias tintas o a las ambigüedades. Repitió su veto sin matices al presidente del Gobierno en funciones hasta en cuatro ocasiones. Si Rajoy se empeña en ser el presidente del próximo Ejecutivo, aseguró con intención de zanjar el interrogatorio, «Ciudadanos estará en la oposición».

Rivera sabe que los 32 escaños que logró su partido el domingo no lo convierten en decisivo para la conformación de un Gobierno, ya que sumados sus diputados a los 137 del PP se quedan a seis de la mayoría absoluta. El único partido determinante es el PSOE, que si decidiese pactar con el PP reunirían 222 de los 350 diputados. Por eso para Rajoy, al menos de entrada, la prioridad es entenderse con los socialistas, y Ciudadanos, de segundo plato.

Pero el dirigente liberal también sabe que si el PSOE, como anticipó ayer su secretario de Organización, César Luena, le da otro no rotundo a Rajoy como el de diciembre pasado, los populares solo podrán ya mirar a Ciudadanos en su intento de continuar en la Moncloa. Entonces, pese a su caída de ocho escaños, la formación naranja será determinante. Justo para cuando llegue ese momento es por lo que adelantó el aviso y la condición sine qua non. «Con el PP nos sentamos a hablar de reformas y de Gobierno esta misma tarde, pero si es para hacer presidente a Rajoy, no», explicó.

¿Ni siquiera está dispuesto a abstenerse ante una investidura de Rajoy para evitar unas terceras elecciones? «No depende de nosotros -contestó-. Si Rajoy se empeña puede hacerle presidente la abstención del PSOE. Nunca seremos responsables (de unas terceras elecciones). Nuestra abstención no es suficiente, la única que le puede hacer presidente es la del PSOE».

Nada con el PNV

La del líder popular no es la única puerta que cerró ayer Ciudadanos. Rivera no apoyará un Gobierno con Rajoy, pero tampoco respaldará un acuerdo de investidura con los populares en el que sea necesario hacerle concesiones a los nacionalistas. Con esta segunda condición, ciega también lo que podría ser el plan B de la formación conservadora. Un pacto de gobierno entre PP y Ciudadanos con el apoyo de PNV y Coalición Canaria, que se quedaría a un solo escaño de la mayoría absoluta.

Con estas dos líneas rojas, Rivera deja abiertas solo dos opciones para un Gobierno salvo que Rajoy decida en algún momento dar un paso atrás para facilitar el entendimiento con Ciudadanos. En ninguna de las dos jugaría papel alguno la formación naranja. La coalición entre populares y socialistas, que el PSOE por ahora descarta; y la segunda, un Ejecutivo del PP con la investidura facilitada por la abstención socialista, que nadie en la dirección de Pedro Sánchez ha dado pie a pensar que se vaya a producir.

La opción de Rivera es el Gobierno tripartito de PP, PSOE y Ciudadanos, sin Rajoy, por supuesto. El líder de Ciudadanos, que volvió a achacar su fracaso en las urnas al éxito del PP con su voto del miedo, a la «injusta ley electoral», y al aumento de la abstención, tenía previsto llamar ayer a populares y socialistas para invitarles a una mesa de negociación en la que primero pacten un programa de gobierno y de reformas y, solo al final, acuerden quién lo presidirá y con qué formato. De hecho, es la única condición que pone: no hablar de sillones.

Albert Rivera cegó casi todas las opciones de abrir una negociación con el PP, pero también recordó al PSOE que no participará en la negociación de un Ejecutivo que incluya a Podemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos