El 2D trae un vuelco político histórico en Andalucía

Juanma Moreno, junto a Elías Bendodo, celebra en Sevilla los resultados del PP andaluz. / EP

PP, Ciudadanos y Vox suman una mayoría de la derecha frente a la victoria pírrica del PSOE

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Vuelco histórico en Andalucía, que esta mañana se levanta de derechas contra todo pronóstico después de 36 años de hegemonía de la izquierda y presidencias socialistas. La irrupción de la ultraderecha con 12 diputados en el Parlamento destroza al PSOE, que sufre un varapalo descomunal, y permite que PP, Ciudadanos y Vox sumen mayoría absoluta por primera vez: 59 escaños de los 109, cuatro más de la mayoría absoluta y nueve más de lo que suman PSOE y Adelante Andalucía. La composición del nuevo Parlamento es la siguiente: PSOE, 33 escaños; PP, 26; Ciudadanos, 21; Adelante Andalucía, 17; y Vox, 12. Los socialistas pierden 14 diputados y los populares, siete; Adelante Andalucía obtiene tres menos de los que sumaban Podemos e IU; Ciudanos sí duplica su presencia en la Cámara regional, agregando once escaños. Vox tuvo 18.000 votos en las pasadas elecciones y ningún escaño. La derecha ha logrado en Andalucía más de 1,8 millones de votos, frente a 1,59 millones del bloque de la izquierda.

En la sede regional del PP en Sevilla anoche todos gritaban a Juanma Moreno «presidente, presidente». El líder del PP dijo que se presentará a la investidura. A partir de hoy comenzarán las negociaciones para el futuro gobierno en Andalucía. Cs y Vox aún no se han pronunciado si respaldarán la candidatura de Moreno a la Presidencia, pero Juan Marín, flanqueado anoche por Albert Rivera e Inés Arrimadas, afirmó: «Hoy hay diputados que suman para ese cambio. Hoy ha llegado el cambio para Andalucía».

Resultados

Todos los datos:
Consulta aquí todos los datos de las elecdiones por provincias y municipios.

Susana Díaz gana las elecciones, pero su victoria resulta del todo amarga, al no sumar con los 55 de la mayoría absoluta y tampoco con , aunque este partido ha sido claro con apostar por el cambio en Andalucía. Susana Díaz, con rostro visiblemente afectado y arropada por numerosos dirigentes socialistas, compareció anoche pasadas las 23 horas para reconocer que pese a haber ganado las elecciones «es una noche triste para los socialistas».

Varapalo

Díaz reconoce el varapalo, pero no tira del todo la toalla y apelando a ser el PSOE el partido ganador en votos y escaños y la primera fuerza en siete de las ocho provincias, hizo un llamamiento a PP, Cs y Adelante Andalucía, las fuerzas constitucionalistas, dijo, para «frenar a la extrema derecha». Fuentes del PSOE aclararon que estaba ofreciendo un gobierno de concentración. Díaz, que manifestó que abrirá un diálogo con los partidos citados, no dijo qué está dispuesta a ceder. «Nosotros vamos a asumir la responsabilidad», afirmó para retar a PP y Cs si van a utilizar a Vox como llave de gobierno.

Aunque Díaz sacara pecho de que el PSOE sigue siendo primera fuerza en todas las provincias salvo Almería, este partido entra ahora en una crisis sin precedentes. Ni en sus peores predicciones estaba que llegarían a perder siete puntos porcentuales. Para el PSOE, que gobierna España, se abre ahora una etapa difícil al perder el poder en uno de sus bastiones y graneros de votos. La continuidad de Susana Díaz al frente del PSOE andaluz era una de las preguntas en el aire anoche en el hotel que sirvió de cuartel general.

Reacciones

El ambiente era todo lo contrario en la sede del PP andaluz, donde Moreno pese a sacar uno de los peores resultados de este partido, volviendo a los 26 escaños de la etapa de Gabino Puche en 1990, salva su carrera política. Si consigue ser investido presidente, acallará a muchos de los que aguardaban pasar página a su liderazgo en el PP andaluz.

En el cuartel general de Ciudadanos el sabor era agridulce. Han duplicado su presencia en el Parlamento, pero Albert Rivera no ha conseguido el 'sorpasso' que buscaba en estas elecciones a Pablo Casado. Vox ha cercenado sus expectativas de crecimiento. Ahora Cs vuelve a ser llave necesaria para un gobierno en Andalucía, esta vez con la derecha, aunque su crecimiento se deba al trasvase de votos del PSOE, al que apoyó esta legislatura pasada. Marín puede estar en el Gobierno de la Junta como vicepresidente si llega a un acuerdo con Moreno.

Tampoco se han cumplido las expectativas de Adelante Andalucía. El tándem formado por Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, es decir, la confluencia de Podemos e IU, ha vuelto a fracasar como en las generales de 2016. Juntos han sumado menos votos que por separado y han perdido escaños. En 2015 lograron 863.938 votos y 20 parlamentarios. En estas elecciones han conseguido 584.049 sufragios, menos que Podemos en solitario en las pasadas autonómicas.

Perfiles

La sorpresa de la noche es Vox, un partido apenas conocido, cuyo líder en Andalucía, el juez Francisco Serrano, es uno de los 12 diputados que entran en el Parlamento. La paradoja es que Vox, en cuyo ideario defiende la supresión de las autonomías, se estrena en Andalucía a dos días del aniversario de las manifestaciones del 4D, embrión de la autonomía andaluza. Con Vox, el Parlamento vuelve a tener cinco fuerzas políticas como esta pasada legislatura.

La participación en mínimos históricos del 58,36% puede ser otra de las causas del castigo a las expectativas electorales de la izquierda en estas elecciones. No solo ha bajado casi seis puntos respecto a 2015, sino que también es inferior a la de 2012, cuando la abstención superó el 37%. El peor registro se produjo en los comicios de 1990, con un 54,72 %.

La jornada comenzó con incidentes que vaticinaban la noche de alta tensión. El retraso en la apertura de los colegios de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) por la falta de papeletas de Equo demoró el escrutinio de los resultados hasta las 22.15 horas. Hasta esa hora se vivieron horas tensísimas en los cuarteles generales de los partidos, a los que se iban filtrando el escrutinio a través de los apoderados que iban llegando a las sedes. Interventores de Vox increparon a Susana Díaz cuando esta acudió a votar en su barrio de Triana en Sevilla entre una nube de fotógrafos. El PSOE lo denunció en el juzgado de guardia.

Tiempo de negociaciones

El resultado en las elecciones de Andalucía no deja despejado cómo será el futuro Gobierno de la Junta, aunque la previsión es que los tres partidos de la derecha alcancen un acuerdo para ello. La fecha de constitución del Parlamento está previsto para el próximo día 27. Será la primera negociación de los partidos, aunque lo previsible es que antes, a partir de mañana, comiencen a entablar conversaciones. Todas las formaciones han convocado reuniones para analizar los resultados. Uno de los principales análisis será cómo Vox ha logrado entrar en el Parlamento sin previo aviso. Hasta última hora no se vislumbró su calado en una sociedad andaluza agotada con los casos de corrupción de PSOE y de PP. Ahora tiene en sus manos las llaves para entrar en San Telmo y desalojar del palacio presidencial a su última inquilina, Susana Díaz. Lo que viene ahora son negociaciones complicadas. PP y Cs deberán calibrar cómo negociar con un partido que defiende acabar con las autonomías y centralizar los principales servicios que gestiona la Junta de Andalucía, sanidad y educación.

 

Fotos

Vídeos