Casado se volcará en las andaluzas con 45 actos centrados en Málaga, Cádiz y Sevilla

Adolfo Suárez Illana, Pablo Casado, Núñez Feijóo y Juanma Moreno, ayer en Madrid. /
Adolfo Suárez Illana, Pablo Casado, Núñez Feijóo y Juanma Moreno, ayer en Madrid.

Varias caravanas de líderes del PP se movilizarán para que Moreno gane, con la novedad en la campaña del «puerta a puerta» en municipios pequeños

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La dirección nacional del PP, con su líder a la cabeza, Pablo Casado, se volcará en la campaña de las elecciones andaluzas con un despliegue nunca visto hasta ahora. El presidente del PP pasará once de los quince días de la campaña con una caravana propia recorriendo todas las provincias de Andalucía, centrándose sobre todo en las de Sevilla, Cádiz y Málaga. Participará en más de 45 actos, aunque solo coincidirá en cuatro de ellos con el candidato a la Presidencia, Juanma Moreno.

Lo de divide y vencerás en el PP lo entienden de otra manera: Multiplica y vencerás. De esta forma, a la caravana tradicional del candidato, Juanma Moreno, se unen otras dos oficiales, la mencionada de Pablo Casado y la del secretario general del PP, Teodoro García Egea. También Nuevas Generaciones de Andalucía organizará un itinerario con actividades diferentes al candidato.

El PP pretende movilizar a todos sus cuadros y militantes en esta campaña en la que el partido que perdió el Gobierno nacional en mayo busca revalidarse como primera fuerza electoral. El PP es el partido que ganó la última cita con las urnas en Andalucía, las generales de junio de 2016. Es cierto que un año antes perdió la hegemonía en las andaluzas, pasando de 50 a 33 diputados. Esto ya es historia. El PP disputa el voto conservador con los ultraderechistas de VOX, que este pasado fin de semana lograron reunir a dos mil personas en Sevilla, y el centro derecha con Ciudadanos, partido que aspira a darle el 'sorpasso' a los populares. Las encuestas vaticinan un retroceso del PP, aunque también del PSOE.

Moreno sale a evitar que el PP retroceda con la ambición de sumar mayoría absoluta con el partido naranja y darle el vuelco al mapa político andaluz por primera vez. El despliegue de dirigentes nacionales no es nuevo en una campaña andaluza, pero sí que el líder del PP haga él mismo de candidato recorriéndose 9.363 kilómetros para no solo participar en mítines, sino también en actos sectoriales. Para Casado serán sus primeras elecciones como presidente del PP, por lo que la carrera a San Telmo implica para él una etapa de montaña en su propia carrera a La Moncloa.

Apertura de campaña

Casado acompañará a Juanma Moreno en la apertura de la campaña la noche del jueves 15 en Málaga. Coincidirá con este el domingo 18 en Algeciras, el sábado 24 en Granada y en el cierre de campaña en Sevilla el viernes 30. Salvo los días 20, 21 y 22, en los que hay Pleno del Congreso, los demás días de la campaña estará en Andalucía. El PP ha querido también diseñar una promoción «innovadora» para llegar a todos los rincones. «Queremos hacer cosas diferentes», explicó el secretario de Organización andaluz, Toni Martín. Esta estrategia de «sacar cabeza» ya ha estado presente en la precampaña como los actos del candidato delante de un club de alterne para denunciar la corrupción de cargos socialistas; o en el pinar de la foto de la tortilla de los históricos del PSOE para criticar que los actuales han traicionado su defensa de la de unidad de España.

En esta línea Juanma Moreno dijo ayer en un desayuno coloquio en Madrid que las elecciones del día 2 de diciembre son «el primer paso para debilitar a los independentistas» si se gana al PSOE en Andalucía. Una frase criticada por el número dos de este, Juan Cornejo. «El PP debe estar muy desesperado. ¿Qué tenemos que ver los socialistas andaluces con el independentismo?».

Desesperados o no, el PP va a por todas incluso con fórmulas como las que hicieron ganar a los partidarios del 'Brexit'. Pondrá en marcha un «puerta a puerta» en los municipios de menos de 5.000 habitantes, donde más fortaleza tiene el PSOE, para convencer de que Moreno es la «garantía del cambio». La orden de Madrid es que en esta experiencia participen cargos, candidatos y militantes del partido.