Teresa Rodríguez acusa a Pablo Casado de venir a Andalucía a «plantar xenofobia y racismo»

Rodríguez acudió ayer a la manifestación del 25N en Cádiz tras anular su visita a Málaga. /EFE
Rodríguez acudió ayer a la manifestación del 25N en Cádiz tras anular su visita a Málaga. / EFE

La candidata de Adelante carga contra el líder del PP tras sus declaraciones sobre inmigrantes y estado del Bienestar

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El discurso y las acusaciones entre los candidatos a la Presidencia de la Junta con sus rivales políticos empiezan a subir de tono a medida que se acercan las elecciones. Ayer fue la candidata de la confluencia de izquierdas, Teresa Rodríguez, la que acusó directamente al presidente del PPnacional, Pablo Casado, de hacer política a base de xenofobia.

«Que no venga a Andalucía a plantar odio y xenofobia porque no somos un pueblo racista ni xenófobo», señaló Rodríguez en declaraciones a los periodistas en Cádiz, después de que Casado afirmara este sábado en Granada que no hay sitio «para todos aquellos que quieren venir a España para disfrutar de nuestro estado del Bienestar, que no es ilimitado». «Si a España vienen inmigrantes que lo que quieren es disfrutar de las ayudas sociales, sin respetar nuestras costumbres y nuestra ley, se han equivocado de país», argumentó el presidente del PP.

Rodríguez rechazó estas afirmaciones de Casado, especialmente porque se pronunciaron justamente dos días después de que en las costas andaluzas se produjera un naufragio «dolorosísimo –afirmó– en el que siguen personas desaparecidas muy probablemente fallecidas que se suman a otras miles, entre ellos niños y una mujer embarazada».

«Dos días después, con el cadáver todavía caliente, viene Casado a decir que los inmigrantes vienen a llevarse las ayudas sociales cuando ellos han regalado a la banca 70.000 millones de euros, eso es lo que pone en riesgo las ayudas sociales, no los inmigrantes», sostuvo la también coordinadora regional de Podemos Andalucía.

A su juicio, esta tierra es una comunidad autónoma «que tiene un problema de emigración de los jóvenes, no de inmigración», e insistió en que el discurso de Pablo Casado «es ampliamente rechazable». «Si Casado no aprende costumbres locales, en una Andalucía en la que somos fundamentalmente solidarios, quizás el que debería plantearse su visita a Andalucía sea él», aseguró la candidata con cierto sarcasmo y enfado.

Por otra parte, y tras asistir a la manifestación por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres en Cádiz (iba a estar en la de Málaga pero finalmente lo canceló), Rodríguez defendió que el feminismo es el movimiento que está llamado a ser «la barrera de contención a la extrema derecha» en Andalucía. Esta afirmación se produce después de que las últimas encuestas electorales conocidas ayer domingo dieran representación a Vox en el Parlamento andaluz tras las elecciones del 2 de diciembre.

Sobre esto mismo, la candidata de Adelante Andalucía señaló que aunque afrontan con cautela los sondeos, en la formación se sienten «muy animados» y que su «termómetro particular» como candidatura les dice que van al alza. «Estamos subiendo», avanzó.

«La campaña nos sienta muy bien; mientras que a otros les está sentando bastante peor», añadió. De esta manera, la candidata de la confluencia afirmó que Ciudadanos parece que se va a presentar a unas elecciones a la Generalitat más que a la presidencia de la Junta; que el PP está en una disputa que está siendo «de tarjeta roja» en términos de discurso «racista y xenófobo»; que a Susana Díaz se le ve un poco «descolocada», sin conseguir convencer de que traen propuestas innovadoras para problemas de Andalucía. Así, argumentó que está convencida de que la última semana de campaña les va a sentar mucho mejor. «Estamos muy esperanzados en conseguir continuar con esta tendencia al alza que dan los sondeos».

Políticas de igualdad

Sobre el asunto del feminismo –que provocó cierta controversia con el PSOE al prometer una consejería de feminismo que los socialistas consideran que ya existe a través de la de Igualdad y Servicios Sociales– señaló que esta materia debe ser «transversal y específica», y que no debe tratarse como un tema aislado del resto de cuestiones. «Cuando hablamos de políticas sociales, sanidad, servicios sociales o de pensiones no contributivas estamos hablando de feminismo», matizó.

Por este motivo, Rodríguez planteó la necesidad de implantar medidas «muy concretas» para terminar con «las violencias» sobre las mujeres en el ámbito material, simbólico e institucional, para así combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres, la precariedad, la parcialidad y la temporalidad que afecta mayoritariamente a ellas.

Entre las promesas electorales, Adelante Andalucía también apuesta por formar a los trabajadores públicos y establecer mecanismos de lucha «contra la proyección de las mujeres como seres desiguales, inferiores, vulnerables, victimizados, como personas de segunda categoría», así como formar en perspectiva de género a la judicatura, que «está fuertemente atravesada por el patriarcado».

Así, proponen vincular un 5 por ciento del presupuesto regional a políticas de género, porque, a su juicio, cuando se mejora la financiación de la sanidad, la educación o los servicios sociales, las mujeres son las «principales beneficiarias».

 

Fotos

Vídeos