Los debates enredan la campaña

Irene Montero (Unidas
Podemos), Aitor Esteban
(PNV), María Jesús Montero
(PSOE), Cayetana Álvarez de
Toledo (PP), Inés Arrimadas
(Ciudadanos) y Gabriel Rufián
(ERC) posan antes del debate.
:: Javier Lizón / efe
/
Irene Montero (Unidas Podemos), Aitor Esteban (PNV), María Jesús Montero (PSOE), Cayetana Álvarez de Toledo (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Gabriel Rufián (ERC) posan antes del debate. :: Javier Lizón / efe

La suspensión del duelo a cinco, con Vox, por la Junta Electoral Central, trastoca el guion y complica el plan de polarización de Sánchez

ALBERTO SURIO

Todas las elecciones encierran su factor sorpresa. Y algunas campañas también. La suspensión del debate a cinco por la Junta Electoral Central por la presencia de Vox -con el argumento de que la participación de Santiago Abascal incumplía el requisito de «la proporcionalidad en una televisión privada» al no tener representación en el Parlamento- fuerza un cambio de formato en un asunto decisivo para inclinar la elevada bolsa de indecisos. Y obliga a que el debate se lleve a cabo, en todo caso, sin Vox.

La inesperada noticia cogió ayer con el pie cambiado a los partidos en un momento previo al inicio de las vacaciones de Semana Santa, con un previsible bajonazo de la tensión electoral después del alto voltaje del fin de semana tras los incidentes en los mítines de Vox y Ciudadanos en el País Vasco. La formación de Santiago Abascal se encargará ahora de denunciar su exclusión como un síntoma de nerviosismo del 'sistema'. Pero la suspensión desaira también la estrategia del PSOE, interesado en visualizar la polarización entre Pedro Sánchez y las 'tres derechas', y que quería proyectar la amenaza de Vox para movilizar al electorado de centro-izquierda.

El comité electoral socialista había tomado una decisión de riesgo al preferir una discusión a cinco, con Vox, en una televisión privada, en vez de llevar a Sánchez a la pública junto a Casado, Rivera e Iglesias. RTVE transmitió anoche su debate con candidatas del PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos (Cayetana Álvarez de Toledo, María Jesús Montero, Irene Montero e Inés Arrimadas) al que se incorporaron Gabriel Rufián, de ERC, y Aitor Esteban, del PNV. La apuesta por el duelo a cinco en Atresmedia había provocado malestar con los socialistas en los consejos de redacción de RTVE, que representan a los trabajadores del ente público. Ahora la campaña se enreda pero el PSOE ya ha aclarado que acepta cualquier otro debate alternativo. El problema es que TVE ha vuelto a lanzar el guante y ha ofrecido a los líderes, de nuevo, el debate a cuatro.

La decisión de la JEC es un traspié cuando el clima emocional tras los incidentes del fin de semana empezaba a remitir. El centro-derecha cree que ha logrado condicionar el tono inicial de la campaña con mensajes que ponen en aprietos al PSOE. Incluso con excesos verbales como los pronunciados por el candidato del PP en Huelva, Juan José Cortés -padre de Mariluz, asesinada en 2008- que ha acusado a Sánchez de sentarse en la mesa «con asesinos, violadores y pederastas». Casado no desautorizó esas palabras sino que las avaló. Revelador de la táctica por la sobreactuación con la que el PP pretende cortar su hemorragia hacia Vox.

Mientras tanto, Albert Rivera sigue montado en el caballo de la firmeza antinacionalista. Ayer sacó en su programa un conejo de la chistera bastante previsible: la aplicación frontal del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. No es tanto un novedoso golpe de efecto pero sí solemniza de forma clara la intención del partido naranja por la suspensión de la autonomía catalana mientras el soberanismo no renuncie a sus pretensiones. De paso, Rivera exhibe algunas banderas del colectivo LGTB de forma recurrente. Equilibrios en el alambre.

Más sibilino es el asunto del Cupo. Ciudadanos pidió ayer revisar el método para calcular la aportación vasca y navarra al Estado. No se trata tanto de rechazar el Concierto Económico y el Convenio pero sí de cambiar el método y meter la tijera. Una modulación llamativa que tiene una explicación de fondo que se llama Unión del Pueblo Navarro.