Diferencias (y parecidos) entre Oña y Carnero

Oña y Carnero, durante la emisión de 'La Alameda'. / Foto: Ñito Salas | Vídeo: 101 TV

Los excalcaldes de Fuengirola y Benalmádena, ambos ahora en tareas regionales, debaten en el programa 'La Alameda' sobre el futuro de Andalucía y el de sus partidos

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Esperanza Oña y Javier Carnero tienen mucho en común. Ambos han sido alcaldes de un gran municipio de la Costa del Sol (ella, Fuengirola; él, Benalmádena). Los dos han sufrido al menos una moción de censura. En el caso de la presidenta del PP de Fuengirola fue en 1991 (un hecho que terminó por reforzarla); mientras que el actual consejero de Empleo de la Junta de Andalucía vio cómo perdía la Alcaldía en dos ocasiones (tras las elecciones de 2007 y 2011). Los dos, además, han abandonado sus municipios en estos últimos años para pasar a tener un papel relevante en el ámbito regional. Oña como vicepresidenta del Parlamento; y Carnero, como ya se ha mencionado, como titular de la cartera de Empleo.

Hasta ahí la mayor parte de similitudes, porque en lo que significa su visión de Andalucía son el agua y el aceite. Los dos líderes políticos de PP y PSOE fueron ayer por la noche los invitados a una nueva edición del programa 'La Alameda' de 101Tv y Diario SUR, y presentado por el director de este periódico, Manuel Castillo. A ellos se sumaron las preguntas del subdirector de SUR, Javier Recio; la redactora jefa de Local, Ana Barreales; el redactor de SUR Antonio Montilla;y el responsable de la agencia EFE en Málaga, Salvador Ruiz, que incidieron en algunas de las cuestiones de actualidad que protagonizan esta última fase de la precampaña electoral de las elecciones andaluzas.

El color con el que se ve Andalucía fue un asunto transversal durante todo el debate, que por momentos tuvo elementos de tensión. Mientras que Oña aportó ciertos datos objetivos sobre cuestiones como la sanidad, el paro o la educación, que muestran que Andalucía está en el vagón de cola a nivel nacional, Carnero consideró que era una visión de esta comunidad autónoma «gris y agorera». «Los andaluces no lo ven así, por eso nos siguen votando», argumentó el consejero de Empleo, describiendo una realidad tan objetiva como la baja ratio de camas hospitalarias en esta provincia.

Ni siquiera la elocuencia de Oña permitió dar una explicación sobre este hecho que sobrevuela la campaña del PP en estas elecciones. Los líderes populares se afanan en destacar el «hartazgo» que consideran que los ciudadanos tienen de los gobiernos socialistas, pero al mismo tiempo son incapaces de explicar por qué solo han ganado una vez las elecciones desde el regreso de la democracia.

En este contexto Carnero salía reforzado del debate. A pesar de que Oña insistió en varias ocasiones en la importancia de la red clientelar, no parece que ésto sea motivo suficiente para no haber podido sumar nunca una mayoría suficiente para gobernar en Andalucía. A pesar de ello, la discusión fue derivando en otras cuestiones en las que, ahí sí, a a la parlamentaria se le veía con más razones. «Las ayudas de los ERE en otras comunidades autónomas han ido por lo contencioso-administrativo; mientras que en Andalucía han ido por lo penal», aseguró Carnero, provocando la interrupción de varios de los contertulios. Aun así, este parece ser un 'charco' que el consejero controla políticamente. Entre las presunciones de inocencia;los juicios sin sentencia; y el archivo de la causa de la formación, salió indemne de un capítulo que se le podría haber atragantado.

Con 'tablas' en el marcador, el responsable de EFE en Málaga sacó uno de los temas que sin duda más preocupa a los ciudadanos malagueños: la sanidad. Inquiriendo cuáles son sus programas en esta materia para después de las elecciones, Carnero tomó erróneamente la iniciativa y destacó algunos hechos tangibles (aumento de la contratación de personal), pero otros no tanto. Bastaba con ver la cara de Oña cuando prometió la construcción del hospital de Mijas-Fuengirola. Ahí dio en hueso; la parlamentaria fue 25 años años alcaldesa de la ciudad y es experta en salud. «Chaves lo prometió en 2003. Ya avisé de que una vez más iban a sacar a pasear este proyecto en las elecciones, pero ya no se lo cree nadie», aseguró la exregidora. No en vano, incluso Mijas ha ofrecido terrenos y financiación, tal como hiciera Estepona y anteriormente Benalmádena. «Pero quién los mantiene es la Junta», señaló Carnero. «Bueno, no querrá usted que lo mantenga el ujier», le respondió Oña con retranca.

Eso sí, en la parte final volvieron los parecidos, sobre todo cuando se habló del funcionamiento de los partidos. Ni Oña habló de su futuro –no quiso calificar como «fracaso» de Juanma Moreno no gobernar el 3-D– ni Carnero afirmó sentirse dolido por no haber liderado una lista que suelen encabezar los consejeros. Los balones fuera (y los silencios) no son patrimonio de derecha o izquierda;aunque tengan una visión opuesta de esta tierra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos