Alberto Montero califica de «infierno» la situación de los jóvenes andaluces y españoles

Montero, este jueves en el Centro de Málaga. /
Montero, este jueves en el Centro de Málaga.

El candidato de Unidos Podemos critica el voto rogado en un acto ante colectivos de jóvenes en Málaga

IVÁN GELIBTER

Si hay un dato en el que coinciden todas las encuestas es en la cercanía de Podemos con el voto joven; un elemento que puede ser determinante, especialmente porque este marco de edad sigue sufriendo las peores consecuencias de la crisis, lo que lleva al descontento. El candidato de la coalición por Málaga, Alberto Montero, ha calificado hoy esta situación como un «infierno», dado el panorama de desempleo casi generalizado.

Montero ha hecho estas declaraciones en un encuentro con colectivos de jóvenes en la céntrica plaza de Félix Sáenz, en Málaga capital. Una cita en la que también se ha hablado de los jóvenes que han tenido que emigrar y de las trabas burocráticas que están teniendo en el exterior para poder votar.

Montero ha recordado los datos de la EPA del último trimestre que sitúa las cifras de paro entre los jóvenes menores de 25 años en un 60 por ciento en Andalucía. Una cifra que se eleva por encima del 70 cuando se refiere a jóvenes menores de 20 años. Estos datos son, para el candidato, «más desalentadores aún» si se tiene en cuenta que Andalucía se encuentra en el furgón de cola de las regiones europeas en lo que a empleo juvenil se trata. En concreto, del conjunto de 274 regiones en Europa, Andalucía ocupa el segundo lugar por la cola en desempleo juvenil. «Todo esto se traduce en situaciones penosas no solo desde el punto de vista personal, sino también familiar y profesional», ha lamentado. Esta situación, además, ha sido la causante de una emigración masiva en los últimos años «que ha hecho que más de 2,5 millones de españoles hayan tenido que salir fuera en busca de un trabajo y una vida mejor», ha manifestado.

Montero quiso poner también el acento en el voto rogado del que dijo que ya es lamentable tener que rogar para poder votar. Pero sobre todo, ha lamentado que en las últimas elecciones solo el 6 por ciento de los residentes en el extranjero pudieran emitir su voto por las trabas burocráticas que se pusieron. Sorprende que la opción política más votada entonces fuera la de Podemos, ha dicho el candidato, quien ha recordado que en la pasada legislatura se pidió una comisión de investigación en el Congreso para aclarar lo sucedido. Montero ha concluido señalando que son los únicos que tienen "un proyecto de país para los que están aquí y los únicos que tenemos un proyecto de país para que vuelvan los que se han marchado.