Inés Arrimadas en Málaga: «Toda España está pendiente de Andalucía»

Inés Arrimadas, durante su intervención hoy en Málaga./Migue Fernández
Inés Arrimadas, durante su intervención hoy en Málaga. / Migue Fernández

Juan Marín avisa a Susana Díaz de que el «cortijo se ha terminado» en la presentación del lema de campaña 'Ahora sí Ciudadanos'

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

La batalla por el Gobierno de España empieza por Andalucía y Ciudadanos (Cs) no lo esconde. «No hay proyecto que pueda ganar en España que no pueda ganar también en Andalucía», afirmó Inés Arrimadas en el acto de presentación en Málaga del lema de campaña para las andaluzas del 2 de diciembre. La portavoz de Cs y líder catalana ejerció de inesperada protagonista del acto tras la ausencia de última hora de Albert Rivera por una lesión jugando al tenis. «Estaré pronto por ahí», dijo en un vídeo emitido en el encuentro celebrado en el Museo Automovilístico, donde insistió en que lo dará «todo» para que Andalucía abra una nueva etapa tras «40 años de lo mismo». Su ausencia dejó algunas caras de decepción entre la audiencia, pero Inés Arrimadas –«catalana y andaluza a mucha honra»– supo compensar a los suyos con un discurso enérgico que llamó al voto de centro por el cambio.

«Toda España está pendiente de lo que va a pasar en Andalucía porque no hay proyecto de España que pueda mirar para otro lado respecto a lo que está pasando en nuestra tierra los últimos 40 años», destacó Arrimadas. Por eso, añadió, Ciudadanos se va a volcar en las elecciones del 2 de diciembre, por la importancia que tienen «para los propios andaluces, pero también para el conjunto de España».

Además

Arrimadas dio el pistoletazo de salida a la carrera por la Junta con la presentación del lema de campaña: 'Ahora sí Ciudadanos'. Porque «ahora sí nadie nos va a parar, ahora sí es la hora de poner a Andalucía en el centro», insistió. Un evento que sirvió para elogiar el trabajo de Juan Marín al frente del partido en la comunidad y para dar la palabra a los cabezas de lista por Málaga, Javier Imbroda y María José Torres. Ilusión y cambio fueron las palabras más repetidas en unos discursos en los que apenas hubo alusiones a la política local.

Envió un mensaje a Susana Díaz en clave nacional: «Una persona que quiera defender los intereses de Andalucía no puede estar callada mientras los presupuestos de España se negocian en la cárcel con el señor Junqueras». Defendió la «igualdad de los españoles» y criticó por ello los diferentes mensajes que el PSOE manda en cada comunidad: «No vale llenarse aquí la boca de pedir igualdad cuando tu gobierno en Madrid está dando un cuponazo a los nacionalistas vascos o está gobernando España con los que insultan a los andaluces». En su opinión, el PSOE «no cree en la igualdad sino en los privilegios»: «He sentido bochorno viendo lo que el presidente es capaz de hacer y con quién para seguir unas semanas más en Moncloa».

No hubo más referencias explícitas al presidente del Gobierno ni tampoco al PP. Arrimadas dedicó el grueso de su intervención a movilizar al electorado enarbolando su experiencia en Cataluña. «Imposible era ganarle a los nacionalistas en Cataluña y lo hicimos todos nosotros».

Arrimadas animó a «votar en masa» para abrir «la llave del cortijo» socialista en Andalucía. «Y cuando levantemos las alfombras y abramos las ventanas alguno se va a quedar a cuadros», apostilló. Un «cortijo» al que aludió en varias ocasiones el candidato del partido a la Junta, Juan Marín. «Os pido que luchemos cada segundo de aquí hasta el 2 de diciembre porque el cortijo que creía la señora del PSOE que tenía se ha terminado, va a tener que abandonarlo», declaró. Lamentó que Andalucía se haya convertido «en una sala de espera enorme donde los andaluces llevamos esperando 40 años» y afeó a los socialistas haber perdido la oportunidad de «devolver la esperanza de que otra forma de gobernar era posible, que se acabaron los chiringuitos y los dedazos». «No pueden luchar contra la corrupción los que han estado viviendo de ella durante 40 años», apostilló.

Alentó a los votantes a apostar por el cambio. «Votar a Ciudadanos es decir no al PSOE y a Susana Díaz, y no a la resignación de un PP que ha llenado su vitrina de trofeos de consolación y ha estado siempre perdiendo partidos». El cambio, concluyó, «se tiene que producir ahora, o si no puede que no sea nunca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos